KARACHI, Pakistán  —

Hombres armados montados en una motocicleta mataron a tiros a una destacada defensora de los derechos de la mujer en Karachi, en el sur de Pakistán, indicó la policía, horas después de que ofreciera una mesa redonda sobre Baluchistán, región donde se mantiene una insurgencia desde hace años.

Aunque los investigadores declinaron hacer especulaciones sobre el motivo del asesinato de Sabeen Mahmud ocurrido el viernes, amigos y colegas describieron su muerte como un asesinato por encargo. En Pakistán, un país de incipiente democracia, el ejército y los servicios de inteligencia tienen aún un enorme poder.

Los agresores dispararon a Mahmud y su madre, Mehnaz Mahmud, cuando se detuvieron en un semáforo el viernes por la noche en un barrio acomodado de Karachi, indicó el policía Zafar Iqbal.

“Dos hombres montados en una motocicleta abrieron fuego sobre el auto”, explicó Iqbal. Mahmud “murió camino del hospital. Su madre resultó herida”, añadió.

Iqbal y otros agentes de policía declinaron aventurar el motivo del asesinato. Esa noche, Mahmud organizó un acto en su organización, llamada The Second Floor, sobre derechos humanos en Baluchistán, en la frontera con Irán, una región empobrecida pese a la abundancia de recursos naturales.

Miles de personas desaparecieron en la provincia en los últimos años, dentro de una campaña del gobierno contra nacionalistas e insurgentes. Los activistas culpan al gobierno de las desapariciones, acusación rechazada por las autoridades.

Qadeer Baluch, un activista que el año pasado lideró una marcha de protesta de casi 3.000 kilómetros (1.900 millas) a través de Pakistán para pedir justicia para los desaparecidos en Baluchistán, acudió al acto auspiciado por Mahmud el viernes por la noche. Baluch insinuó que el gobierno podría estar implicado en el asesinato.

“Todo el mundo sabe quién la mató y por qué”, dijo al diario paquistaní The Nation, sin entrar en detalles.

El primer ministro, Nawaz Sharif, condenó el asesinato en un comunicado y ordenó una investigación. La embajada estadounidense en Islamabad también condenó el asesinato, y ofreció sus condolencias a sus allegados.

Mahmud era “una voz valiente del pueblo paquistaní, y su muerte supone una gran pérdida”, indicó la embajada.

Por su parte, el poderoso ejército pakistaní también condenó la muerte de Mahmud y aseguró que las agencias locales de inteligencia asistirían en la investigación y las autoridades “aprehenderán a los perpetradores y los llevarán ante la justicia”.

“Condenamos el trágico y desafortunado asesinato de la señorita Sabeen Mahmud”, dijo el mayor general Asim Salim Bajwa, vocero del ejército, por medio de un comunicado. “Nuestro corazón está con la familia de la víctima en este momento”.

 

Por Adil Jawad

Fuente: elnuevoherald.com

Anuncios