América Latina carece de instrumentos y voluntad política para hacer frente al ciberespionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU, dijo experto a Sputnik Nóvosti como reacción a revelaciones de Julian Assange en la prensa chilena.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, dijo al portal El Mostrador que el 98% de las comunicaciones de América Latina son interceptadas por la NSA al pasar por Estados Unidos hacia el resto del mundo.

“Es evidente que existe una interceptación de mensajes y de las rutinas de navegación que tenemos como usuarios de las redes, pero con las políticas actuales América Latina no puede hacerle frente. Más allá de que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, manifestara sus quejas (tras ser espiada por la NSA), no ha prosperado una regulación específica”, sostuvo Martín Becerra, profesor argentino de la Universidad Nacional de Quilmes y coautor del libro Wiki Media Leaks.

“Más allá de que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, manifestara sus quejas en 2013 (tras ser espiada por la NSA), no ha prosperado una regulación específica”, agregó.

Cabe recordar que hace dos años Wikileaks reveló que la NSA interceptaba las conversaciones telefónicas de la presidenta de Brasil, quien a raíz del escándalo suspendió una visita de Estado ya programada a Washington.

Necesidad de infraestructura

Para Becerra sería necesario disponer de una infraestructura que permitiese que “los servidores pudieran estar en América Latina y no solo en Estados Unidos con redes que dependen unicamente de proveedores estadounidenses”.

“Tendría que haber regulaciones locales que exijan a los intermediarios de la red niveles de control de auditoría pública de sus algoritmos y de sus criterios de selección y búsqueda de información”, agregó Becerra en diálogo con Sputnik Nóvosti.

En opinión del analista de seguridad y defensa Jesús M. Pérez, si bien cualquier cifra sobre el porcentaje de las comunicaciones mundiales monitorizadas por Estados Unidos “es siempre especulativa”, lo que sí es una realidad es que “las compañías de comunicaciones más importantes que poseen la infraestructura física sobre la que funciona internet son estadounidenses”.

Los cables pasan por EEUU

“Muchos de los cables físicos que conectan el continente americano con Europa pasan por Estados Unidos. Esa es una de las razones que llevó a la presidenta brasileña a impulsar el año pasado el trazado de una línea de comunicaciones que conecte Brasil con Europa vía las islas Canarias” entre otros lugares, aclaró.

De hecho, el ministro de comunicaciones de Brasil, Ricardo Berzoini, anunció hace unos días que Brasil contará con una conexión directa con Europa que le permitirá un rápido acceso a Puntos de Intercambio de Tráfico (IXP) en las ciudades de Frankfurt, Ámsterdam, Londres y París.

Gracias a la instalación de un cable submarino que conectará a la ciudad brasileña de Fortaleza con Portugal, este proyecto evita el espionaje en las comunicaciones por parte de Estados Unidos.

Redes sociales

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, también destacó en dicha entrevista el papel de los gigantes de Internet, como Google y Facebook, en asistir a la NSA en su programa de recolección de datos en la red.

En ese sentido, Jesús M. Pérez considera que al tratarse de empresas que ofrecen servicios gratuitos al usuario, “su verdadero negocio está en la publicidad contextual” y, por tanto, tienen un enorme interés en identificar gustos y preferencias de sus usuarios, “además de obtener la mayor cantidad de datos personales para segmentar mejor la publicidad”.

“No es casual que la mayoría de ellas insistan en pedir el número de teléfono móvil con la excusa de ofrecer un servicio para recuperar la contraseña”, explicó Pérez a Sputnik Nóvosti.

Por ello, una de las recomendaciones que propone este experto para hacer un uso inteligente de las redes sociales es separar los usos personales de los profesionales y públicos, manteniendo perfiles de usuarios separados y limitando la información real que se aporta.

Fuente: sputniknews.com

Anuncios