Circuló un supuesto extracto del informe que presentó la ex mujer de Nisman y que no descarta la hipótesis del suicidio. Dicen que es “fraguado”.

Redes sociales. Según la querella, el documento que lleva las firmas del equipo de peritos, no es real. Circuló ayer en internet.

Tras la conferencia de prensa en la que la jueza Sandra Arroyo Salgado anunció las conclusiones de sus peritos sobre la muerte de Alberto Nisman, en las redes sociales comenzó a circular un documento firmado por Osvaldo Raffo, Julio Ravioli y Daniel Salcedo, en el que no se descarta la opción de suicidio.

Sin embargo, fuentes cercanas a los forenses confirmaron que se trata de un informe “fraguado”. “No es el verdadero. Sacaron el último párrafo y agregaron texto falso. Se trata de una operación para desacreditar el trabajo de la querella”, indicaron a este diario.

El documento verídico, al que tuvo acceso PERFIL y que contiene las conclusiones que expuso la ex mujer del fiscal el jueves pasado, descarta de lleno la opción de suicidio y confirma el homicidio. El dictamen fue presentado ese mismo día en la Fiscalía de Instrucción Nº45, a cargo de Viviana Fein.

Por otro lado, ayer trascendió el resultado de una pericia sobre la computadora de Nisman presentada en el expediente. Fuentes de la causa aclararon que se trata de un informe del perito contratado por la defensa de Diego Lagomarsino, el único imputado en la causa.

El mismo afirma que la máquina fue utilizada de forma “local” cerca de las 8 de la mañana del domingo. Según publicó el diario La Nación, el peritaje demostraría que el fiscal navegó por internet y revisó sus mails. Esta prueba cuestiona la data de muerte que comunicó el equipo de Arroyo Salgado, para quienes Nisman fue asesinado alrededor de las ocho de la noche y la medianoche del sábado, con un error de más, menos cuatro horas. El nuevo informe, dado a conocer ayer, deja fuera de escena al técnico en informática, ya que ubica a Nisman vivo durante la mañana del domingo.

Fuentes del entorno de Arroyo Salgado desestimaron esa pericia y afirmaron que los forenses mantienen su posición sobre la data de muerte.

“Se trata de una pericia parcial que no coincide con el trabajo del perito de la querella Gustavo Presman”, indicaron. Si bien aún los peritajes no están terminados, deslizaron que es cierto que la computadora tuvo actividad, pero todavía no está claro si tuvo un acceso “remoto”, es decir, desde otra máquina. Incluso, llegaron a especular que la persona que la habría manipulado “simuló” los movimientos habituales del fiscal, debido a que los conocía.

Lagomarsino, quien no es conocido en el ambiente de la seguridad informática, admitió que el fiscal le había concedido permiso para utilizar su máquina de forma remota “para su mantenimiento”.

En tanto, un perito que trabaja para la Policía federal explicó que la actividad en la computadora del ex titular de la UFI-AMIA por ahora no contradice la data de muerte. “En primer lugar, faltan mucho para terminar las pericias”, destacó y explicó que “el acceso remoto tiene diferentes permisos de accesibilidad y se implementa tras la instalación de un programa con la autorización del usuario. Pero también mediante un engaño”. En tanto, el informático forense Maximiliano Bendinelli, del estudio CySI, dijo: “Si bien se puede saber si la máquina se utilizó, dónde y cómo, no se puede tener certeza de quién fue el que lo hizo. Nada garantiza que haya sido Nisman el que estuvo frente a la computadora”.

 

Por Cecilia Di Lodovico

Fuente: clarin.com

 

Anuncios