El Gobierno de Estados Unidos obligó a Google a darle los correos de un colaborador de WikiLeaks y a no informar de ello al afectado.

Después de que WikiLeaks publicó los documentos confidenciales sobre la actuación del ejército de Estados Unidos en Irak, el Gobierno estadounidense puso en marcha una investigación. Como parte de estos trabajos, ahora se ha sabido que el Ejecutivo norteamericano obligó a Google a proporcionarle los correos personales de Jacob Appelbaum, un investigador y periodista que colaboraba con WikiLeaks, según una exclusiva de The Intercept.

En enero de 2011, el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó al buscador los registros del correo electrónico que contenían las direcciones con las que se había comunicado Appelbaum entre noviembre de 2009 y principios de 2011. Asimismo, querían la información sobre las direcciones IP de las computadoras con las que el investigador había accedido a Gmail.

Los de Mountain View se negaron a entregar estos datos porque consideraban que podría atentar contra la Primera Enmienda de la constitución estadounidense (que protege la libertad de expresión) y afectaba a la libertad de prensa. Además, quisieron informar a Appelbaum de que el Gobierno le estaba investigando para que pudiera preparar su defensa legal, pero las autoridades se lo impidieron.

Google recurrió la orden del Departamento de Justicia en dos ocasiones, pero en ambas fueron rechazadas por los jueces y se vio obligado a entregar a las autoridades los datos privados de Appelbaum.

 

Fuente: es.ccm.net

Anuncios