Category: ARGENTINA


Lo ordenó el juez federal Claudio Bonadio por presunto entorpecimiento en la causa Los Sauces.

El juez federal Claudio Bonadio ordenó hoy la detencion del contador Víctor Manzanares, histórico asesor de la familia Kirchner, en el marco de la causa “Los Sauces“.

Fuentes judiciales indicaron a la agencia de noticias DyN que la orden de arresto se dispuso por la presunción de entorpecimiento, al sospechar que Manzanares colaboró en un desvío de pagos.

“Estoy tranquilo”, dijo a la prensa al salir esposado del estudio contable, ubicado en la calle 9 de Julio 161 de Río Gallegos, donde la Policía Federal realizó el operativo.

La detención se concretó en Santa Cruz y la información se conoció esta tarde en los tribunales porteños, en el primer día de inicio de la feria judicial de invierno.

En la causa de Los Sauces se investiga si la familia Kirchner cometió el delito de lavado de dinero y cobro de coimas a través de alquileres que pagaban empresarios beneficiados por la obra pública, entre ellos Lázaro Báez y Cristóbal López.

Manzanares, así como la ex jefa de Estado y sus hijos, es uno de los procesados en la investigación. En marzo, el contador, y el socio de Máximo Kirchner , Osvaldo Sanfelice, se defendieron ante el juez Bonadio con la misma estrategia de defensa impulsada por el kirchnerismo.

Manzanares ensayó la defensa más técnica por escrito. Detalló las operaciones inmobiliarias y financieras de la firma. Negó que existiera pago de sobornos vinculados a contratos de obras públicas a través de los alquileres y calificó esa acusación como “absurda”. Es más: afirmó que Los Sauces perdió dinero al alquilar sus inmuebles a las empresas de López y Báez.

“No debe olvidarse que estamos en presencia de una sociedad de naturaleza familiar, en la cual las formalidades que de ordinario se aplican en este tipo de personas jurídicas se encuentran minimizadas o atemperadas, habida cuenta de la estrecha relación de confianza que une a sus miembros, más aún en el caso de la familia Kirchner, que no solamente son tres miembros –la madre y sus dos hijos–, sino lo que es más importante aún, no se trata de una familia, como otras –algunas muy conocidas–, con diferencias económicas o reclamos judiciales entre sus integrantes”, sostuvo Manzanares con la asistencia letrada de Carlos Beraldi, abogado también de CFK.

El contador también sostuvo que “con las reglas de interpretación de V.S., cualquier sociedad familiar llegaría a ser sospechosa. A título de ejemplo, basta con reparar el caso del actual Presidente de la Nación, cuyos lazos societarios se extienden a través de toda su familia y se extienden también, como una mancha de aceite, a un selecto y reducido grupo de amigos empresarios”.

 

Fuente perfil.com

La Unidad de Información Financiera resaltó que sus funcionarios y empleados están obligados a guardar secreto de las informaciones recibidas.

La Unidad de Información Financiera (UIF) afirmó este jueves que no puede brindar información sobre el caso que involucra a Gustavo Arribas hasta “agotar el análisis” de la operación sospechada de lavado de dinero, luego de que trascendiera que el organismo no habría informado a la Justicia sobre un alerta recibido desde el exterior por transferencias millonarias a una cuenta del jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

“En función de las estrictas leyes vigentes que rigen la actividad de la UIF, esta institución no informa nunca a terceros fuera de su ámbito si recibió o no información vinculada a un caso, ni si habiéndola recibido inició una tarea de análisis, ni el estado en el que la misma pudiese encontrarse”, subrayó el organismo que dirigen Mariano Federici y María Eugenia Talerico.

En un comunicado, resaltó que “conforme al artículo 22 de la Ley 25.246, los funcionarios y empleados de la UIF están obligados a guardar secreto de las informaciones recibidas en razón de su cargo, al igual que de las tareas de inteligencia desarrolladas en su consecuencia, y que revelar informaciones fuera del ámbito de la UIF se encuentra penado con prisión“.

