Medios.Se avaló el informe para la Argentina donde se aseguró que el cuadro empeoró tras la muerte de Nisman.

En la ciudad de Panamá, ayer se desarrolló una nueva sesión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en la que se presentaron informes sobre la situación de los medios de comunicación en cada país.

El informe de la Argentina, estuvo a cargo del vicepresidente regional Daniel Dessein, de La Gaceta de Tucumán. Entre otros puntos, el trabajo destacó que “en el comienzo de un año de cruciales elecciones presidenciales, parlamentarias y locales en la Argentina, el escenario es crecientemente complejo para el periodismo”.

“El hallazgo del cuerpo del fiscal Alberto Nisman con una bala en la cabeza, un día antes de presentarse ante el Congreso para ampliar una denuncia contra la presidente de la Nación, conmueve a sus ciudadanos desde hace un mes y medio”, señaló el representante local ante el público que lo escuchaba.

“El Gobierno reaccionó acusando a sectores de la Justicia y medios de comunicación de llevar a cabo maniobras de desestabilización política. La presidente Cristina Kirchner embistió contra los medios por la cobertura de la multitudinaria marcha que se realizó al cumplirse un mes de la muerte del fiscal, se refirió una vez más a la “cadena nacional del odio y el desánimo”, acusó a Clarín y La Nación de apropiación de la papelera Papel Prensa, y calificó a la libertad de expresión como un privilegio aparentemente exclusivo de esos diarios”.

El texto leído ante los representantes de los distintos países, en la SIP, apuntó además: “Ya en su primera manifestación pública sobre la muerte de Nisman, Cristina Kirchner esbozó una hipótesis conspirativa que sugería que las tapas del diario Clarín estaban relacionadas con la denuncia del fiscal. Luego la presidente trazó una hipótesis en la que vinculó sugestivamente al Grupo Clarín con Diego Lagomarsino, único imputado en la causa por haber suministrado a Nisman el arma encontrada junto a su cadáver, señalando equivocadamente que su hermano era gerente de sistemas de la empresa periodística. Por su parte, el Consejo Nacional del Partido Justicialista acusó a La Nación y Clarín de “pretender enlodar a la presidenta con una finalidad claramente desestabilizadora”.

Otro aspecto que se resaltó en la presentación fue “la preocupante escalada contra Clarín cuando el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, siguiendo la costumbre del presidente ecuatoriano Rafael Correa, rompió dos páginas de ese diario durante una conferencia de prensa. Con esta muestra de violencia simbólica, que puede abrir las puertas a actos de hostilidad directa, el Gobierno subió un peligroso escalón en su campaña de hostigamiento”.

Además, la presentación de la prensa argentina en la SIP destacó otro episodio vinculado a la muerte del ex fiscal Nisman. “Damián Patcher, el periodista que dio la primicia de la muerte de Nisman por las redes sociales, decidió exiliarse en Israel denunciando que temía por su seguridad. La agencia oficial Télam y la Casa de Gobierno, desde su cuenta de Twitter, difundieron información e imágenes con datos del pasaje aéreo del periodista provistos por la empresa estatal Aerolíneas Argentinas”.

Además, “la embajada de Bélgica en Buenos Aires transmitió a la Cancillería Argentina un pedido de protección consular solicitado por la periodista belgoespañola Teresita Dussart, quien manifestó su preocupación por el hostigamiento desplegado por medios afines al oficialismo a raíz de su cobertura del caso Nisman”.

Tras la presentación, en la reunión se proyectó un video de seis minutos sobre los principales hechos relativos a la libertad de expresión en los últimos 6 meses. El mismo empezó con la ruptura del ejemplar de Clarín por el ex jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ataques a periodistas y medios por parte del Gobierno a raíz del caso Nisman, el caso Patcher, la aplicación selectiva de la ley de medios, el crecimiento del aparato de propaganda K (como la compra de medios de comunicación por parte del empresario kirchnerista Cristóbal López y el despido de distintos periodistas críticos), y finalizó con los ataques de Cristina Kirchner a los manifestantes de la marcha del 18-F.

 

Fuente: clarin.com

Anuncios