La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) intentó espiar al grupo industrial Siemens con ayuda de la inteligencia alemana, reportó el diario Bild am Sonntag, en otro hecho potencialmente embarazoso para la canciller alemana Angela Merkel.

Las acusaciones de que la agencia de inteligencia alemana BND ayudó a la NSA a espiar a funcionarios y firmas europeas han generado tensión en la coalición gobernante de Alemania, que se compone de los conservadores de Merkel y de los socialdemócratas de centroizquierda.

El escándalo también ha afectado la popularidad de Merkel, que entre sus funciones tiene estar a cargo del servicio de inteligencia nacional.

El espionaje y las escuchas telefónicas por parte de las agencias estatales es un tema delicado en Alemania debido a que los nazis y la Stasi -la policía secreta de la ex Alemania Oriental- abusaron de los derechos a la privacidad en el pasado.

En su reporte el domingo, Bild am Sonntag dijo que al NSA solicitó a funcionarios de la BND que espíen a la compañía de defensa y aviación europea Airbus y a Siemens.

La NSA justificó su pedido argumentando que Siemens tenía una sociedad contractual con una agencia de inteligencia rusa, y que la compañía con sede en Munich le había provisto de tecnología en comunicaciones dentro de ese contexto, reportó el periódico.

En un comunicado enviado a Reuters, un portavoz de Siemens rechazó las acusaciones de la NSA sobre esa conexión con Rusia.

Bild am Sonntag agregó que aún no queda claro si la BND aceptó la petición de la NSA. La agencia alemana no estuvo disponible de inmediato el domingo para hacer comentarios sobre el tema.

 

El ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, y su Partido Social Demócrata (SPD) han sostenido que la lista de “seleccionadores” -que incluye direcciones IP, términos de búsqueda y nombres que la BND había estado rastreando para la NSA- debería darse a conocer públicamente.

Estos son ampliamente considerados esenciales para establecer si la BND incurrió en una falta al ayudar a la NSA, algo que según los partidos de la oposición equivale a traición.

Hasta ahora Merkel ha descartado esto, sosteniendo que debe ser acordado con Estados Unidos. La canciller ha defendido la cooperación con agencias estadounidenses para combatir el terrorismo internacional y ha referido que respondería a preguntas ante un comité parlamentario alemán.

Un aliado cercano a Merkel, el ministro del Interior Thomas de Maiziere, ha recibido pedidos de renuncia causa del tema, aunque niega haber mentido al parlamento sobre la cooperación de la BND con la NSA.

(Reporte de Michael Nienaber y Harro Ten Wolde; traducido por María Cecilia Mora, editado en español por Hernán García)

 

 

Fuente: lta.reuters.com

Anuncios