El Departamento de Justicia de EEUU acusó al periodista y líder hacktivista Barrett Brown porque su sitio wiki expuso operaciones ilegales realizadas por el FBI, según declaró el afectado a Sputnik desde la prisión de Texas.

“Este era el tema que originalmente les interesaba, nuestras revelaciones sobre las operaciones ilegales del Departamento de Justicia y el FBI, de eso se trata todo; en la orden de registro aparecía nuestra wiki, echelon2.org, que es donde guardábamos la información que hacíamos pública”, explicó Brown.

El hacktivista, que se encuentra cumpliendo una condena de cinco años por cargos de piratería, fundó echelon2.org para permitir a los denunciantes publicar filtraciones relacionadas con las prácticas ilegales de contratación de inteligencia en EEUU.

Los cargos originales fueron retirados y nunca más se les mencionó, según Brown, pero “el genio ya había escapado de la botella”, por lo que el FBI tenía que asegurarse de silenciar al periodistas tras las rejas.

“Ellos (el Departamento de Justicia) estaban tan preocupados que pedían para mí una condena de 105 años, mientras que los piratas informáticos de Gran Bretaña, por ejemplo, no suelen cargar con penas de más de tres años, según creo”, comentó.

El Departamento de Justicia acusó finalmente a Brown por el delito menor de reclutar a una persona involucrada en un caso de piratería en el servidor de correo de una empresa de inteligencia.

Al mismo tiempo destacó que las filtraciones de las agencias de inteligencia estadounidenses no cesarán.

“El FBI y la CIA están nerviosos, y tienen razones para estarlo, debido a las amenazas que representarán durante los próximos 15 años tanto personas ocultas como yo”, dijo Brown.

La sentencia no detendrá al fundador de echelon2.org, según Brown, quien indicó que continuará haciendo lo mismo tras su liberación.

“Así sera, en gran medida, con algunas mejoras que realizaremos en base a lo aprendido; durante los últimos siete u ocho años han sucedido muchas cosas con Anonymous y Wikileaks que podemos procesar, entendiendo lo qué funciona y qué no”, explicó.

Un punto interesante consiste en maximizar el impacto de las filtraciones de inteligencia frescas, argumentó.

“La dinámica de las noticias, consistente en ser efímeras incluso cuando se trata de una filtración importante, implica que se pierde si no es revisitada; así que lamentablemente tendremos que usar términos del marketing tales como el despliegue”, añadió.

Las instituciones de Defensa e Inteligencia de EEUU han sido objeto de críticas durante los últimos años debido a fugas de seguridad.

En 2003, el excontratista de la empresa de seguridad NSA, Edward Snowden, filtró la información sobre las operaciones de vigilancia ilícita de ciudadanos estadounidenses y líderes extranjeros por parte de las autoridades de este país.

Desde 2010, WikiLeaks ha filtrado cientos de miles de documentos clasificados del Gobierno norteamericano, incluyendo los informes de inteligencia relacionados con las guerras de Afganistán e Irak, así como la mensajería diplomática estadounidense.

Fuente: sputniknews.com

Anuncios