Washington, 1 dic (PL) Las autoridades estadounidenses arrestaron en 2015 a 56 sospechosos de tener vínculos con el Estado Islámico (EI), la mayor cantidad en un año desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, reveló un estudio publicado hoy.

La investigación, realizada por especialistas de la Universidad George Washington de esta capital, mostró que la inmensa mayoría de los detenidos son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes, lo que enfatiza que la mayor amenaza proviene del interior del país y no de los extranjeros que ingresan a territorio norteamericano.

Según la pesquisa, las personas involucradas en su mayoría son más jóvenes que otras capturadas años antes, los reclutadores priorizan a quienes se convierten al islamismo, y además se observa una creciente participación de las mujeres.

La cantidad y diversidad de los detenidos subraya el creciente desafío del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y otras agencias de seguridad que intentan identificar, monitorear y apresar a los sospechosos en un momento en que el EI incrementó significativamente sus acciones proselitistas a través de las redes sociales, destaca hoy el diario The New York Times.

La diversidad de los individuos captados es significativa, porque son, desde militantes islámicos activos, hasta muchachas adolescentes, delincuentes o estudiantes universitarios, señaló Lorenzo Vidino, uno de los responsables de la investigación

Incluso antes de los recientes ataques terroristas en París el 13 de noviembre pasado, al menos tres docenas de personas en Estados Unidos, sospechosas de tener vínculos con el EI, estaban bajo una intensa vigilancia electrónica y física, dijeron funcionarios estadounidenses al Times.

John P. Carlin, fiscal general asistente para seguridad nacional señaló recientemente que 80 por ciento de los arrestados en el país en los últimos meses eran menores de 30 años y 40 por ciento estaban por debajo de los 21.

Estados Unidos y sus aliados llevan a cabo una campaña aérea contra objetivos del EI en Iraq desde el 8 de agosto de 2014, operaciones que se extendieron a Siria en septiembre de ese año, contra la voluntad del Gobierno de Damasco.

Este grupo extremista amenazó en las últimas semanas en varias ocasiones con llevar a cabo acciones violentas en las naciones que intervienen en la coalición internacional liderada por Washington.

 

Fuente: prensa-latina.cu

Anuncios