Javier Marcos es de León, tiene 31 años, estudió ingeniería informática y trabaja desde hace tres años en el equipo de seguridad de Facebook. Es el encargado de prevenir cualquier incidente y detectar cualquier amenaza que pueda afectar a la red social de Zuckerberg. Lo hace desde el epicentro de la revolución tecnológica, Silicon Valley. ¿Cómo llegó hasta allí? ¿Es tarea fácil para un español? ¿Se topó con muchos prejuicios?

Ya no está allí de vacaciones. Cuando el español Javier Marcos, experto en seguridad informatica, emigró a Silicon Valley, pensaba que iba a pasar allí dos o tres años. Creyó que en algún momento volvería a casa, “pero llega un punto en que tienes que dejar de pensar eso para poder disfrutar tu vida y disfrutarla en el sitio en el que estás trabajando y viviendo”. De momento, no va a ser fácil que nuestro país recupere este cerebro fugado.

No es el único ni será el último español que haga las maletas y aterrice en el famoso Valle. De hecho, Marcos anima a los compatriotas que quieran probar la experiencia a que destierren sus temores y lo intenten: “Un par de amigos se han liado la manta a la cabeza y se han venido. Nada es imposible. Si tú haces el trabajo bien va a haber sitio para ti”.

Javier trabaja en Facebook. Forma parte del equipo encargado de atajar cualquier amenaza a la seguridad para que todo en la red social funcione sin incidentes. Antes trabajó en la sección de eCrime, combatiendo a los ciberdelincuentes que tratan, entre otras cosas, de robar tus datos personales.También lo hizo como hacker ético en IBM.

Lo cierto es que no le ha ido nada mal. Por eso hemos querido preguntarle cómo llega un español en Silicon Valley, cómo es la vida allí y qué se siente al trabajar en un gigante de la tecnología como Facebook.

¿Es sencillo entrar en una empresa tan grande como Facebook?

El proceso para entrar en Facebook es bastante largo y se aseguran de que eres el candidato idóneo para la posición. Entrar no es que sea fácil o difícil, pero te exigen un ‘background’ técnico bastante alto, que seas curioso, flexibilidad a la hora de implicarte y adaptarte a proyectos totalmente diferentes. También buscan a gente que encaje con el equipo y que no perjudique el buen funcionamiento del mismo. Después necesitas suerte y estar en el momento adecuado.

A mí me hicieron diez entrevistas. Después de eso conoces prácticamente a toda la gente con la que vas a trabajar, así que desde que entras te sientes bien, aunque una de las primeras sensaciones que tienes cuando entras es la de preguntarte: ¡¿por qué narices me han contratado a mi si todos son unos ‘cracks’?! Te sientes afortunado y eso da ganas de trabajar y de seguir haciendo cosas.

¿Ser español facilita o complica entrar en una gran tecnológica?

Ser español es igual que ser sueco. La única barrera que hay es la del idioma y los visados. De hecho, los españoles tienen buena fama por ser gente que trabaja mucho, aunque en España no les traten bien. La verdad es que aquí se premia a ese tipo de personas que hacen bien su trabajo, que son eficientes y sobresalen. Si lo haces bien y ves que te valoran, seguirás queriendo hacerlo bien.

¿Qué imagen se tiene allí de España como país?

Casi todo el mundo sabe que ahora mismo no está funcionando demasiado bien, que hay crisis, mucho paro, mucha gente que se está yendo… Y eso se ve como una oportunidad por aquí, porque hay una falta de ingenieros y de trabajadores en general bastante grande. Hay mucho trabajo y pocas personas cualificadas para hacerlo.

¿Conoces a otros españoles en Sillicon Valley? ¿Cuál es su perfil?

Sí conozco a unos cuantos. Hay bastante gente española por aquí. En Facebook, y concretamente en el equipo de seguridad, hay varias personas. Y también en otras empresas como Google, Twitter, Salesforce… Aunque lo cierto es que aquí no vas a tener problema de encontrar a gente de cualquier lado. Los españoles se reúnen algún domingo cerca de la Bahía y hacen paella. Aunque yo aún no he podido ir a ninguno de los encuentros, en muchas ocasiones te gusta juntarte con tu gente, echas de menos hablar castellano…

Respecto al perfil, hay de todo. También hay españoles con cargos de responsabilidad, como el caso de Javier Oliván, uno de los vicepresidentes de Facebook.

¿Crees que hay muchas diferencias entre desempeñar tu trabajo en España y hacerlo en Silicon Valley?

Sí, bastantes. Creo que la mayor diferencia sería la valoración. Por hacer el mismo trabajo te valoran y te pagan bastante mejor que en España. Además, una de las cosas que se ven aquí es que la gente que desempeña cargos de responsabilidad es porque se lo ha ganado. En España, muchas veces, la gente que desempeña esos cargos han llegado a ellos a través de amigos o por enchufe. Aquí, quien está por encima de ti tiene bastante claro el camino por el que tienes que ir y puede darte consejos para que lo hagas bien.

En lo que respecta al emprendimiento y las ‘startups’, ¿qué medidas que se han tomado allí podríamos copiar en España?

Sobre todo habría que facilitar los trámites para que a la gente le resulte más fácil montar algo. Para empezar, si en España quieres crear una empresa la burocracia es brutal y necesitas tener 3.000 euros congelados en una cuenta como capital social porque es lo que te exige el papeleo. Es una locura. Aquí solo necesitas un papel y un dinero mínimo. Después, el tema de los impuestos también es desorbitado. En España ahora mismo lo único que se hace es machacar a los autónomos.

La legislación también hace mucho. Si la persona que toma las decisiones no tiene ni idea de temas tecnológicos, ni tiene asesores cualificados y con visión real sobre la industria, obviamente las decisiones que tome no serán las más acertadas. Si estamos ahora mismo haciendo leyes que bloquean el mundo de las nuevas tecnologías, obviamente España se va a alejar cada vez más de la industria tecnológica en Europa.

Por otro lado, en España existe la idea de que si no pasas muchas horas en la oficina es que no trabajas. Desde que estoy fuera siempre me han dado la posibilidad de trabajar desde casa y he llegado a pasar tres semanas haciéndolo y mi rendimiento no ha bajado.

¿Y hay algo que se haga mejor en España que allí?

La mejor cualidad de la gente que trabaja en España es su capacidad para seguir adelante y que hasta que no encuentran una solución no paran. Eso se valora mucho fuera.

¿Ni siquiera has pensado en empezar un proyecto propio o poner en práctica en España lo que estás aprendiendo en Silicon Valley?

Lo intenté. Estuve montando un proyecto con un amigo en España, pero las trabas que teníamos por impuestos y complicaciones burocráticas se llevaron mucho de nuestro tiempo. Si uno vive en un país y otro en otro, no puedes estar pendiente de hacer papeleos, la cosa tiene que ser más dinámica. No voy a decir que no funcionó por ello, pero fue un obstáculo. La economía española tampoco funciona demasiado bien, así que si quieres montar un proyecto es un poco arriesgado.

Por Lucía El Asri

Fuente: eldiario.es

Anuncios