Hace cinco años, un inédito hecho sacudió el mundo, por primera vez se filtraban a través de la red de redes un gran número de informes secretos del gobierno de los Estados Unidos que ponían en evidencia la doble moral del Imperio en su política exterior fundamentalmente en el periodo de mandato de George W. Bush.

Las plataformas de aquellas revelaciones inusuales fueron el diario británico “The Guardian”, así como el estadounidense “New York Times” y el alemán “Der Spiegel”.

Estos prestigiosos medios de comunicación tuvieron como fuente a “Wikileaks”, tomado del inglés leak, «fuga», «goteo», «filtración [de información]») y que es una organización mediática internacional sin ánimo de lucro, que publica a través de su sitio web informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia de interés público.

En aquella oportunidad fueron 91 000 los documentos secretos revelados relacionados con el ejército estadounidense acerca de la guerra de Afganistán y que reflejan las acciones llevadas a cabo, entre ellas ejecución de asesinatos selectivos, daños colaterales a civiles durante operaciones y brutalidades realizadas por soldados norteamericanos.

También se supo del uso de armas mortales teledirigidas desde una base en Nevada en el propio territorio de Estados Unidos para fulminar a los objetivos, la cantidad de bajas civiles, muchas de ellas a consecuencia de los ataques aéreos y del espionaje llevada a cabo por todos los confines del planeta.

Hoy se conoce la persona que entregó la fuente documental el soldado estadounidense Bradley Marning quien tras conocerse su identidad fue hecho prisionero y luego condenado a 35 años de cárcel.

Las motivaciones que tuvo Marning para llevar a cabo ese acto se pierden en cortinas de humo y más se conoce sobre su decisión de convertirse en el cambio de género por lo cual ahora se llama Chelsea.

Sea la causa que fuese, la humanidad tendrá que agradecerle a ese soldado (a) y al periodista australiano Julian Assange creador de a WikiLeaks que en la actualidad se conozca de las truculencias de la Casa Blanca, el Pentagóno y la CIA por los caminos del mundo.

 

Por Jorge Navarro Torres / Radio Camagüey

Anuncios