Según denunció Wikileaks, el presidente actual de Brasil, Michel Temer, fue informante de la agencia norteamericana. Los cables de 2006 ya daban cuenta de que conspiraba contra la alianza de su partido, el PMBD, con el Partido de los Trabajadores de Lula. Revisa los cables confidenciales por aquí:

Según los cables publicados por Wikileaks, Temer fue informante de la CIA cuando era diputado y presidente del PMBD. En dos ocasiones tuvo contactos con agentes de EE.UU. para entregarles información que el Comando del Sur envió desde São Paulo en 2006 y clasificó como “sensible” y “solo para uso oficial”.

Los cables difundidos en mayo de 2016, dan cuenta de que Temer mantenía constante comunicación con la Embajada de EE.UU. en Brasil cuando Luiz Inácio Lula da Silva estaba en su segundo mandato con el respaldo del mismo partido de Temer, el PMBD.

En ese momento Temer era diputado y presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Según se desprende de los cables, el actual presidente de Brasil se reunió al menos dos ocasiones con funcionarios de la embajada estadunidense en Brasilia para comentar la situación política del país y las futuras alianzas electorales. Un cable fechado el 21 de junio de 2006 identifica al cónsul general de EE.UU. como el interlocutor de Temer en esas reuniones.

Temer analizaba junto a los agentes norteamericanos las alianzas políticas posibles. Acusaba que Lula generaba en la población una “enorme esperanza”. Pese a ser aliado político del PT, criticaba a Lula por su “visión estrecha” y el “acento excesivo en los programas sociales que no promueven el crecimiento o el desarrollo económico”.

También contaba que “algunos dirigentes del PT han robado las finanzas públicas, aunque no para su beneficio personal, sino para ampliar el poder del partido”.

Uno de los cables de la Embajada de EE.UU. concluía que “el problema real es que el PMDB no tiene un marco ideología o la política que podría traer a la tarea de formular y aplicar una agenda política nacional coherente”.

También los norteamericanos decían respecto del partido de su interlocutor que “ha degenerado en una coalición de oportunistas ‘caciques’ regionales que en su mayor parte – y hay son excepciones – que buscan el poder político para su propio bien”.

LA JUGADA DE TEMER

Michel Temer fue como vicepresidente de la candidatura de Dilma Rousseff en 2014 por la alianza entre el Partido de los Trabajadores (PT) y el PMBD. A principios de este año dicho partido comenzó a distanciarse del gobierno de Rousseff y apoyó un juicio de destitución encabezado por quien era presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para tapar sus propios casos de corrupción comprobada con dineros de Petrobras y cuentas millonarias en paraísos fiscales. Cunha era íntimo de Temer y sería destituido de su cargo meses después de comandar el proceso contra la primera presidenta mujer en Brasil.

Una vez destituida Rousseff, Temer formó gobierno con el opositor PSDB y nombró un ministerio de sólo hombres blancos, sin mujeres ni personas de origen afro. Tres de sus ministros debieron renunciar a las pocas semanas de haber asumido por escándalos dec corrupción.

Uno de ellos, según se supo tras divulgarse una conversación telefónica, explicita meses antes del impeachment contra Dilma que la salida para tapar el escándalo de corrupción que salpicaba al PMBD y al PSDB era destituir a la mandataria.

LOS CABLES DE WIKILEAKS POR AQUÍ:

cable 1

cable 2

REPORTAJE EN PROFUNDIDAD DE EL CIUDADANO SOBRE LA CRISIS POLÍTICA EN BRASIL:

Como se fabricó un golpe de Estado en Brasil

El shock en curso en Brasil: La telenovela de la red Globo

 

Por MBR @kalidoscop

Fuente: elciudadano.cl