La Unidad de Información Financiera se expresó de esta forma luego de que una versión periodística señalara que en abril de 2016 había recibido un alerta desde el exterior a causa de transferencias de dinero que uno de los operadores de las coimas de la empresa brasileña Odebrecht envió en 2013 a una cuenta de Arribas.

Desde entonces las autoridades de la UIF no informaron a la Justicia sobre esos giros, que según informó a la Justicia de Brasil el operador paulista Leonardo Meirelles, llegaron a casi 600 mil dólares, en el marco del escándalo de corrupción conocido como “Lava Jato”.

“El artículo 19 de la Ley 25.246 indica, que sólo cuando la UIF hubiese agotado el análisis de una operación reportada y surgieren elementos de convicción suficientes para confirmar su carácter de sospechosa de lavado de activos o de financiación del terrorismo en los términos de la ley, es cuando debe poner los mismos en conocimiento del Ministerio Publico Fiscal a los fines de establecer si corresponde ejercer la acción penal”, sostuvo el organismo.

A la vez, indicó que “por primera vez desde su creación, la institución funciona de manera plenamente autónoma, sin injerencias indebidas por parte del Gobierno, la política, o intereses sectoriales, tal como lo requieren los estándares internacionales y la Ley Argentina”.

“Las prácticas poco profesionales de este organismo en el pasado minaron la confianza de sus fuentes locales e internacionales, elemento central para su correcto funcionamiento, que esta nueva gestión está logrando restituir respetando el apego incondicional a la legalidad”, añadió la unidad antilavado.

 

Fuente: iprofesional.com

 

La diputada nacional dijo que el kirchnerismo busca “soltarle la mano” al empresario, como lo hizo anteriormente con Amado Boudou

(DyN).- La diputada Margarita Stolbizer (GEN) denunció hoy una “estrategia muy clara” del kirchnerismo consistente en “soltarle la mano” al empresario kirchneristaLázaro Báez al igual que se la “soltaron” al ex vicepresidente Amado Boudou, a fin de desligar a la ex mandataria Cristina Kirchner en causas por corrupción.

Sin embargo, la legisladora consideró “imposible desvincular a Cristina Kirchner” de investigaciones de esa naturaleza y, en ese sentido, mencionó la causa Hotesur, por presunto lavado de dinero, o la llamada “ruta de dinero K”, en la que Báez fue citado a declaración indagatoria.

“Por más esfuerzos declamativos que hagan -porque para nosotros la causa central de Hotesur está relacionada con declaraciones juradas que ella misma presentaba y negocios que ella misma manejó incluso después de la muerte de Néstor Kirchner – es imposible desvincular a Cristina Kirchner” de expedientes por presuntos negociados durante su gestión, advirtió.

Los videos comprometedores

Luego de la difusión de los videos en los que se vio a Martín Báez, hijo del empresario santacruceño, contando fajos de dólares y euros en la financiera conocida como La Rosadita, Stolbizer interpretó que el kirchnerismo se unió para apuntar contra Lázaro Báez a fin de “desvincular” a la ex magistrada de causas por corrupción.

“Hay una estrategia del kirchnerismo muy pero muy clara: es soltarle la mano a Báez como en algún momento se la soltaron a Boudou y de decir: ‘arréglense ustedes en la Justicia, no nos lleven puestos a nosotros’ y desvincular sobre todo a Cristina Kirchner”, denunció.

Al respecto, la dirigente aludió a las numerosas causas judiciales que enfrenta el ex vicepresidente, una de las cuales lo investiga como presunto responsable de tráfico de influencias, cuando fue ministro de Economía, con el objetivo de quedarse con la ex imprenta de billetes Ciccone.

 

Fuente: lanacion.com.ar

Por Luis Majul (Columna publicada en Diario La Nación) Esperemos que el alto impacto de la histórica visita del presidente Barak Obama a la Argentina no termine menguando el interés y la indignación de la sociedad por los nuevos escándalos que involucran a Cristóbal López y a Lázaro Báez, y que comprometen a la ex presidenta Cristina Fernández. Hagamos votos para que las últimas noticias no sean aprovechadas por los fiscales y los jueces que ahora sienten la presión de la opinión pública y empiezan a tomar las decisiones que antes postergaban.

