Foto: Espen Moe (vía Wikimedia).

Una de las partes más extrañas de toda la saga de Julian Assange es su acusación por violación. Después de revelar miles de documentos clasificados en su sitios web Wikileaks, fue acusado por violación en Suecia. Eso lo obligó a buscar asilo en la embajada ecuatoriana, lugar donde ha estado desde hace tres años. Su argumento principal era que la acusación era un plan de Estados Unidos de capturarlo y acusarlo injustamente, como él argumenta que pasó con Bradley Manning, el soldado que le entregó a Wikileaks el video de la guerra en Iraky los cables del Departamento de Estado, las principales revelaciones hechas por el sitio.

Desde que Assange llegó a la embajada ecuatoriana no ha podido salir, ya que Inglaterra y Suecia tienen compromisos de extradición con Estados Unidos. Entonces, ni Suecia ha podido esclarecer el caso de violación, ni Assange salir a defenderse.

Ahora, según Reuters, todo está a punto de cambiar. Los abogados del gobierno sueco han dicho que irán a Londres, ingresar a la embajada ecuatoriana y hablar con el polémico Assange. El viernes, los fiscales le preguntaron al fundador de Wikileaks si estaba dispuesto a declarar sin tener que salir de la embajada.

El hombre no ha dado su respuesta, pero su abogado aseguró que la propuesta es bienvenida, advirtiendo que el proceso puede tomar tiempo ya que se necesita la aprobación del gobierno inglés y ecuatoriano. “[Assange] ha pedido esta oportunidad por varios años. Él no quiere otra cosa que limpiar su nombre, nada más […] dar su versión de los hechos y limpiar su nombre”, dijo Per Samuelson, el abogado de Assange.

Aun con el beneplácito sueco, Assange todavía tiene que resolver su problema con la justicia inglesa, que tiene una orden de captura no cumplir las condiciones de su fianza. Sin embargo, hay dos razones fundamentales que pueden darle un giro al ‘impasse’. La primera es que el periodo de prescripción del crimen está pronto a cumplirse, y la segunda tiene que ver con los recursos que está invirtiendo la policía inglesa por vigilar a Assange.

“Ahora que el tiempo es un factor importante, veo que es necesario aceptar algunas deficiencias en la investigación”, dijo la fiscal Marianne Sy. Desde el principio, la Fiscalía sueca ha argumentado que una declaración en la embajada ecuatoriana sería de mala calidad. La Corte Suprema británica lleva un tiempo pensando en revocar la orden de captura de Assange, aunque le ha dado la palabra final a la Fiscalía. Por lo tanto, se ha decidido hacer la entrevista en la sede de la embajada ecuatoriana en Londres.

Por otro lado, la policía también ha gastado una millonada en vigilar al fundador de Wikileaks. Desde julio 2012 a octubre de 2014 la policía ha gastado un poco menos de 10 millones de libras esterlinas en la vigilancia de Assange, según BBC. Eso implica que se han gastado unas 10.000 libras diarias vigilando la embajada de Ecuador. Reuters asegura que los encargados de la fuerza han cuestionado el gasto y quieren acabar con la situación.

“Es una vergüenza ver al gobierno inglés gastarse más en la vigilancia y la detención de un refugiado político que en su investigación de la guerra en Irak que mató a cientos de miles de personas”, dijo Kristinn Hrafnsson, vocera de Wikileaks.

Todo parece indicar que el proceso está a punto de acabar. Al prescribir la orden de captura, Assange podría negociar algún acuerdo con las autoridades inglesas y recuperar su libertad. Más allá de lo que pase con el lugar físico de Assange, será muy interesante ver que pasa con Wikileaks, que tiene un papel fundamental en internet. La última vez que publicaron algo fue en diciembre de 2014, lo que quiere decir que todavía no han recuperado la eficiencia operacional que tenían cuando Assange estaba en el timón.

Imagen: Espen Moe (vía Wikimedia), ENTER.CO

 

Por Mateo Santos

Fuente: enter.co

Anuncios