Ve la luz, en los días previos al feriado, la iniciativa periodística bautizada con el sugerente nombre de SwissLeaks, como una investigación que “es un viaje al corazón de la evasión fiscal y las artimañas para disimular el dinero no declarado”, según AFP.

Agrega: “Los datos, analizados por 154 periodistas de 47 países, corresponden al periodo que va de 2005 a 2007. Sólo entre el 9 de noviembre de 2006 y el 31 de marzo de 2007, 180.600 millones de dólares habrían transitado por estas cuentas en Ginebra”.

En referencia a los países con mayor presencia en las cuentas investigadas el informe dice que: Venezuela es el tercer país  con una mayor cantidad de dólares (14.800 millones); Brasil en el noveno puesto  de la lista con 7.000 millones de dólares”. El nuestro también aparece, en una modesta posición, pero no me interesa aquí escrutar tales datos, sino más bien las fuentes.

Se trata del “Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación” (ICIJ por sus siglas en inglés), patrocinado por el “Centro pro Integridad Pública”, una ONG estadounidense, fundada en 1989, con el objetivo de “servir a la democracia, mediante la revelación de abuso de poder, corrupción y traición a la confianza pública, cometidas por instituciones públicas o privadas”, según su portal en la web.

Con su investigación sobre el patrocinio de fraude y evasión fiscal y la denominación que usa para divulgarla, el ICIJ trata abiertamente de competir con el renombre adquirido por WikiLeaks, la “organización mediática internacional no lucrativa, que ha publicado a través de su  sitio web  informes anónimos  y  documentos filtrados  con contenido sensible en materia de interés público, preservando el anonimato de sus fuentes.  Su actividad comenzó en julio de 2007. Su creador es  Julian Assange” (Wikipedia).
Assange, refugiado desde junio de 2012 en la embajada ecuatoriana en Londres, está pagando el costo de haber difundido material considerado “ultrasensible” por los gobiernos más poderosos del planeta, incluyendo a Estados Unidos.

Ese país no le perdona al periodista-hacker-investigador haber expuesto el asesinato de un periodista de Reuters, a manos de sus tropas y “el uso sistemático de  torturas, la cifra de 109.032 muertos en  Irak  de los que 66.081 fueron civiles, el 63%; 23.984 “enemigos etiquetados como insurgentes”; 15.196 del “país anfitrión” (las fuerzas del Gobierno iraquí) y 3.771 fueron muertos “amigos” (fuerzas de la coalición)”, entre otros.

Las principales denuncias de WikiLeaks se difundieron a través de las páginas de los periódicos The Guardian,  The New York Times  y Der Spiegel, ulteriormente, también participó El País” de España. “WikiLeaks permite el acceso a una  base de datos  con los mensajes de correo electrónico a dos docenas de medios (masivos de difusión de todo el mundo, entre los que se cuentan siete de habla hispana, y otros muy conocidos como Le Monde, Rolling Stone  The Yes Men , Bhopal Activistas” (Wikipedia).

Por su parte el ICIJ que se identifica como una red global de 185 periodistas de 65 países, especializados en investigación, fundada en 1997, como proyecto del Centro pro Integridad Pública. Se asocia con al menos 100 medios de difusión masiva, incluyendo, entre otros célebres, a la BBC,  Le Monde , El Mundo,  Folha de Sao Paulo, Stern , The  Guardian, Proceso, The Huffington Post, “L’Espresso,  The Washington Post.

El ICIJ sale a la luz con su “SwissLeaks”, como un intento institucionalizado, altamente vinculado a medios y redes tradicionales, de llenar el vacío dejado por la acción de medios, redes y activistas contestatarios, fuertemente afectados por la persecución de sus más visibles representantes.

El mensaje pareciera ser que ha pasado el tiempo de las aventuradas y solitarias andanzas de los Assange, Snowden. Los hechos y el tiempo permitirán calificar el intento como sincero, o como un movimiento táctico que intenta sepultar, o mostrar la obsolescencia de un movimiento y una modalidad de acción que pusieron en serios aprietos a los centros mundiales de poder.

 

Por Roger Cortez Hurtado (Investigador y Director de Instituto Alternativo)

Fuente: paginasiete.bo

Anuncios