El grupo guerrillero denuncia persecución contra familiares de los delegados de paz. Éstos son investigados por presuntos vínculos con el narcotráfico y lavado de dinero

La guerrilla comunista de las FARC denunció este sábado una supuesta “campaña sistemática” para estigmatizar a familiares de algunos de sus delegados de paz, que nunca se han involucrado en el conflicto armado colombiano.
“Continuar la persecución contra familiares de combatientes que nunca han tenido participación alguna en este conflicto se articula con la matriz mediática que pretende mostrarnos ante el mundo como un grupo criminal“, dijo a la prensa Marco León Calarcá, un delegado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en las negociaciones de paz con el gobierno colombiano en La Habana.
 
Calarcá no precisó quiénes eran los afectados ni los hechos cuestionados, pero una fuente de la guerrilla explicó a la agencia de noticias AFP que se trataba de familiares de Pablo Catatumbo y Ricardo Téllez, ambos delegados de las FARC en los diálogos de paz, investigados por sospechas de que manejaban dineros de la organización.
“Sorprende que (…) algunos medios de comunicación emprendan una campaña sistemática sustentada en documentos presuntamente filtrados por la Fiscalía, sin fundamento de hecho o probatorio alguno, pero que afecta la dignidad de las personas y los derechos fundamentales”, afirmó Calarcá.
El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso el jueves sanciones económicas a cuatro colombianos que viven en Suiza, a los que acusa de narcotráfico y lavado de dinero de las FARC, pero esta guerrilla niega estar involucrada en estas actividades.
Medios colombianos dijeron que la Fiscalía había investigado a algunos de estos sospechosos y detectó dineros de las FARC en Costa Rica, donde serían manejados por parientes de Catatumbo.
“El dinero, según las indagaciones que adelanta la Fiscalía, se cuenta por decenas de millones de dólares y ha sido invertido en finca raíz y en empresas pesqueras“, indicó el diario colombiano El Tiempo.
Agregó que en 2008 fue ubicada en Costa Rica una caja fuerte con 480.000 dólares “que serían del llamado ‘canciller de las FARC’, Rodrigo Granda” (nombre de guerra de Ricardo Téllez).
El gobierno y las FARC cerrarán este domingo el 40º ciclo de pláticas de paz e iniciarán un receso de 11 días.
Las negociaciones de La Habana, iniciadas en 2012, buscan acabar un conflicto que ha dejado 220.000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.
La delegación del gobierno no formuló declaraciones a la prensa a su llegada al Palacio de Convenciones de La Habana, sede de los diálogos.
Fuente: infobae.com
Anuncios