Un diputado nacional argentino ha pedido informes  sobre el sistema de vigilancia El Guardián, preocupado porque se vulneren los derechos de los ciudadanos argentinos  en las escuchas telefónicas y vigilancia de las redes sociales.

El proyecto fue presentado por el diputado nacional argentino Alberto Asseff (UNIR) en el Congreso de la Nación, para informarse si el sistema de vigilancia  electrónica “El Guardián” que implementará la Policía uruguaya,  podría afectar a ciudadanos argentinos en las escuchas telefónicas masivas y seguimiento indiscriminado de correos electrónicos y redes sociales.

El texto original del pedido de informes:

“Dirigirse al Poder Ejecutivo Nacional en los términos del art. 100 inciso 11 de la C.N. para que por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; Secretaría de Inteligencia de la Presidencia de la Nación y demás organismos competentes en la materia, informen a esta H. Cámara de Diputados de la Nación acerca de los siguientes puntos vinculados al sistema de vigilancia electrónica “El Guardián” que implementará la policía de la República Oriental del Uruguay, que le permitirá realizar escuchas telefónicas masivas y seguimiento indiscriminado de correos electrónicos y redes sociales.

1.- Establecer si la República Argentina cuenta con información oficial del gobierno uruguayo en relación al sistema de vigilancia electrónica denominado “El Guardián”, que será puesto en funcionamiento a la brevedad por la Policía Nacional del vecino país.

2.- Precisar si dicho sistema podría vulnerar las comunicaciones telefónicas de red o celular originadas en nuestro país o recibidas por usuarios dentro de nuestro territorio nacional.

3.- Señalar los riesgos que existen para la privacidad de los argentinos, transeúntes  o turistas que utilicen Internet y las redes sociales, y la vulneración de las garantías reconocidas en la Constitución Nacional a todos sus habitantes.

4.- Determinar si nuestro país cuenta con algún software o procedimiento para encriptar las comunicaciones oficiales y la transferencia de datos sensibles del Poder Ejecutivo, las Fuerzas Armadas y de seguridad, que podrían ser captadas ilegalmente con un sistema Stingray o similar.

5.- Indicar si desde la cancillería argentina se han pedido informaciones o explicaciones a su homóloga uruguaya, en relación al protocolo regulatorio del sistema “El Guardián” y en caso afirmativo, si se han recibido garantías de no afectación de nuestros derechos soberanos y de los que la Constitución Nacional le acuerda a todos los habitantes del país”.

 

Por Ana De Salvo

Fuente: eldiario.com.uy

Anuncios