El departamento de Estado de Estados Unidos informó hoy de que ha obtenido una nueva cadena de correos electrónicos correspondientes a la etapa de Hillary Clinton como secretaria de Estado que la precandidata presidencial no había facilitado previamente.

Clinton ha repetido en varias ocasiones que entregó todos los e-mails correspondientes a su etapa al frente de la diplomacia estadounidense (2009-2013) para que se analizasen en la investigación en curso, pero sin embargo no entregó la remesa que hoy ha anunciado el departamento de Estado.

Se trata de una cadena de correos electrónicos intercambiados con el que por entonces era comandante del Comando Central de EE.UU., el general David Petraeus, durante sus primeras semanas como secretaria de Estado, en enero y febrero de 2009.

Fue el departamento de Defensa el que halló la cadena de correos y la transmitió al departamento de Estado, que es el que lleva a cabo la investigación por el uso que Clinton hizo de su cuenta de correo electrónico personal para asuntos oficiales.

De acuerdo con el portavoz del departamento de Estado, John Kirby, se trata de una decena de e-mails que abordan, principalmente, “asuntos personales”.

Este año, Clinton se vio envuelta en una polémica cuando se preparaba para lanzar su carrera presidencial, al revelarse que había utilizado su cuenta de correo electrónico privada para asuntos de interés nacional mientras era secretaria de Estado.

Ante esta situación, la oposición republicana exigió que se hicieran públicas aquellas comunicaciones que Clinton mantuvo desde su cuenta privada y que podrían atañer a la seguridad del país.

Atendiendo a las reclamaciones de los republicanos y a los de la propia Clinton, que insistió en que se publicaran para despejar cualquier tipo de duda, en mayo pasado el departamento de Estado desclasificó cerca de 300 correos, en su mayoría relativos al atentado contra locales del Consulado de EE.UU. en Bengasi, en Libia.

Esos correos electrónicos ya habían sido revisados por el Comité de la Cámara de Representantes que investigaba el atentado del 11 de septiembre de 2012 en el que falleció Chris Stevens, embajador de EE.UU. en Libia, y otros tres ciudadanos estadounidenses.

Asimismo, en julio también se publicaron otras 3.000 páginas pertenecientes a unos 1.900 correos de la exsecretaria de Estado y el 31 de agosto se publicaron 7.000 nuevas páginas de sus correos electrónicos, entre los que destaca uno enviado al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Fuente: larazon.es

Anuncios