Los jóvenes han decidido entrar en acción y ayudar a miles de refugiados sin hogar

La semana pasada se conocía la historia del refugiado sirio que vendía bolígrafos con su hija en brazos por las calles. La imagen ha dado la vuelta al mundo gracias a un joven islandés que publicó la desgarradora fotografía en Twitter y decidió abrir una cuenta para recaudar fondos. La web Indiegogo, creada especialmente para recibir donativos que permitan a este padre soltero con dos pequeños a cargo dejar la calle, ha recibido millones de visitas y, gracias al crowdfunding solidario, ha recaudado más de 168 mil dólares en 4 días.

Pero la cadena de favores que parece haber iniciado la gente sin más poder que el de la ayuda no termina aquí. Jóvenes alemanes han comenzado a ceder habitaciones a los inmigrantes sin papeles. La idea surgió a partir de una pareja que debía dejar el sitio en el que vivían por un año y decidió pedir la colaboración económica a sus amigos para dejar la habitación pagada a un inmigrante de Mali. Refugees Welcome, la web creada por estos jóvenes para unir a refugiados demandantes de asilo y personas que ofrecen un sitio donde acogerlos, ha puesto en marcha una iniciativa solidaria que ya ha brindado asilo a 122 personas.

 

Fuente: blastingnews.com

Anuncios