Los piratas cibernéticos se están dirigiendo hacia los negocios locales en su empeño por robar información de tarjetas de crédito, afectando a empresas pequeñas con tanta frecuencia como a los gigantes del menudeo.

Veamos el caso de Eataly, operador de más de dos docenas de elegantes patios de comida en Estados Unidos, Italia, Japón y otros países. La compañía reveló el mes pasado que habían sido violados los sistemas de su tienda en el distrito Flatiron de Manhattan. Los piratas instalaron software maligno en el sistema de procesamiento de pagos, que les permitió robar información de tarjetas de crédito de los clientes durante varios meses de este año.

Eataly precisó que esta violación solo había afectado a los clientes de su operación en Flatiron, que cuenta con siete restaurantes italianos y vende chocolate italiano importado a 46 dólares el medio kilo, entre otras mercancías. Pero la compañía señaló que la violación había causado daños.

“La perturbación de nuestro negocio, la medida de costos y gastos imprevistos, así como la desagradable frustración y las preocupaciones causadas a nuestros clientes han sido significativas”, señaló Eataly en una declaración.

La violación en Eataly refleja una tendencia que los asesores de seguridad y los funcionarios de cumplimiento han visto desde hace años. Empeñados en robar información de tarjetas de crédito, los piratas van en pos de pequeños minoristas y restaurantes así como de las grandes cadenas nacionales, como Target y Home Depot.

Los negocios pequeños, que tienden a tener sistemas de defensa menos avanzados, son más vulnerables a los piratas informáticos que tratan de explotar los puntos débiles en los sistemas de punto de venta usados para procesar los pagos con tarjeta de crédito.

Un motivo de frustración para las autoridades que investigan estos casos es que muchos ataques contra compañías pequeñas se quedan sin ser denunciados,pues siendo empresas que no cotizan en bolsa están sujetas a menos requisitos de divulgación.

Aun así, la mitad de los 675 negocios pequeños sondeados por la Asociación Nacional de Negocios Pequeños reportaron haber sido víctimas de piratas informáticos el año pasado. Esto es un aumento respecto del 44 por ciento que reportó en 2013. Y de las empresas que informaron haber sido pirateadas el año pasado, 68 por ciento dijo que la violación había ocurrido por lo menos en dos ocasiones.

Muchos negocios pequeños tratan de infundirse seguridad pensando que son inmunes a ataques porque son demasiado pequeños para llamar la atención, advierten los asesores de seguridad.

Ari Baranoff, agente especial encargado con la división de investigaciones delictivas del Servicio Secreto, aseguró que la mayoría de los piratas que van en busca de tiendas minoristas, tanto grandes como pequeñas, son “ciberdelincuentes de habla rusa” que no residen en Estados Unidos.

Baranoff observó que el Servicio Secreto, que supervisa la investigación de muchos ataques en puntos de venta, ha encontrado que algunos delincuentes prueban los programas malignos en negocios pequeños antes de instalarlos en las compañías grandes.

 

Fuente: globalmedia.mx

Anuncios