El periódico Védomosti ha informado de que Vladímir Putin se ha convertido en el primer líder extranjero con el que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, comentó los resultados del referéndum. Además, añade el periódico, los líderes de ambos países conversaron acerca de “ciertas cuestiones relacionadas con el futuro desarrollo de la cooperación entre Rusia y Grecia”.

Según declara en un artículo del periódico el experto del Centro Carnegie de Moscú Alexander Báunov, Tsipras necesita ir armado a la cumbre del Eurogrupo, como mínimo para poder decir que “Putin está dispuesto a invertir durante un año en Grecia una suma concreta de dinero”, porque es evidente que una parte de los europeos hablará entre dientes con el primer ministro griego.

Por otro lado, Tsipras necesita el dinero “inmediatamente, para cualquier proyecto y bajo cualquier condición”, por lo que está muy interesado en que las sanciones y lascontrasanciones sobre alimentos se debiliten. No obstante, no cabe esperar que la UE pueda estar interesada en Putin como negociador con Grecia: “Generalmente esto ha tenido lugar con países con los que la UE no tiene absolutamente ningún contacto directo, como Irán o Corea del Norte”.

La llamada de Tsipras a Putin es un claro intento de ejercer presión sobre los políticos europeos, según aclara en una entrevista para el periódico el director del Centro Internacional de Defensa y Seguridad, Matthew Bryza: “Putin, sin duda, intenta aprovecharse de los actuales problemas financieros de Grecia. Pero la propia debilidad financiera de Rusia contendrá en gran medida su capacidad de ofrecer una ayuda significativa a Atenas”.

Pero incluso si Moscú ofrece a Grecia una asistencia financiera de emergencia, esto apenas ayudará a Atenas a ganar tiempo para mantener a flote su sistema bancario y firmar acuerdos con los acreedores, sentencia el experto.

Gran movimiento en Eurasia

La Organización de Cooperación de Shangái, un bloque regional de carácter político, económico y de seguridad integrado por Rusia, China, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán creado en 1996. Del 8 al 10 de julio celebra su cumbre en la ciudad de Ufá, capital de la república rusa de Bashkiria. Cuenta con cinco observadores, Afganistán, Irán, Mongolia, la India y Pakistán.

El periódico Expert publica varios artículos en la víspera de las cumbres de los BRICS y la Organización de Cooperación de Shangái (OSC)  que se celebran del 8 al 10 de julio en Ufá. Citando al periódico Financial Times,Expert informa de que en la actualidad Occidente presta una especial atención a la OSC.

Según señala Expert, durante la última década esta organización se ha convertido en una de las más potentes a nivel económico y político.

Y aunque esto no figura en sus estatutos, Washington cree que uno de sus objetivos principales es que Rusia y China expulsen a los EE UU de Asia, añade el periódico.

“Tanto nosotros como los rusos nos encontramos bajo la constante presión de los EE UU. Mientras sigan siendo hegemónicos, nuestras relaciones seguirán desarrollándose en este ámbito”, opina Yan Xuetong, decano del Instituto de Relaciones Internacionales Modernas en la Universidad de Tsinghua de Pekín.

El reciente giro de Rusia hacia el este y el impetuoso refuerzo del mayor número posible de vínculos con Pekín no sólo otorga una mayor importancia a la OCS, sino que la convierte en una organización de nivel global, subraya Expert.

Además, gracias a la asociación con la República Popular de China, Rusia intenta consolidar su estatus de gran potencia. El periódico recuerda que hace dos meses, durante el último encuentro entre Vladímir Putin y Xi Jinping, ambos líderes acordaron buscar puntos de encuentro entre la Unión Económica Euroasiática y la nueva Ruta de la Seda.

La OCS, formada por países que participan en ambos proyectos, es una plataforma muy cómoda para alcanzar estos objetivos. Los líderes de la OCS se reunirán en Ufá para organizar el nuevo impulso para el avance: se planea conseguir esto gracias a la admisión de India y Pakistán y, con el tiempo, no se descarta que Irán se sume a la organización una vez retiradas las sanciones, especula el periódico Expert.

Por su parte, la cumbre de BRICS tendrá lugar en la misma ciudad el 8 y 9 de julio. El grupo integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica pondrá en funcionamiento el Nuevo Banco de Desarrollo, que será una alternativa al Banco Mundial. Rusia ostenta la presidencia del grupo desde abril y pretende impulsar el acercamiento político entre los países miembro

Por Daria Liubínsaya

Fuente: es.rbth.com

Anuncios