REPORTAJE. Julian Assange mil días después

La petición de la Fiscalía sueca a los abogados del fundador de Wikileaks, Julian Assange, para ser interrogado en la Embajada de Quito en Londres, supone una luz de esperanza para el informático australiano, quien lleva más de mil días asilado en el lugar.

Assange aceptará ser interrogado por magistrados suecos en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, cooperaremos, declaró el abogado del periodista, Pers Samuelsson, quien recordó que el reclamo fue manifestado por su cliente desde hace casi tres años.
Ahora, indicó la defensa de Assange, Suecia pensó diferente y la fiscal Marianne Ny externó la disposición de ir a la misión diplomática ecuatoriana en Londres y dialogar con el presunto imputado.
Assange se encuentra atrapado en un limbo jurídico porque las autoridades locales le negaron un salvoconducto para viajar a la nación suramericana.

Sobre el inconveniente, el propio Assange expresó que “han sido mil días difíciles. No tanto para mí como para mi familia”.
El fundador del portal WikiLeaks permanece recluido en la sede diplomática ecuatoriana para evitar una posible deportación a Estados Unidos, donde enfrentaría cargos sancionados con fuertes castigos y hasta la pena de muerte.
“Pasa el tiempo y mi situación legal y política se ha convertido en una injusticia obvia y notoria”, dijo Assange en declaraciones difundidas por la cadena Telesur.

El hombre de 43 años está acusado en Suecia de supuestos delitos sexuales que, según él, son una treta para conseguir su extradición a Estocolmo, cuyas autoridades lo entregarían a Washington.

Estados Unidos persigue al australiano luego desde que su página Wikileaks -clausurada además- publicara miles de documentos secretos que revelan las violaciones cometidas por la Casa Blanca en asuntos como las guerras de Iraq y Afganistán.

Ecuador mostró su disposición para brindar facilidades a la Fiscalía sueca a fin de que interrogue a Assange en la Embajada de Quito en Londres. El presidente ecuatoriano Rafael Correa aseguró que el gesto de Suecia debió ocurrir desde que el periodista australiano se asiló en la embajada en Londres.

El mandatario recordó que el inculpado lleva dos años y medio confinado en la embajada ecuatoriana en Reino Unido, ante la negativa local de darle un salvoconducto para viajar a la nación suramericana. Aunque Correa saludó la decisión de las autoridades suecas, aclaró que la determinación pudo haber sido tomada desde el principio y no sólo cuando el caso está por prescribir.

De todas formas insistió en que el país suramericano continúa dispuesto a colaborar con las autoridades suecas para facilitar la conversación al informático, conforme a sus derechos procesales.

La cancillería ecuatoriana calificó de injusto el tiempo que lleva Assange asilado en la sede diplomática suramericana, como consecuencia de la inacción de la Fiscalía sueca, lo cual lo priva de su libertad, sin cargos en el Reino Unido.
Determinó que lo anterior constituye una violación de sus derechos humanos, lo cual ha tenido un gran costo personal para él y su familia; en tanto, mantuvo su posición de cooperación judicial.

El país suramericano -destacó- continúa dispuesto a colaborar con las autoridades suecas para facilitar la entrevista al informático conforme a sus derechos procesales.

En declaraciones a la prensa, el canciller, Ricardo Patiño, acentuó que Suecia no debió dejar pasar dos años y medio para decidirse a tomarle declaraciones al periodista australiano.

Acerca del ofrecimiento de Ecuador para facilitar el interrogatorio desde 2012, Patiño argumentó que mandó la disposición por escrito, verbalmente, de todas las formas, y los abogados de Assange también.En su opinión, el canciller ecuatoriano catalogó de vergonzoso y lamentable que la fiscalía sueca acceda a hacerlo ahora cuando el presunto delito está a punto de prescribir, y consideró que el tema debería ser tratado en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
Mientras, el fundador del sitio Wikileaks aún espera para prestar declaración ante la fiscalía sueca desde su enclaustramiento en la embajada de Ecuador en Londres.

 

Por Yudith Díaz Gazán / Especial Prensa Latina (Quito)

Fuente: panorama.com.ve

Anuncios