El Departamento de Justicia de EE.UU. tiene la intención de utilizar todos sus poderes para reformar la Policía de Ferguson, cuyos métodos causaron importantes disturbios en la ciudad y protestas en todo el país. Tampoco se descarta su disolución “si es necesario”, ha declarado este sábado el fiscal general Eric Holder, citado por Reuters.

Además, el Departamento reconoció que algunos de los agentes de Ferguson tenían comportamientos racistas, violaban los derechos de los afroamericanos detenidos y usaban expresiones racistas en los correos electrónicos internos.

 

Fuente: rt.com

Anuncios