Ecuador y Suecia firman un acuerdo que facilitará el interrogatorio de Assange

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha denunciado hoy que el  Acuerdo Transatlántico sobre el Comercio y la Inversión, conocido como TTIP, busca “consolidar el neoliberalismo económico y tecnológico”. Su implantación responden a “un nuevo nivel de ambición estratégica” de gobiernos y multinacionales, que ha puesto al nivel de la fundación de la Unión Europea y por encima de la creación de la Organización Mundial de Comercio.

Assange se ha pronunciado así durante su intervención, vía internet desde la Embajada de Ecuador en Londres, en las jornadas Ciudades Democráticas que se celebran esta semana en Madrid. El fundador de Wikileaks ha mantenido una conversación con el concejal delegado de Participación en el Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto.

Durante esa charla, Assange ha recordado que organizaciones como Wikileaks llevan tiempo alertando sobre las consecuencias que tendrán “las tres grandes T”, en referencia al TTIP, al Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TiSA) y al Tratado de Asociación Transpacífico (TTP).

Assange ha afirmado que estos tratados están interconectados, afectarán a dos tercios de la economía mundial y redefinirán el modelo de sociedad. “Las multinacionales quieren tener ventajas injustas, que impidan las nacionalizaciones y que fomenten la privatización de servicios públicos”, ha añadido.

En su opinión, no se trata sólo de acuerdos económicos, sino que tras ellos hay intereses políticos que buscan, por ejemplo, reducir la influencia de China, atrayendo hacia los tratados a países del sudeste asiático. Así, ha definido al TTIP y al resto de tratados como “una OTAN económica”.

Los tres acuerdos forman “un triángulo” que busca “consolidar el neoliberalismo económico y tecnológico”, que impedirá la remunicipalización de servicios, y que permitirá que las grandes corporaciones de EEUU extiendan sus intereses por Europa, ha alertado.

Fragmentar las estructuras de poder

Assange y Soto también han conversado sobre la influencia de Wikileaks en las revoluciones árabes, y en otras revueltas contra el poder que han tenido lugar en distintos países. Assange ha reconocido la influencia de las revelaciones publicadas por su organización, pero ha advertido de que eso no es suficiente.

“Son las élites las que tienen el poder, para desplazar esto, para cambiar una sociedad,  la información no es suficiente, hay convocar a las mayorías”, ha comentado. “Es necesario fragmentar y producir fricción interna en las estructuras de poder, debilitando el tejido de los gobiernos”, ha añadido. Solo así pueden surgir “resistencias” que aprovechen esas circunstancias.

Cuando esas relaciones de poder “se debilitan”, ocurren cosas como la Primavera Árabe. Sin embargo, Assange se ha mostrado pesimista con los resultados, y ha hablado de un “invierno árabe” en el que sólo Túnez ha conseguido mejorar sus condiciones políticas tras las revueltas.

Aún así, ha destacado el papel de Wikileak como impulsor de pequeños cambios. Sus revelaciones han generado “miles de trabajos académicos, pero también procesos en los tribunales que han permitido liberar a personas inocentes”. “Hay miles de ejemplos en un proceso que está operando a gran escala”, ha señalado.

Assange ha agradecido el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, que reclama que se le permita salir libre de la Embajada de Ecuador en Londres, donde lleva refugiado cinco años. Soto ha confiado en que esa liberación se produzca pronto y le ha invitado a visitar la ciudad: “Sigue fuerte, el cambio está llegando a Europa, serás libre, te esperamos en Madrid, no te rindas”.

Por Marcos Pinheiro

Fuente: eldiario.es