Según la policía de investigaciones, quienes cometen delitos como la acumulación de pornografía infantil y el grooming son personas solitarias, de entre 20 y 50 años, que viven solos o con sus padres.

Habitualmente escuchamos el término pedofilia pero no establecemos el nexo entre esta patología y delitos informáticos como el grooming y la pornografía infantil (producción, almacenamiento y distribución del material).

La Brigada Investigadora del Cibercrimen de la PDI, establece este vínculo y da a conocer el perfil de este tipo de delincuentes. Según el psicólogo y subcomisario de la unidad especializada, Mauricio Araya, “el delito informático trata de la actividad delictual donde se utilizan las metodologías de la información, el uso de computadores y el uso de internet para cometer ilícitos. Además de otros delitos, como estafas, fraudes o amenzas, podemos identificar la pornografía infantil y el grooming”.

PERFILES Y DIFERENCIAS

“En el caso del grooming son personas adultas que se hacen pasar por menores y comienzan a contactar niños a través de juegos en línea y chat. Una vez ganada la confianza del menor, le pide fotografías de caracter sexual previa amenaza. En el caso de la pornografía infantil, el material esta en soporte digital en los cuales existen menores de edad realizando acciones de tipo sexual, y dicho material puede ser distribuido o almacenado”, dice Araya a La Tercera.

Una vez determinadas las diferencias entre uno y otro delito, es necesario establecer las patologías y el perfil de este tipo de delincuente. De hecho, Araya manifiesta que enfermedades como la pederastía y la pedofilia van ligadas a la pornografía infantil. “No es normal que una persona adulta sienta excitación sexual con una persona que aún no desarrolla los caracteres sexuales secundarios”, cuenta.

“Estas personas son en su mayor número hombres con una edad de comisión de delito entre los 20 años a los 50, luego de esa edad se pueden dar casos, pero no es la medida. Suelen vivir solos, no hay pareja, no hay esposa. En caso contrario viven con su familia hasta una avanzada edad. Es muy común encontrar otras parafilias asociadas, es decir, además de encontrar en el computador pornografía, muchas veces encontramos zoofilia, necrofilia o urolagnia. También es común el desorden, el deshaseo, pero tampoco se da en todos los casos”, relata Araya a La Tercera.

RECOMENDACIONES

El subcomisario agrega que estos casos de pedófilos que actúan en la red “hay casos donde el agresor llega a sentirse enamorado del menor”.

La PDI entrega distintas pistas para identificar a este tipo de delincuentes informáticos, como por ejemplo fijarse, en que generalmente sus listas de amigos de facebook son bastante reducidas, y que siempre los contenidos de la conversación van guiados a pedirle fotografías al menor.

Pero lo fundamental “es fomentar la comunicación entre padres e hijos o quien esté al cuidado del menor. No sólo preguntar ¿cómo estás?, sino también ¿que hiciste?. Las horas de comida son importantes para generar vínculos más estrechos con el menor”, dice Araya.

Y agrega “aunque esté cansado, escuche a su hijo, puede ser importante. El niño nunca ha sido adulto, pero el adulto ya ha sido niño”.

Fuente: latercera.com

About these ads