Emails, memos, PDFs, presentaciones, documentos personales y corporativos… WikiLeaks ha colgado en Internet todos los documentos que los hackers robaron a Sony hace unos meses, con motivo del estreno de la película La Entrevista.

Información privada (en algunos casos, íntima), que no sólo afecta a Sony, sino a directivos, trabajadores, representantes, actores y demás miembros de la plantilla de Sony.

WikiLeaks no sólo publica los documentos, sino que ofrece un práctico buscador para localizar los datos precisos que necesites: introduce el nombre de un actor, una película, o una palabra clave, y obtienes todos los documentos robados en donde se hable de ellos:

Wikileaks revela documentos de Sony

A las pocas horas de su estreno, comenzaron a aparecer en todo tipo de medios “noticias” relacionadas con la información extraída de dichos documentos: Ben Affleck tiene antepasados que fueron esclavistas, Sony quiere hacer una película del juego Super Smash Bros de Nintendo, fotos de productos aún no anunciados, Amy Pascal y el actor y director Tate Taylor hablando de penes y tetas..

Las filtraciones han sido tan abundantes que algunos medios ya han renunciado voluntariamente a seguir publicando datos extraídos de esos documentos.

En su momento alabamos a WikiLeaks cuando quitó la máscara a los políticos, los diplomáticos y los gobiernos al revelar documentos que hablaban de corrupción, información oculta a los ciudadanos e ilegalidades y engaños cometidos por los gobiernos. Pero no hay nada ilegal (para el actor) en que los antepasados de Ben Affleck tuviesen esclavos o en que Sony quiera hacer una película de los juegos de Nintendo. Es información privada de Sony que daña a personas y futuros proyectos.

WikiLeaks justifica la publicación de los documentos robados de Sony de la siguiente manera:

Hemos publicado los Archivos de Sony en formato buscador, pues nos ofrecen una rara panorámica de cómo funciona una gran corporación multinacional. No muestran que detrás de las cámaras hay una influyente corporación, con vínculos con la Casa Blanca (hay casi cien emails gubernamentales en esos documentos), con la capacidad para influir en las leyes y en las políticas, y con conexiones con la industria armamentística americana“.

El propio Julian Assange califica estos documentos de “valiosos porque muestran un conflicto geo-político“.

Sin duda hay información que demuestra los vínculos entre el poder y las multinacionales. Si una empresa de entretenimiento como es Sony maneja casi un centenar de emails gubernamentales y tiene conexión con la industria armamentística, no queremos ni pensar en la influencia que pueden tener los bancos, las petroleras, y otras entidades mucho más poderosas que una productora de cine.

Pero, ¿es lícito que WikiLeaks publique documentos privados que nada tienen que ver con este “conflicto geopolítico“, como las actividades de los tatarabuelos de Ben Affleck o las próximas películas de Sony? ¿O no debe existir ningún tipo de censura cuando se decide filtrar documentos? Preguntas que tienen una difícil respuesta…

 

Por Juan Antonio Pascual

Fuente: computerhoy.com

Anuncios