Ha detectado 200 hechos delictivos que relacionan al crimen organizado con el terrorismo islamista

Cortar las vías de financiación del terrorismo islamista en España es una de las prioridades de los servicios antiterroristas. Interior maneja datos sobre los lazos cada vez más estrechos entre el crimen organizado y el yihadismo: botines de robos o ventas de droga que terminan en dinero destinado a preparar atentados o captar individuos.

Robos a mano armada, atracos a bancos o joyerías, trata de blancas, lavado de dinero, falsificación de tarjetas y documentos, venta de droga a gran escala… son algunos de los delitos en los que participa las bandas de crimen organizado y que cada vez más sirven para nutrir las estructuras financieras de grupos terroristas islamistas.

Según reconoció recientemente el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, Interior tiene datos de alrededor de 200 situaciones delictivas que relacionan el crimen organizado con el yihadismo.

Años atrás ya se habían producido golpes contra redes criminales que financiaban al terrorismo a través de sus actividades ilícitas. La Operación Fish (2009), por ejemplo, supuso la detención de 11 pakistaníes en Barcelona y Valencia, que integraban una red de falsificación de pasaportes, tráfico de drogas y de personas. Parte del dinero obtenido iba destinado a financiar al terrorismo.

Sin embargo, según fuentes de los servicios antiterroristas consultadas por El Confidencial Digital, en el último año se han multiplicado los lazos entre ambos tipos de crimen. “No es que haya aumentado, o que antes no lo hubiera, sino que gracias a combinar la investigación en ambos campos se consiguen detectar vínculos que antes permanecían inconexos”.

En octubre del pasado 2014, Interior creo el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), integrando en él al Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) y del Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado (CICO).

Según las fuentes consultadas, esto ha permitido que los esfuerzos y recursos destinados a uno y otro campo –el terrorismo y el crimen organizado- se hayan podido combinar, permitiendo aumentar el número de investigaciones y el alcance de estas.

 

Fuente: elconfidencialdigital.com

Anuncios