Londres, 17 abr (EFE).- El abogado de Julian Assange Michael Ratner criticó hoy a varios jueces británicos que esta semana se negaron a participar en una conferencia legal en Escocia en la que también daba una charla por videoconferencia el fundador de WikiLeaks.

Ratner subrayó que el boicot de estos jueces de Inglaterra, Escocia y Gales, algunos de los cuales se retiraron cuando ya habían llegado al centro donde se celebraba el acto, “socava la libertad de expresión e información que garantizan tanto la legislación británica como la internacional”.

Según los medios británicos, varios destacados jueces del Reino Unido rechazaron participar este miércoles en la Conferencia sobre derecho de la Commonwealth (mancomunidad de excolonias británicas) por no aparecer junto a un “fugitivo de la justicia”.

“Se esperaría que los jueces defendieran el derecho a la libertad de expresión, no que pidan censura. Al presionar para que Assange no figurara en una mesa que trataba sobre la vigilancia, se implicaron en un acto de censura”, argumentó Ratner, en unas declaraciones que recoge la agencia británica PA.

Ratner señaló que Assange “tiene un derecho absoluto bajo la legislación británica y la internacional a solicitar asilo. Tildar a Assange, a quien se ha concedido asilo, de ‘fugitivo de la justicia’ deniega su derecho a buscar protección de la persecución”.

“El tratamiento excepcional y prejuicioso ofrecido a Assange expone una vez más la dimensión política de este caso”, prosiguió el abogado, que recordó que los magistrados “tienen la obligación de mantenerse imparciales” y “evitar descender a la arena política”.

Julian Assange, cuyo portal WikiLeaks se especializa en airear las actividades turbias de los Estados, está refugiado desde junio de 2012 en la embajada en Londres de Ecuador, país que le concedió asilo después de que fracasara su batalla legal en el Reino Unido para evitar su extradición a Suecia.

Assange fue detenido en la capital británica en diciembre de 2010 a petición de Suecia, que le reclama para interrogarle por presuntos delitos sexuales cometidos ese año de los que no ha sido acusado y que él niega.

El experto informático, a quien la policía británica vigila las 24 horas pues no tiene autorización para abandonar el Reino Unido, teme que si es entregado a Suecia este país pueda extraditarle a Estados Unidos, donde podría afrontar la pena de muerte por las actividades de su portal.

Tras un largo periodo de estancamiento legal, que Assange ha pasado encerrado en la pequeña legación diplomática, la Fiscalía sueca ha aceptado ahora interrogarle en la embajada para evitar que prescriban algunos de los presuntos delitos que se le atribuyen.

La Fiscalía sueca pide aclarar las condiciones del interrogatorio a Assange

Copenhague, 17 abr (EFE).- La Fiscalía sueca informó hoy de que ha solicitado a los abogados del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que éste aclare las condiciones bajo las que está dispuesto a ser interrogado en Londres en el caso por presuntos delitos sexuales cometidos en Suecia.

La defensa de Assange dio ayer su consentimiento formal al interrogatorio y a una prueba de ADN, respondiendo así a la petición formulada hace dos meses por la fiscal superior, Marianne Ny, que cambió de opinión y accedió a realizar esa parte de la investigación en Londres ante la posibilidad de que los delitos prescribieran.

“Tan pronto como quede claro que las condiciones no implican ningún impedimento para las medidas previstas, enviaremos una solicitud de ayuda jurídica a Gran Bretaña para llevarlas a cabo”, informó hoy Ny en un comunicado.

La Fiscalía solicitará también un permiso a Ecuador para realizar el interrogatorio y la prueba en su embajada en Londres, en donde lleva refugiado Assange desde 2012, aunque en el comunicado no concreta plazos.

“A día de hoy, no es posible determinar cuándo puede realizarse el interrogatorio”, declaró Ny.

La defensa de Assange inició el pasado verano una ofensiva en los tribunales suecos para pedir que levantasen la orden de prisión preventiva contra él dictada en 2010, origen de todo el proceso.

Dos instancias jurídicas rechazaron la demanda apelando a la gravedad de los hechos y el riesgo de que Assange pudiese querer esquivar el proceso legal y una hipotética pena, resaltando además que él mismo podía poner fin a su encierro en la embajada.

Pero en su fallo de noviembre, pendiente de un recurso ante el Supremo, el tribunal de apelación también criticó a la fiscal por la paralización del proceso y por no ofrecer soluciones alternativas.

Assange es buscado por cuatro supuestos delitos contra dos mujeres -que él niega- cuando estaba de visita en Suecia en agosto de 2010, pero no ha sido acusado formalmente.

El proceso ha estado rodeado de polémica sobre la solidez de las denuncias y los motivos de las demandantes, filtraciones a los medios, sustituciones de fiscales y una reapertura del caso que había sido reducido inicialmente a un delito menor.

Assange fue detenido en Londres en diciembre de 2010 y entonces comenzó un largo proceso judicial en el Reino Unido, que culminó cuando el Supremo británico rechazó su último recurso en junio de 2012.

Ecuador concedió entonces asilo político al “exhacker” para evitar que fuera enviado a EEUU, donde podría afrontar un juicio militar por la información confidencial difundida en WikiLeaks.

 

Fuente: servidornoticias.com

Anuncios