El monto representa una ínfima parte de los u$s2.000 millones robados a la petrolera; el actual presidente de la empresa confía en que se podrán recuperar unos u$s425 millones

22-barusco

El ex gerente de Petrobras Pedro Barusco, preso por el gigantesco escándalo en la estatal y quien se acogió a un acuerdo de delación premiada para reducir su pena, devolvió unos u$s51,4 millones a la petrolera, según informó ayer la Procuraduría.

En un acto celebrado en Brasilia, el procurador general de la República, Rodrigo Janot, señaló que el dinero desviado ya fue recuperado y está en una cuenta de la Justicia Federal en la ciudad de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná y donde se adelanta el proceso judicial del caso.

“Los resultados son visibles porque el trabajo está siendo impersonalmente conducido. No se busca el blanco de una u otra persona. Lo que se busca es el esclarecimiento de los hechos”, apuntó Janot.

El dinero, detalló Janot, será transferido a las arcas de la estatal y corresponde al 80% del total al que Barusco se comprometió a devolver como parte de las condiciones impuestas por la Justicia para aceptar su delación.

El otro 20% será retenido por la Justicia para un eventual resarcimiento a terceros perjudicados por las corruptelas en la petrolera.

Con los acuerdos de delación premiada de varios de los acusados, algunos ya condenados, la estatal puede recuperar unos u$s186,7 millones del dinero desviado, que afectó las arcas y el balance de la petrolera en 2014.

No obstante, el presidente de Petrobras, Aldemir Bendine, quien estuvo presente en el acto simbólico de devolución del dinero, confía en la recuperación de unos u$s425,9 millones con otra cantidad similar bloqueada por la Justicia que se sumaría a la de la delación premiada.

En un comunicado, la estatal celebró la recuperación del dinero devuelto por Barusco, que “estaba en cuentas secretas en Suiza” y que hasta ahora eleva a u$s67,1 millones la cantidad recuperada por la Justicia.

Los desvíos en Petrobras, que la estatal calcula que pudieron costarle unos u$s2.000 millones, comenzaron a ser investigados hace poco más de un año y ya condujeron a prisión a cinco ex directores de la empresa y a una veintena de ejecutivos de importantes constructoras del país.

Según la fiscalía, las constructoras pagaban sobornos a cambio de ser favorecidas en las licitaciones de Petrobras y esos recursos eran distribuidos entre los partidos políticos que apoyaban la red.

La máxima corte del país investiga a unos cincuenta políticos por su supuesta implicación en el caso, la mayoría del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Otros treinta acusados

El lunes, la Policía Federal brasileña anunció que presentó cargos contra treinta personas más, entre ellos tres ex diputados, por el caso de corrupción en la petrolera brasileña.

Los acusados están presos desde el pasado abril en el marco de la undécima fase de la operación policial y son sospechosos de delitos como corrupción, fraude en licitaciones, lavado de dinero y pertenencia a organización criminal, según un comunicado de la policía.

Entre los arrestados en abril figuran los ex diputados André Vargas, que era correligionario del ex presidente Lula, y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en el PT; Pedro Correa, del oficialista Partido Progresista (PP) y Luiz Argolo, del opositor Solidaridad (SD).

Algunos de los detenidos –como Barusco– aceptaron acuerdos de colaboración con la Justicia a cambio de una futura reducción de pena, entre ellos el cambista Alberto Youssef y el ex director de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa, que ya fueron condenados.

Los corruptos confesos denunciaron a medio centenar de políticos que habrían permitido las ilegalidades, entre ellos los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renan Calheiros.

En una declaración ante una comisión de parlamentarios que investiga el caso Petrobras, Youssef afirmó que cree que la presidencia de Brasil tenía conocimiento de la corrupción, aunque negó tener pruebas que sustenten sus sospechas.

Cuestionan el rol de Lula y Dilma

El cambista Alberto Youssef, uno de los personajes clave de la red que desvió millonarias sumas de Petrobras, reiteró que, en su opinión, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, estaban al tanto de los fraudes.

“A mi entender ellos tenían conocimiento de lo que sucedía”, dijo Youssef ante una comisión parlamentaria que investiga los desmanes en la petrolera estatal.

El empresario está preso desde marzo de 2014. Tras el arresto, firmó un acuerdo de colaboración mediante el cual da detalles de los fraudes a cambio de beneficios en la pena. El mes pasado fue condenado a nueve años y dos meses de cárcel por el delito de lavado de dinero, en uno de los varios procesos en su contra.

Youssef basa su parecer en el hecho de que otro de los apuntados como cabecillas de la red ilícita, el ex director de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa, siempre decía, según él, que “necesitaba del aval del Planalto (Presidencia)” para autorizar cualquier transferencia de dinero desviado.

Consultado sobre si cree que había una coordinación entre el gobierno y la red ilegal, respondió: “No digo que había una coordinación. Pero creo que ellos (Rousseff y Lula) tenían conocimiento, a mi entender, de lo que sucedió”.

Además de la presidenta y su antecesor, Youssef dijo que estaban al tanto de los fraudes, entre otros, los ex ministros Antonio Palocci, de Hacienda durante el gobierno de Lula y del Gabinete Civil en el de Rousseff; José Dirceu, mano derecha de Lula y preso por el escándalo de corrupción que sacudió su gobierno; e Ideli Salvatti, de la Secretaría de Derechos Humanos.

 

Fuente: diariobae.com

Anuncios