Finalmente y tras dos meses de proceso, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, será extraditado a Suecia para ser juzgado por cuatro supuestos delitos sexuales cometidos el verano pasado y que el australiano niega. Así lo ha decidido el juez Howard Riddle, del tribunal de Belmarsh, después de que hace dos semanas se celebrase la vista final del juicio.

El magistrado considera que no hay motivos para pensar que Assange no tendrá un juicio justo en Suecia, ni para temer que será entregado a Estados Unidos para ser procesado por traición tras la filtración de 250.000 documentos secretos de la diplomacia de este país a través de Wikileaks.

Esta decisión contrasta con la opinión de la defensa, quien en la vista celebrada hace dos semanas argumentó que una extradición supondrá que el fundador de Wikileaks será sometido a un juicio sin testigos, como lo establece la ley sueca para los delitos sexuales. Asimismo, hace tiempo que Assange asegura que de ser extraditado posteriormente a Washington su vida correría serio peligro, al ser víctima de una venganza por haber sacado a la luz la comprometedora documentación que lo llevaría a ser juzgado por un delito de alta traición.

La defensa de Assange, de 39 años, tiene ahora un plazo de siete días para recurrir el fallo de Riddle ante el High Court de Londres, y podría hacerlo también ante otras instancias superiores.

Dos meses en el punto de mira

El calvario del australiano empezó justo una semana después de hacer públicos los documentos estadounidenses. Entonces, la Interpol, a instancias de la Justicia sueca, emitió una orden de busca y captura europea. El 7 de diciembre, Assange se presentó voluntariamente ante un tribunal de Londres, que ordenó su prisión provisional hasta que el 16 de ese mismo mes pagó la fianza y quedó de nuevo en libertad.

Muchas fueron las manifestaciones de apoyo que recibió en todo el mundo a través deconcentraciones ciudadanas, acciones de hackers, comunicados de dirigentes como el brasileño Lula da Silva y declaraciones como la del Kremlin ruso. Tras un proceso con varias vistas durante el mes de enero, finalmente el tribunal ha ordenado su extradición, aunque, sin duda, este no será el final de la batalla de Assange contra la Justicia.

 

Fuente: galiciae.com

Anuncios