La presidente de Argentina parece tener cierta fijación con España, especialmente con su ministro de Economía

La presidenta de Argentina parece tener cierta fijación con España en general y con Luis de Guindos en particular. Cristina Fernández, que en el 2012 se refirió al ministro, al ver su foto en un periódico, como «ese pelao» (calvo) que le «trajo unos recuerdos que casi me amargan el desayuno… Me quedé con la tostada atragantada», volvió ahora a mencionarle como «un tal Guindos» que «por suerte, no se parece en nada a Kicillof», el ministro de Economía argentino

La ocurrencia, en cadena nacional, emisión que obliga a todas las emisoras de radio y de televisión a suspender su programación para dar paso a la intervención de la Jefa del Estado, se produjo hace un par de días, cuando ésta advertía que los aumentos de salario en España serán de 1,6 por ciento frente a los de Argentina donde los sindicalistas exigen subidas de hasta del 35 por ciento.

«El otro día leí una entrevista en «El País» al ministro de Economía, al par de Axel Kicillof, un tal Guindos en España», arrancó CFK, siglas por las que se conoce a la viuda de Néstor Kirchner. A renglón seguido, hizo un leve pausa, le tocó el brazo a Kicillof, sentado a su izquierda y añadió, «no, no es como Guindos, por suerte». La cosa no quedó ahí y la presidenta de Argentina, en tono de burla, mientras se llevaba las manos al escote observó: «Es que yo tampoco soy como… Bueno, dejémoslo ahí porque estoy diciendo cosas que no son convenientes».

Dicho esto, ahondó en unas declaraciones de Luis de Guindos donde el ministro anunciaba que las subidas hasta «el 2018 iban a ser de 1,6 por ciento. ¿Escucharon? –invocó a la audiencia- , ¿Escucharon de vuelta? Repito, ¿Viste Hugo Yaski? (sindicalista), 1,6 por ciento de aumento», reiteró la presidenta para zanjar «es que cuando uno escucha determinadas cosas se dice, en qué mundo viven», en alusión a las demandas de los trabajadores.

Las declaraciones de Cristina Fernández no pasaron desapercibidas. De inmediato, se alzaron las voces que le recordaron que España lleva siete meses consecutivos con inflación negativa mientras Argentina, según las mediciones del Congreso, el año pasado tuvo un alza del 40 por ciento y en lo que va de éste la media de la inflación es del 29 por ciento, según un informe de la consultora Economía y Regiones.

Las menciones a España, habitualmente en sentido peyorativo, no son nuevas, como tampoco lo fue ésta de Guindos. En la campaña de las últimas elecciones presidenciales, en las que Fernández fue reelecta con el 54 por ciento de los votos, la presidenta recurrió, en uno de sus spots, a banderas de España, que estaba en plena crisis, y de la Unión Europea como el ejemplo a no seguir. También el escándalo de Bárcenas le dio posteriormente letra, «miren lo que pasa en España y lo ocultan», proclamó escandalizada. El último caso que tiene a Rodrigo Rato en la diana de la corrupción le sirvió en bandeja a la presidenta esta parrafada, «me enteré de que el ex titular del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, el ex ministro de José María Aznar, está preso por lavado de dinero… Preso por lavado de dinero .. los que venían a acusarnos de corrupción», ironizó.

Por Carmen de Carlos

Fuente: abc.es

Anuncios