Telegram, el serivio de mensajería instantáneo que obtuvo bastante mala publicidad recientemente debido al uso que hacían de él miembros del ISIS, ha recibido un duro golpe recientemente.

Esta vez en relación a temas de seguridad, algo que puede preocupar a muchos usuarios, más teniendo en cuenta que Telegram es conocida por tener mucho cuidado con asuntos sobre la privacidad del contenido de lo que comparten o dicen sus usuarios. Telegram presume en muchos casos de su soporte para las comunicaciones encriptadas, junto con un mecanismo de autodestrucción de los mensajes privados. Los números más recientes de esta red apuntan a cerca de sesenta millones de usuarios. Después de toda la mala publicidad que ha recibido recientemente de los medios, desde The Grugp han analizado la seguridad operacional de Telegram y han descubierto que es extremadamente débil, por no decir del todo negligente. De acuerdo con un especialista de OpSec, la app de Telegram en Android sube sin el consentimiento del usuario su lista de contactos a sus servidores. Puesto que cada cuenta está unida a un teléfono móvil, esto permite a Telegram crear un mapa de todos los usuarios. Si a esto le añadimos el hecho de que Telegram también almacena metadatos sobre otro tipo de comunicaciones que provee, si el servicio se viera comprometido alguna podría destapar una gran cantidad de información personal sobre los usuarios y sus comunicaciones.

Puesto que Telegram es una empresa rusa y muchos aún recuerdan lo que sucedió con el CEO de VK el año pasado, cuando se vio obligado a abandonar el país después de que unos accionistas compraran una parte demasiado grande de su negocio, los usuarios deberían llevar bastante cuidado en lo relacionado con la seguridad de sus datos guardados en Telegram.

Desde que las revelaciones de Edward Snowden desvelaron que la NSA había espiado en secreto varios servicios de comunicación en los Estados Unidos, y guardaba gran cantidad de metadatos, los usuarios que no esperen un trato similar por parte de las agencias de inteligencia rusas pecarían en este caso de muy ingenuos.

La encriptación hecha en casa no es de fiar, según los expertos

El análisis hecho por The Grugq de Telegram no termina ahí, pues parece también que el chat encriptado del servicio no está activo por defecto. Por lo tanto, los usuarios se pueden dejar engañar por la publicidad de la app y probablemente tengan sus chats abiertos por completo. The Grugq apunta que los usuarios deben de tomar ciertos pasos especiales, antes de comenzar a usar un “chat secreto”, algo que va en contra totalmente de lo que promueve la app con tanta agresividad sobre ser un medio seguro de comunicación.

Desde luego, parece que los problemas no dejan de amontonarse para Telegram, que es posible que se vea afectada por estas acusaciones, así como por las noticias que lo han relacionado con el terrorismo de Oriente Medio.

 

Por Laura López

Fuente: portalhoy.com

Anuncios