La Comisión Europea propuso este martes la implementación masiva de políticas que combatan el lavado de dineroen el marco de las criptomonedas y las tarjetas prepagadas, teniendo como propósito continuar la lucha contra el terrorismo bloqueando su financiamiento. El sistema legal también ayudará a detectar casos de evasión de impuestos y corrupción, como el reciente de la firma Mossack Fonseca y los Panama Papers. Ahora, estos instrumentos financieros -las criptomonedas y las tarjetas prepagadas- serán más difíciles de usar de forma anónima.

Esta institución plantea así su preocupación, tomando medidas de urgencia, por la amenaza latente del terrorismo en Europa tras los ataques realizados en París y Bruselas.

La Unión Europea ha implementado estrictas reglas para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, para prevenir que sistema financiero sea utilizado con estos propósitos. El Cuarto Ordenamiento Anti-Lavado de Dinero (OALD), asumido el 20 de mayo de 2015, impuso altos estándares para asegurar que las instituciones financieras y crediticias estén equipadas para detectar y tomar acciones ante tales riesgos. A través de esta instancia, se requiere de los estados miembros que se divulgue información sobre los beneficiarios empresariales, para asegurar la total transparencia de algunas estructuras financieras.

Las tarjetas prepagadas fueron concebidas originalmente como un servicio beneficioso para personas en situación de pobreza o de vulnerabilidad económica, porque son tarjetas que pueden ser recargadas sin utilizar cheques o créditos, pero sí con efectivo. Por esta razón mantienen el anonimato del usuario, punto negativo de cierta forma porque podría tratarse de un delincuente. Por ejemplo, las autoridades sospechan que los terroristas que efectuaron los ataques de París utilizaron estas tarjetas para comprar armas.

Con la propuesta hecha por la comisión y manifestada en un comunicado oficial, se podría solicitar a los usuarios de estas tarjetas reportar su identidad cuando tengan cargado en la tarjeta prepagada un saldo de 150 euros o más, además de implementar estrictos métodos en el uso de estas tarjetas en Internet.

Otra de las preocupaciones en cuanto al financiamiento del terrorismo, es la sospecha de que estos grupos beligerantes podrían estar utilizando monedas virtuales como Bitcoin. El hecho de que en aún la regulación esté en fases tempranas en Europa consterna aún más a las autoridades; quienes propusieron aplicar la legislación vigente contra el lavado de dinero a las plataformas de monedas digitales para que las personas que las utilizan sean identificables.

Siendo una iniciativa de largo alcance, también incluye la idea de colocar mayor vigilancia sobre los flujos financieros y de transacciones en los que cataloguen como países de alto riesgo por sus actividades ilegales; así como también se pretende proveer a las autoridades de una mayor base de datos y poder para acceder a ella, con la finalidad de detectar transacciones sospechosas que sugieran la existencia de evasión de impuestos, lavado de dinero y creación de empresas offshore.

 

Las propuestas de hoy ayudarán a las autoridades nacionales a rastrear a personas que ocultan sus finanzas con la intención de cometer crímenes como el terrorismo. Los estados integrantes deben estar habilitados para obtener y compartir información vital sobre quién realmente es dueño de compañías o fondos, quién está negociando con monedas digitales y quién está utilizando tarjetas prepagadas. Hacer pública la información sobre quién está detrás de las empresas y fideicomisos también debe ser un fuerte elemento de disuasión para los potenciales evasores de impuestos.

Frans Timmermans

Vice Presidente, Comisión Europea

La comisión creará una lista, que se culminará en 2017, incluyendo los países y regiones que no cumplen los mínimos requerimientos en política de impuestos y podrían ser sancionados en un futuro.

En otro documento didáctico del tipo “Preguntas y Respuestas Frecuentes”, se explica detalladamente varios aspectos de la legislación propuesta. En el ítem “¿Cómo las monedas virtuales pueden financiar el terrorismo y cómo se previene?” se indica:

Los bancos e instituciones financieras son vigiladas por el Cuarto OALD, que requiere el cumplimiento de ciertas reglas, tales como la verificación de identidad de los usuarios y la vigilancia de las transacciones. Inicialmente los operadores de monedas digitales no estaban en la mira del ordenamiento.

Las monedas virtuales están desarrollándose rápidamente y son ejemplo de innovación digital. Sin embargo, al mismo tiempo, existe el riesgo de que las monedas puedan ser usadas por organizaciones terroristas burlando el sistema financiero tradicional y realizar operaciones anónimas.

Comisión Europea

 

A raíz de esto, la comisión propone a las plataformas de comercio y casas de cambio, así como los proveedores de servicios de carteras, entrar bajo vigilancia del Cuarto OALD. Esto con miras a identificar a los usuarios que podrían estar lavando dinero o financiando actividades terroristas.

 

Por Luis Esparragoza

Fuente: criptonoticias.com