En uno de los ciberataques “más perturbadores” que hayan sido detectados, piratas informáticos con sede en China intentaron apoderarse de los datos de 4 millones de empleados de las agencias federales de Estados Unidos.

De las investigaciones surge además que la operación podría constituir un plan más amplio para la recopilación sistemática de “material precioso” para posibles chantajes y extorsiones a ciudadanos, al tiempo que confirmó que pudieron ser robados algunos “mínimos detalles personales”.

Según los investigadores citados por The New York Times, el mega-ataque de hackers logró entrar en los sistemas de oficina para la gestión del personal las agencias federales estadounidenses. Esa información permite la creación de “listas” que contienen datos e información reveladoras.

La inteligencia estadounidense ha informado a los miembros del Congreso en consultas recientes y confidenciales, que los hackers con toda probabilidad “apuntaban a tener en sus manos la información sobre los contactos, amigos y familiares de los diplomáticos estadounidenses en todo el mundo, los funcionarios la Casa Blanca y otras agencias gubernamentales, tales como expertos en cuestiones nucleares o personal que participa en las negociaciones comerciales, ya que muchos de ellos, por razones de seguridad, están obligados a proporcionar información sobre los contactos en el extranjero”.

Ese “botín” es de valor inestimable, si realmente hubiese sido pirateado por los hackers en Pekín, según los expertos consultados por el periódico.

 

Fuente: elpais.com.uy

Anuncios