CIUDAD DE MÉXICO, México, abr.18, 2015.- José Tiburcio Hernández Fuentes era uno de los principales objetivos dentro de la estrategia de seguridad en Tamaulipas. Tras su detención, las autoridades revelaron detalles de cómo operaban diversos criminales en esa entidad.

Monte Alejandro Rubido, Comisionado Nacional de Seguridad, reveló que el grupo delictivo que encabezaba Hernández Fuentes se caracterizaba por su alto nivel de violencia; era proclive a agredir, así como enfrentar a las fuerzas de seguridad.

A este grupo se le atribuye el incremento de la violencia en la franja fronteriza de Tamaulipas, debido a las luchas internas por el control de las actividades delictivas en la zona.

El Gafe inició sus actividades en 2006; operaba en el municipio de Río Bravo, Tamaulipas, bajo el mando de Juan Manuel Rodríguez Rodríguez, quien fue detenido en junio de 2014.

Bajo el mando de Rodríguez Rodriguez, El Gafe vigilaba las actividades de autoridades municipales y federales, con la finalidad de facilitar el traslado de los principales mandos de la organización. Después, fue designado como jefe de un grupo en Reynosa.

En 2009, Samuel Flores Borrego, exguardaespaldas de Osiel Cárdenas Guillén, nombró a Hernández Fuentes como jefe de sector. Estaba a cargo de 5 grupos operativos dedicados alrobo de hidrocarburos, extorsión, secuestro y distribución de droga al menudeo en la zona.

En esa época, participó directamente en enfrentamientos directos contra elementos del Ejército Mexicano, de la Marina Armada de México y de la Policía Federal.

En 2010, El Gafe ya controlaba tres sectores de Reynosa; esa situación incrementó la violencia y la actividad delictiva en esa ciudad, lo que le permitió ubicarse como uno de los principales jefes operativos.

En septiembre de 2011, tras el asesinato de Samuel Flores Borrego, Hernández Fuentes asumió la coordinación operativa de esa organización bajo las órdenes directas de Jorge Eduardo Costilla Sánchez.

Tras el abatimiento de Antonio Cárdenas Guillén, en noviembre de 2010, y la detención de Jorge Eduardo Costilla, en septiembre de 2012, la organización sufrió una descomposición interna derivada de la lucha de intereses entre sus coordinadores.

En 2012, Mario Armando Ramírez Treviño asumió el cargo de la organización criminal y designó a Hernández Fuentes como uno de los jefes de plaza en Reynosa.

En ese entonces se caracterizó por su alto grado de violencia, reforzaba y equipaba a sus grupos operativos con armas de alto poder.

Desencadenaba acciones, no sólo en contra de otros grupos delictivos antagónicos sino también contra otros miembros de su organización.

En marzo del año de 2013, Mario Armando Ramírez Treviño junto con Hernández Fuentes realizaron diversas acciones para eliminar al resto de los mandos en Reynosa lo que le permitió escalar al nivel de coordinador operativo.

Tras la detención de Ramírez Treviño, surgió un nuevo conflicto al interior de la organización, en la zona comprendida entre los municipios de Río Bravo y Guerrero.

Al contar con mayor experiencia en la formación de grupos operativos logró desplazar a sus rivales, esta situación lo colocó como jefe operativo de la zona bajo el mando de Juan Manuel Rodríguez Rodríguez.

Tras la detención de Rodríguez Rodríguez, en junio de 2014, la organización delictiva se fragmentó en tres grupos, uno de ellos quedó bajo el mando de Hernández Fuentes.

Se presume que Hernández Fuentes asumió el control de la organización delictiva tras la detención de Francisco Sáenz Tamez en Texas, Estados Unidos.

Tras la detención de Omar Treviño Morales, en marzo de 2015, convirtió a la ciudad deReynosa en su principal centro de actividades.

Hernández Fuentes es considerado como el responsable y principal impulsor de la violencia generada a partir de febrero de 2015 en el corredor Matamoros-Valle Hermoso-Río Bravo por el control de las actividades ilícitas, principalmente el tráfico de drogas.

 

Fuente: noticieros.televisa.com

Anuncios