Lo afirmó en InfobaeTV la socióloga Laura Etcharren. Aseguró que los grandes grupos de poder encontraron en los barras “una rentabilidad”. Dijo que “hoy el fútbol es rehén” y que “todo pasa por el dinero”

La socióloga Laura Etcharren visitó los estudios de InfobaeTV para referirse al escándalo ocurrido en el estadio de Boca Juniors en medio del superclásico y aseguró que hoy en la Argentina hay connivencia entre ciertos grupos de poder y los barrabravas como la hay entre los políticos y el narcotráfico. “La violencia se ha convertido en un negocio en la Argentina”, dijo la experta.

“Por una u otra razón ha sido así. Hay mucho dinero. Tanto en el narcotráfico como en el fútbol. La verdadera génesis tiene que ver con el circuito de dinero, con el lavado de dinero”, agregó Etcharren, quien dijo que los barrabravas son mafias.
“Los barrabravas quedaron cuando nuestros abuelos iban a la cancha. Y tampoco eran barrabravas, eran hinchadas más efusivas que otras. Hoy hablamos de mafias que son mafias bravas y que tienen que ver con un grado de descomposición social que se ha venido dando en la Argentina paulatinamente desde mediados de los 70 hasta la actualidad con un fuerte paso o quiebre del tejido social a una perforación del tejido social, y el fútbol no está exento de este tipo de cosas”, sostuvo.
“Lo que sucedió en el clásico River-Boca demuestra la complejidad y la anomia que existe en el país, porque son cosas que hay que contemplar. Lo que no hay en la Argentina es prevención, y la falta de ella es lo que hace que lleguemos a esto. No pueden fallar los cacheos, ni la seguridad privada ni la seguridad que les corresponden a los gobiernos, ya sea desde la Policía Federal o desde la Metropolitana, y no es posible que cada gobierno se pase la pelota y diga que no es su responsabilidad. Son los gobiernos los encargados de salvaguardar a la sociedad”, criticó.
Denunció complicidad con estas organizaciones y que, sin esa connivencia entre los grupos de poder y los barras, su crecimiento no hubiera sido posible. “Todas estas organizaciones que tienen en un punto un tinte delictivo y en algunas ocasiones criminal, no podrían haberse desarrollado y crecido de manera exponencial si no fuese por la connivencia de los grandes grupos de poder. Los grandes grupos de poder encontraron en estas mafias un negocio, una rentabilidad. Es como el narcotráfico en relación a los grandes grupos del poder político y económico. Esos pactos que se dan y que es imposible de romperlos”, afirmó.

Señaló que “el fútbol quedó como rehén” y que hoy “ya no es tan importante”. “Ahora son más importantes las mafias. No es tan importante el poder político, ahora es más importante el poder del narco. En estos pactos, en estas cadenas de acuerdos y de traiciones, todo se va degenerando y todo se va degradando. Razón por la cual, cuando uno pacta con estas mafias, los riesgos son los que se ven todos los días y los que vimos anoche, porque son actos bárbaros en una sociedad supuestamente civilizada”, dijo.

“Y de civilizados no tenemos nada por una bajada de línea negadora que ya cae en una patología como esta de decir que ayer no hubo escándalos y de que la seguridad fue impecable, como lo decía esta mañana el secretario de Seguridad, Sergio Berni. Ahora, que para él una seguridad impecable sea una seguridad atravesada por fallas, creo que todos entendemos que es otra cosa”, criticó.
Fuente: infobae.com
Anuncios