Representantes del gobierno sueco y ecuatoriano se reunieron por primera vez en Estocolmo este lunes, con el objetivo de llegar a un acuerdo. Del lado ecuatoriano acudió el subsecretario para América del Norte y Europa, Fernando Yépez Lasso, y del sueco, la secretaria de Estado Ann Linde, brazo derecho del ministro de Interior.

“Esperamos tener un acuerdo pronto (…) Esperamos lograrlo antes de Navidad”, dijo a la AFP la responsable sueca de las negociaciones, Cecilia Riddselius.

Riddselius destacó que el acuerdo no solo está restringido al caso de Assange. “Este es un acuerdo general sobre cooperación judicial en casos de crímenes que permitiría que las autoridades de los dos países se ayuden”, agregó.

Las autoridades ecuatorianas no han ofrecido por el momento detalles del encuentro.

Ecuador exige que para que los investigadores suecos puedan interrogar a Assange, antes se implemente un acuerdo entre ambos países.

En marzo la fiscalía sueca ofreció a Ecuador acudir a Londres para interrogar a Assange, que está refugiado desde 2012 en la sede diplomática, cediendo desde su postura inicial de que el acusado compareciera en Suecia.

Assange, de 44 años, de nacionalidad australiana, se libró ya a mediados de agosto de las acusaciones de agresión sexual de una demandante sueca que pesaban en su contra por prescripción del plazo legal.

El delito de agresión sexual, supuestamente ocurrido hace cinco años, prescribió al no haberse presentado acusaciones formales en su contra.

No obstante, Assange todavía enfrenta una denuncia por violación, que no prescribirá hasta agosto de 2020. El australiano defiende su inocencia, afirmando que las relaciones sexuales fueron consentidas.

Asimismo, rechaza viajar a Suecia para declarar por miedo a ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser condenado a muerte por las revelaciones de WikiLeaks, especialmente en las relacionadas con cables diplomáticos que evidenciaron el manejo de Washington sobre varios temas y le valieron críticas por parte de sus socios en el mundo.

Respecto al acuerdo que se deberá lograr, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño había explicado a mediados de junio que el convenio tendrá que guiarse en función de la legislación ecuatoriana, de los convenios internacionales, de la decisión del gobierno del Ecuador de haber concedido asilo diplomático a Julian Assange “y, por supuesto, en función de los intereses legales superiores que tenemos que proteger que son el debido proceso, los derechos humanos de Julian Assange, el derecho a la defensa, a acceder a la documentación que existe”, entre otros.

 

Fuente: eltiempo.com.ec

Anuncios