Un grupo de unos 40 neonazis irrumpió este viernes en una concentración sindical del Primero de Mayo en la ciudad alemana de Weimar (este del país), para asaltar a continuación su tribuna, arrebatar el micrófono al orador y provocar un tumulto en que al menos 15 personas resultaron heridas.

El ataque se produjo mientras se dirigía a los presentes el diputado socialdemócrata en el Bundestag (Parlamento federal), Carsten Schneider, sobre el que los radicales se lanzaron gritando proclamas ultraderechistas.

Fuentes policiales informaron de que se practicaron 29 detenciones, mientras que el propio Schneider describió a los neonazis como “altamente agresivos”, a través de su cuenta en twitter.

Los incidentes ocurrieron sobre las 09:00 GMT, hora en que estaba prevista la intervención del diputado, así como las de otros políticos del partido La Izquierda y representantes de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB).

La jornada del Primero de Mayo está considera de alta conflictividad en Alemania, por confluir en ella tanto las tradicionales concentraciones de la DGB, como otras de la izquierda radical y también de neonazis.

En Berlín, menos de 50 seguidores del ultraderechista Partido Nacional Democrático (NPD) acudieron a la manifestación convocada en un barrio apartado del este de la capital alemana, donde asimismo se habían concentrado centenares de jóvenes de izquierda dispuestos a salirles al paso.

La asimismo habitual concentración izquierdista de la víspera, en la llamada Noche de Wallpurgis, discurrió pacíficamente, con apenas algún incidente aislado y en medio de un gran despliegue policial, en previsión de altercados como los registrados en años anteriores.

La atención policial se centra asimismo en la marcha del Primero de Mayo Revolucionario por el distrito multiétnico berlinés de Kreuzberg, que desde los años 80 suele desembocar en incidentes violentos ya entrada la noche, aunque en los últimos años de carácter menor. (I)

 

Fuente: eluniverso.com

Anuncios