El Comité de Inteligencia y Seguridad del Reino Unido alerta de leyes de Investigatory Powers Bill.

El Comité de Inteligencia y Seguridad del Reino Unido advierte que las nuevas leyes del Investigatory Powers Bill habilitan a las agencias de Inteligencia a recoger datos de los usuarios sin su permiso.

Bajo estas leyes a los servicios británicos de seguridad se les ha dado luz verde para recabar decenas de miles de datos personales de los usuarios en línea sin la correspondiente autorización ministerial, según ha informado este martes el rotativo británico The Telegraph.

Asimismo el citado Comité ha solicitado que, para recoger información en distintas categorías, a los servicios de seguridad se les debe prohibir la recopilación de datos y, en el caso de hacerlo, han de pedir permiso.

“Teniendo en cuenta los temas en cuestión, y el número de las personas supervisadas, el Comité no considera que tales consideraciones prácticas sean suficientes para anular las preocupaciones de la privacidad”, ha destacado.

Además, con las referidas autorizaciones, los servicios de Inteligencia podrán recolectar los detalles de las fuentes de las noticias sin contar con autorización judicial alguna. También las aludidas leyes recién aprobadas les permiten reunir datos relacionados con parlamentarios sin consultar para ello con el primer ministro.

El Investigatory Powers Bill es la mayor revisión de las leyes relativas a la vigilancia durante los últimos 15 años. Está diseñado para reunir todas las reglas que rigen la forma en la que deben actuar las agencias de espionaje y la Policía. Actualmente, el sistema se compone de unas leyes bastante confusas y complejas.

En noviembre de 2015 el Reino Unido anunció unos planes para aumentar su poder de vigilancia sobre los internautas so pretexto de combatir el terrorismo internacional y el crimen organizado.

Pese a que el Gobierno británico se vio forzado a abandonar su polémico plan, el proyecto fue llevado a trámite, por lo que ahora tendrá que pasar por una comisión parlamentaria que evaluará detenidamente su contenido. Dicha comisión podrá proponer correcciones antes de que el proyecto sea debatido por el Parlamento.

Meses antes un portavoz del Gobierno de Londres admitió que las agencias de espionaje del Reino Unido violan desde hace años los derechos humanos al escuchar las conversaciones privadas entre abogados y sus clientes.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios