Estados Unidos decidió usar por primera vez la guerra cibernética contra el grupo yihadista Estado Islámico.
El objetivo de la nueva campaña, reveló hoy el diario New York Times, es detener la capacidad del Califato de difundir su mensaje, de aterrar y reclutar gente nueva, de hacer circular órdenes de los comandantes, de seguir las operaciones diarias, como pagar a sus combatientes.

En resumen, añadió la misma fuente, la idea es cortar y manipular sus redes de comunicación, creando desconfianza sobre la seguridad de sus circuitos. Hasta ahora el Ciber Comando, el brazo militar de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) creado hace seis años, se había concentrado en gran parte sobre Rusia, China, Irán y Corea del Norte, países desde donde -según sostiene- proviene la mayor parte de los ataques cibernéticos.

Sin embargo, nunca había conducido operaciones contra el Estado Islámico.

“Dejaremos caer ciberbombas, no lo habíamos hecho nunca antes”, dijo recientemente el subsecretario de Defensa estadounidense, Robert O. Work.

Una revisión de lo que debe hacerse contra el Estado Islámico está en la agenda del presidente estadounidense, Barack Obama, cuando este lunes se reúna con los líderes de Gran Bretaña, Italia, Francia y Alemania.

De estos esfuerzos, según el New York Times, la campaña cibernética es lo último. (ANSA).

 

Fuente: ansalatina.com

Anuncios