Berlín, EFE La Fiscalía federal alemana investiga de nuevo a los servicios secretos de su país después de que se publicase que cooperaron con la inteligencia de EE. UU. para espiar en territorio alemán y europeo a empresas y políticos.

Así lo aseguró hoy en una entrevista en la televisión pública alemana “ARD” Patrick Sensburg, vicepresidente de la comisión parlamentaria que investiga el escándalo del espionaje estadounidense en Alemania.

“La Fiscalía federal está investigando”, aseguró el político cristianodemócrata.

Sensburg explicó asimismo que la Fiscalía le ha solicitado las actas de sus sesiones a la comisión de investigación del Bundestag (cámara baja alemana), que colaborará con la justicia.

“Se las proporcionaremos por supuesto, ya que tenemos el mismo interés en aclarar este asunto”, indicó.

La edición “online2 del semanario “Der Spiegel” publicó ayer que el Bundesnachrichtendienst (BND), los servicios secretos alemanes para el exterior, espiaron a políticos y empresas dentro de Alemania y facilitaron esa información a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE. UU., la misma involucrada en el espionaje masivo a escala global de las comunicaciones.

Entre los espiados, según este medio, se encuentra el consorcio aeroespacial y militar Airbus, así como las autoridades francesas.

El diario popular “Bild” agrega hoy que el BND filtró a la NSA “cientos de miles de datos de empresas y organizaciones en Europa, que habrían sido espiadas” y que la inteligencia alemana “enviaba regularmente los resultados” de su trabajo a sus homólogos estadounidenses.

La comisión de investigación sobre el escándalo de la NSA pudo constatar recientemente que la NSA requirió al BND unos 40.000 datos (números de teléfono, IP de ordenadores, cuentas de correo electrónico, entre otros) que no tenían relación alguna con el terrorismo, su ámbito estricto de cooperación.

A raíz de esta última información, el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, habló ayer en un comunicado de “déficit técnicos y organizativos” en el BND que es preciso “subsanar”.

En un encuentro rutinario hoy con medios, Seibert evitó aventurarse sobre la continuidad en su cargo del presidente del BND, Gerhard Schindler.

El portavoz, que se remitió a la citada nota del día anterior, recalcó que el Gobierno alemán desea que sus servicios secretos sigan manteniendo una “estrecha cooperación” con la inteligencia de EE. UU. en la lucha contra el terrorismo internacional.

La oposición y varios colectivos en defensa de la privacidad han cargado contra los servicios secretos y el Gobierno por este nuevo escándalo, que viene a sumarse a todas las revelaciones sobre la inteligencia alemana de los documentos que filtró el exanalista de la Cia estadounidense Edward Snowden.

 

Fuente: eldia.es

Anuncios