 

La impecable investigación de Hugo Alconada Mon para LA NACION sobre la presunta insolvencia fiscal fraudulenta del Grupo Indalo no sólo puso en evidencia la apropiación indebida de más de mil millones de dólares que debían haber ingresado al Estado. También reveló la protección de los organismos públicos que debían controlar a los empresarios amigos del poder. ¿Ha elegido el presidente Mauricio Macri a Cristóbal como el enemigo público número uno para enviar una fuerte señal a todo el mundo de los negocios? Cuando lo entrevisté, el pasado domingo 13, Macri no sólo se mostró indignado por lo que entendió como una grave defraudación. También reveló que había instruido al número uno de la AFIP, Alberto Abad, para que intente recuperar el dinero que el zar del juego, del petróleo y de los medios de comunicación había dejado de pagar en impuestos para invertirlo en medios y otros emprendimientos fallidos. Ahora Abad trabaja para evitar que López le ceda a Fabián de Sousa la empresa de combustibles Oil e Indalo Media, las organizaciones más comprometidas, y que se quede sólo con las rentables. El objetivo del Gobierno es claro: evitar que las unidades de negocios inviables se declaren en quiebra. “El concurso o la quiebra nos hará imposible que Cristóbal devuelva la plata con la que se quedó”, me dijo un alto funcionario de la AFIP. Por eso mismo, le terminaron autorizando el último plan de pagos de una moratoria que viene arrastrando desde hace cuatro años. “Si se lo hubiéramos suspendido, habrían usado nuestra decisión como la excusa perfecta para concursarse o quebrar”, explicó.

En el centro de la cuestión está el meneado artículo 32, que le permitía al en su momento número uno de la AFIP Ricardo Echegaray tomar decisiones discrecionales sobre el monto, plazo e interés de moratorias extraordinarias a firmas y empresarios cercanos al poder. Se calcula que se favoreció a más de 1500 organizaciones por un monto aproximado de 28.000 millones de pesos. De lo que no se habla es de quién tomaba la decisión política de subir o bajar el pulgar. Pero Echegaray y sus principales asesores lo repitieron más de una vez, en privado. “En la mayoría de los casos era una decisión política, personal y sensible y la tomaba la ex presidenta. Pero además no estaba fuera de ninguna ley”, se atajaron. La afirmación dispara otra pregunta obvia, pero no menos inquietante. Si Fernández autorizaba o rechazaba los pedidos más sensibles de las moratorias más ventajosas, ¿también ordenaba la persecución “impositiva” de empresas, medios, periodistas, hombres de negocios, inmobiliarias cuyos empleados se quejaban de la economía?

Las inspecciones y la investigación a los contribuyentes que evaden o eluden el pago de impuestos siempre encuentran la justificación necesaria. En la línea técnica de la AFIP, casi nadie se sorprendió cuando revelamos, el domingo pasado, los datos inéditos de “la ruta aérea del dinero K”. Son los registros oficiales de los vuelos que hicieron 48 horas antes del momento en que Martín Báez y otros se pusieron a contar dólares, euros y pesos en La Rosadita, no sólo el hijo de Lázaro Báez, sino también dos ex altos funcionarios clave en la trama del presunto delito de lavado de dinero: el ex director de la DGI Ángel Rubén Toninelli; su hijo, Federico Toninelli, y el ex director de Vialidad de la provincia de Santa Cruz Jorge López Geraldi. ¿Qué hacían en el mismo avión propiedad de Lázaro Báez que voló desde San Fernando hasta Río Gallegos Ángel Toninelli, el hombre que debía controlar el paso de los impuestos de la constructora Austral y otras empresas, y su hijo, un experto en asesoramiento tributario? ¿Y para qué compartió el viaje López Geraldi con el accionista de la empresa de obra pública a la que más contratos le firmó?

