Ripple ha diseñado un sistema que protege la información personal requerida para identificarte en la industria financiera

Las empresas creadas en torno a Bitcoin y otras monedas digitales se centran principalmente en el almacenamiento y la transferencia de dinero. Pero hay al menos una empresa que está intentando probar que parte de la tecnología subyacente puede tener un impacto mucho mayor en la industria financiera.

Esta start-up, Ripple, ya ha tenido cierto éxito convenciendo a los bancos de que utilicen su criptodinero para acelerar las transferencias realizadas en cualquier divisa, en particular si el dinero tiene que cruzar fronteras (ver Ripple Labs fabrica dinero). Ahora está construyendo un sistema que utiliza varios trucos criptográficos parecidos para mejorar la forma en que las empresas financieras comprueban la identidad de sus clientes. El sistema también podría proporcionar una forma más segura de iniciar sesión en otros servicios en línea.

Verificar la identidad es un dolor de cabeza constante y costoso para las instituciones financieras, que están sujetas a estrictas regulaciones diseñadas para reducir el lavado de dinero y el apoyo a organizaciones perseguidas, como los grupos terroristas. La mayoría de bancos recurren a uno de los grandes agentes de datos, como Experian o Acxiom, para gestionar sus controles de identidad. Cuando abres una nueva cuenta, el banco recoge información personal clave y la envía a su agente para verificar tu identidad, y para confirmar que no estás en ninguna lista de gente a la que bloquear.

Con el sistema de Ripple, se llevaría a cabo el mismo proceso básico. Sin embargo, tu información personal se utilizaría para generar un elemento criptográfico único. El banco podría enviar el elemento a un agente de datos que tenga su propio elemento, creado con anterioridad usando tu información personal. El proceso matemático en el que se basa el sistema de Ripple permitiría al agente confirmar que los datos que has dado al banco son correctos, sin que el banco o el agente puedan llegar a revelar los datos en sí.

La tecnología de pago móvil de Apple utiliza una tecnología similar para proteger los números de tarjetas de crédito (ver TR10: El mundo se compra con Apple Pay). Cuando usas Apple Pay, sólo se transfiere al comerciante un elemento criptográfico que representa el número de tu tarjeta de crédito. Ese elemento se puede utilizar para cobrar tu tarjeta, pero si alguien lo roba no revela nada al ladrón, y no se puede volver a utilizar.

El director de Tecnología en Ripple, Stefan Thomas, asegura que su sistema de verificación de identidad debería reducir el riesgo de que los datos personales sean robados o filtrados accidentalmente, y también debería ser más rápido que los sistemas utilizados en la actualidad, que se han desarrollado gradualmente durante décadas y siguen utilizando una tecnología obsoleta. Asegura que Ripple se decidió a desarrollar la tecnología cuando se hizo evidente que el sistema financiero necesitaba algo más que nuevas formas de transferir dinero.

Thomas añade que al reducir los costes y riesgos de seguridad, el sistema de Ripple podría permitir que surgieran agentes de datos más baratos. También podría facilitar a los bancos funcionar en zonas más pobres del mundo, donde puede ser especialmente caro gestionar sistemas de verificación, incluso para los bancos de EEUU, asegura. Además los ingenieros de Ripple están trabajando para ver de qué forma se puede utilizar su protocolo para conectarse a servicios en línea.

La profesora de derecho en la Universidad de Indiana (EEUU), Sarah Jane Hughes, especializada en sistemas de pago, dice que Ripple ha identificado una oportunidad muy válida. Las empresas gastan mucho dinero en cumplir con las reglas de verificación de identidad, y los errores se pagan caros, señala. Por ejemplo, PayPal aceptó pagar 7,7 millones de dólares (7,2 millones de euros) al Tesoro de EEUU la semana pasada por no haber bloqueado algo menos de 500 transacciones que involucraban a personas sujetas a sanciones estadounidenses. “Si pudieras hacer la verificación más rápidamente y con un mayor grado de certeza, eso sería de gran valor”, afirma Hughes.

Sin embargo, Hughes añade que cambiar a un nuevo sistema no sería fácil para la mayoría de instituciones financieras. Probablemente tendrían que seguir con el viejo sistema algún tiempo por razones de compatibilidad. Eso significa que la idea deRipple tendría que ofrecer beneficios significativos para ganar tracción.

En la actualidad, Ripple tiene una versión básica del sistema. La está probando internamente y con socios como Shift, una start-up que está trabajando en una tarjeta de débito que puede usarse para gastar monedas digitales. Más adelante este año, Thomas espera empezar a hablar con bancos que ya utilizan Ripple para que prueben el sistema.

 

Por Tom Simonite

Traducción: Francisco Reyes

Fuente: technologyreview.es

Anuncios