El capítulo de propiedad intelectual del Tratado Trans Pacífico da a sus países miembro el poder de detener información de orden público.

WikiLeaks ha publicado el capítulo de propiedad intelectual del Tratado Trans Pacífico (TPP), el controversial acuerdo entre 12 países que fue firmado este lunes pasado.

El Tratado TransPacífico fue negociado en secreto y sus detalles aún no se han publicado. Pero los críticos, incluyendo los demócratas aspirantes a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Bernie Sanders, sindicatos y activistas de la privacidad se han alineado para atacar lo que han visto de él. Las últimas revelaciones de WikiLeaks probablemente no serán tranquilizadoras.

Un capítulo parece dar a los países signatarios (denominados “partes”) mayor poder para retener información que pueda conocer el público. El Tratado daría a los países signatarios la posibilidad de reducir los procedimientos legales si el robo de información fuese “perjudicial para los intereses económicos de una parte, las relaciones internacionales o de defensa o seguridad nacional”, en otras palabras: en caso de que un juicio pudiera causar la diseminación de información.

Una nota del redactor dice que todavía se aplicarían las leyes individuales de cada país participante sobre la denuncia de irregularidades.

El texto del capítulo de propiedad intelectual confirma advertencias de que este acuerdo supone una grave amenaza a la libertad global de expresión y el acceso básico a cosas con la medicina y la información, dijo Evan Greer (Director de Campaña del grupo activista de Internet “Fight For The Future” (Lucha por el Futuro)). Pero la parte triste es que nadie debería sorprenderse por esto. Debería haber sido obvio para cualquiera que observara el proceso que se daría más acceso a los burócratas de los gobiernos y a compañías monopólicas que a oficiales electos y periodistas, ése sería el resultado.

Entre las disposiciones del capítulo (que pueden o no ser la versión más reciente) son reglas que dicen que cada país en el acuerdo tiene la autoridad para obligar a toda persona acusada de violar la ley de propiedad intelectual para proporcionar “información pertinente […] que el infractor o presunto infractor posee o controla “conforme a lo dispuesto en las propias leyes de ese país.

Las normas también establecen que todos los países tienen la autoridad para dar de inmediato el nombre y dirección de cualquier importador de mercancías retenidas a quien posee la propiedad intelectual.

Esa información puede ser muy amplia, también: “Dicha información puede incluir información relativa a cualquier persona involucrada en cualquier aspecto de la infracción o presunta infracción”, continúa el documento, “y en relación con los medios de producción o de los canales de distribución de la infracción (o presunto infractor de bienes o servicios), incluyendo la identificación de terceras personas acusadas de participar en la producción y distribución de dichos bienes o servicios y de sus canales de distribución “.

TPP se enfrenta ahora a un camino difícil en el Congreso donde los opositores del presidente Obama del ala derecha argumentan que el acuerdo no hace lo suficiente para los negocios mientras que los opositores de la izquierda argumentan que hace demasiado.

Obama se ha comprometido a hacer público el TPP, pero sólo después de que la legislación se haya aprobado.

Michael Wessel fue uno de los asesores que fue pedido por el gobierno de Estados Unidos para revisar lo que luego dijo eran partes lamentablemente inadecuadas del documento. Wessel dijo que el empuje del TPP no hace nada por los estadounidenses. “Se trata de aumentar la capacidad de las corporaciones globales para producir donde quieran al menor costo”, dijo.

“No se trata de mejorar o promover la producción en los Estados Unidos”, dijo Wessel. “No estamos haciendo cumplir los acuerdos comerciales de hoy en día de manera adecuada. Mira China y Corea. Ahora no sólo estamos expandiendo el comercio a un conjunto mucho mayor de países bajo un nuevo conjunto de reglas que aún no se han probado, pero nos estamos preparando para expandir eso a muchos más países. Sería más fácil de aceptar si estuviéramos haciendo cumplir las reglas de hoy en día”.

Wessel dijo que en última instancia, los países que actualmente se benefician de una mayor externalización de puestos de trabajo por parte de empresas estadounidenses no es probable que sus salarios suban por encima de un cierto nivel. “Si nos fijamos en otros países, México y la India y otros – que ha habido un aumento de la clase media, pero ha habido también un estancamiento para aquellos que estamos esperando para entrar en la clase media”, dijo Wessel. “Las empresas están recorriendo el mundo buscando países donde puedan llegar a producir más barato.”

 

Eso, dijo, se traduce en presión a la baja constante de los salarios estadounidenses. “Las empresas no invierten aquí en la forma en que nos gustaría; están haciendo recompras de acciones y dividendos más altos “, Wessel continuó. “Están dando un soporte a la clase media pero no están creando puestos de trabajo.”

 

Por Sam Thielman

Traducción y adaptación: Luciano Salellas

Fuente: theguardian.com

Enlace original: http://www.theguardian.com/business/2015/oct/09/wikileaks-releases-tpp-intellectual-property-rights-chapter

Anuncios