Washington, 11 May (Notimex).- El exempleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Jeffrey Sterling, fue sentenciado hoy a 42 meses de prisión por haber filtrado al diario The New York Times informes de una operación de espionaje de Estados Unidos contra Irán.

Sterling, un abogado afroamericano de 47 años, filtró al veterano periodista James Risen los detalles de la llamada Operación Merlín, que fue diseñada por las agencias de inteligencia de Estados Unidos para frustrar el programa nuclear iraní.

Un jurado encontró a Sterling culpable de pasar información clasificada sin autorización y de obstruir la impartición de la justicia.

La Operación Merlín, descrita en el libro de Risen “State of War”, involucró acciones encubiertas del gobierno del entonces presidente William Clinton para proveer a Irán de un plan de ingeniería defectuoso a Irán, a fin de retrasar su programa nuclear.

Aunque los fiscales estadunidenses pidieron una sentencia de 20 años de prisión para Sterling, la jueza de la Corte Distrital, Leonie Brinkema, le impuso tres años y cuatro meses de prisión.

Los abogados del exagente de la CIA argumentaron que Sterling debía beneficiarse de una sentencia reducida similar a la que obtuvo el general retirado David Petraeus, el exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el excomandante de Estados Unidos en Irak.

Petraeus fue sentenciado el pasado 23 de abril a dos años de libertad bajo palabra y obligado a pagar una multa de 100 mil dólares por filtrar información clasificada a su biógrafa y amante.

Abogados y activistas han acusado al presidente Barack Obama de lanzar una ofensiva legal sin precedentes contra funcionarios que filtran información a periodistas.

Un grupo de exdelatores pidió este mes a Obama impulsar una nueva legislación para tratar a los soplones o denunciantes de abusos en el gobierno como estadunidenses patriotas y no como traidores.

El exanalista militar Daniel Ellsberg, quien filtró los célebres “Papeles del Pentágono” a The New York Times y otros periódicos en 1971, y la abogada Jesselyn Radack, que representa a siete informantes, hicieron la petición junto a exfuncionarios que develaron secretos de la CIA o de la NSA.

“Si el presidente Barack Obama quiere poner fin a las filtraciones, debe terminar con la clasificación excesiva (de material oficial) y promulgar reformas a la protección de soplones y tratarlos como patriotas, como lo reconoció cuando era candidato”, dijo Radack.

Ellsberg fue el primer estadounidense acusado bajo la Ley de Espionaje por filtrar información a la prensa.

Otros dos fueron acusados antes de la administración Obama y 10 durante el gobierno actual, incluido Edward Snowden, quien reveló los programas de vigilancia de la NSA, así como Chelsea Manning, quien entregó miles de páginas confidenciales a WikiLeaks.

 

Fuente: rotativo.com.mx

Anuncios