El ciberterrorismo, la amenaza que se hizo fuerte en 2015 Información General_20151213212918

El temor a que los Estados utilicen en el futuro armas cibernéticas en conflictos con otros y paralicen infraestructuras clave ha sido uno de los temas candentes en este 2015 que se va. Tras los atentados de París, surge además el temor al ciberterrorismo.

En Reino Unido, el ministro de Finanzas, George Osborne, hizo sonar la alarma: El autodenominado Estado Islámico ya ha usado Internet para la propaganda y planificación, alertó. Todavía no está en posición “de matar gente mediante un ataque cibernético contra nuestras infraestructuras“, matizó. “Pero sabemos que quieren hacerlo y que se esfuerzan por conseguirlo“.

Los británicos decidieron bombear 1.900 millones de libras extra (unos 2.700 millones de euros o 2.900 millones de dólares) en un plazo de cinco años para la lucha contra las amenazas informáticas.

Osborne no ahorró palabras para poner en alerta a sus ciudadanos. “El punto de partida debe ser que toda empresa británica es un objetivo, que toda red británica será atacada“.

Estamos en el comienzo de la era del ciberterrorismo“, afirma también el experto en seguridad tecnológica ruso Eugene Kaspersky. Y la infraestructura crítica no está bien protegida. “Muchos sistemas con los que funcionan las instalaciones tienen defectos de seguridad escandalosos y están conectadas a Internet. Peor aún: los puntos débiles son ampliamente conocidos“.

Kaspersky espera que tras los atentados de París y con las nuevas amenazas los servicios secretos de diferentes países se unan contra la amenaza común desde el ciberespacio. “Los chicos muy malos están organizados, saben cómo moverse en la red y al parecer tienen soporte técnico las 24 horas”.

Sólo se los puede combatir con intercambio de información y actuación coordinada. “Todavía no están preparados, pero eso cambiará“, opina.

Hasta el momento lo que se ha producido es una carrera por armarse con herramientas digitales. “Es una lucha por el dominio como antes se hizo en tierra, agua o en el aire“, afirma Dave DeWalt, jefe de la firma de seguridad electrónica FireEye, que investiga ataques a empresas estadounidenses y otras instituciones. “En la carrera cibernética cada país intenta conseguir la ventaja“. Porque quien controle Internet tiene la llave para todo los demás.

Ya hoy las batallas geopolíticas también se dan en la red. “Si Estados Unidos decreta sanciones contra Rusia, los bancos estadounidenses y los comerciantes son atacados de inmediato por hackers rusos“, explica DeWalt.

Y en el futuro los ciberataques podrían convertirse en una forma de represalia en el mundo real. Este estadounidense cree que habrá más episodios como el robo masivo de datos a Sony Pictures, hechos que podrían acabar con una empresa.

En el mundo físico hemos creado organizaciones como Naciones Unidas“, añade. “En el ciberespacio no tenemos tratados de paz y nadie quiere abandonar la ventaja que pueda tener“.

 

Fuente: eldia.com

Anuncios