Los asesores de la diputada Elisa Carrió estudian la posibilidad de denunciar a Toninelli y a López Geraldi por el delito de recepción de dádivas, el mismo hecho por el que ya procesaron al ex vicepresidente Amado Boudou y al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. Sin embargo, los que conocen bien a Toninelli lo caracterizan como el ex número dos de la AFIP, pero también hablan de él como el hombre que fue elegido por Néstor Kirchner, primero, y bendecido por su esposa, después, con el objeto de evitar cualquier investigación impositiva o arreglar cualquier desaguisado que los colocara en una posición incómoda. “Un limpiador de hechos sospechosos. Un borrador de huellas de los posibles delitos”, precisó un ex alto sabueso de la AFIP que fue apartado de un área de investigación justo para la época en que ingresó Toninelli y que ahora fue reintegrado por decisión del actual director del organismo, Horacio Castagnola.

No parece una hipótesis descabellada. En octubre de 2009 denuncié en el libro El Dueño que Kirchner había corregido su desprolija declaración jurada de bienes con la complicidad de altos funcionarios de la AFIP. Ellos se tomaron el trabajo de viajar hasta Río Gallegos y concurrir a la oficina de su contador personal, Víctor Manzanares, para compatibilizar las inconsistencias entre la declaración jurada del ex presidente y su socio, Lázaro Báez, entre otros. El juez Sebastián Casanello espera que los registros de esos vuelos le permitan encontrar la llave para abrir la caja de Pandora que explique el lavado de dinero. “El delito precedente. La complicidad del Estado para el crimen que habría cometido Báez”, dijeron fuentes judiciales.

Sin embargo, Margarita Stolbizer cree que el lavado de dinero y la responsabilidad de Cristina, Máximo y Lázaro están sobradamente comprobados en la causa Hotesur, que ahora mismo se encuentra en el limbo. Stolbizer, además, trabaja en un libro. Allí explicará por qué decidió acusar a Cristina Fernández y ofrecerá detalles de una hipótesis inquietante: que Cristina, lejos de cortar por lo sano con los negocios de su marido una vez que murió, los ocultó, los convalidó y los acrecentó, incluso cargando de mayor responsabilidad a su hijo. Si esto, al final, se comprueba, ni la presencia de Obama ni el acuerdo con los houldouts alcanzarán para tapar el impacto de la noticia.

 

Por Luis Majul

Fuente: hipercritico.com

La Nacion / Para la Justicia, hubo lavado de dinero negro proveniente de la venta de medicamentos adulterados o del cobro irregular de reintegros millonarios por esos remedios en la recaudación de fondos para el financiamiento de la campaña de 2007, que llevó a la presidencia a Cristina Kirchner.

Por eso el juez federal Ariel Lijo citó a prestar declaración indagatoria a los recaudadores de la campaña electoral del kirchnerismo Héctor Capaccioli, ex jefe de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) y principal responsable de la campaña del Frente para la Victoria en 2007; Sebastián Gramajo, ex gerente de la Anses, y Hernán Diez, ex director de Lotería Nacional.

Para el juez, ellos sabían que la plata provenía de un delito y la pusieron en circulación para blanquearla.

Además, citó a declarar a los empresarios que comercializaron esos medicamentos. Las declaraciones serán entre el 29 y el 31 de marzo e incluyen a los empresarios Carlos Torres y Néstor Lorenzo, de Multipharma; Soledad Bellone (viuda de Sebastián Forza, víctima del triple crimen de General Rodríguez), de Sanfor Salud SA, y Gabriel Brito, de Global Pharmacy. Todos ellos son investigados además por la mafia de los medicamentos.

A estas empresas se les achaca haber aportado a la campaña 886.000 pesos que no pudieron justificar.

“Era plata que no estaba declarada, que no estaba en el circuito financiero y que estaba fuera de la capacidad de las droguerías y los laboratorios”, dijo el juez. Mediante el aporte de ese dinero “se puso en circulación en el mercado dinero no declarado de origen ilícito, a los fines de disimular la fuente real de los fondos y obtener la apariencia de licitud de ésta”, precisó.

El juez describió así el funcionamiento del sistema: las empresas les entregaban a los responsables de la campaña electoral un cheque con el aporte de fondos y a cambio recibían la factura correspondiente. Antes de presentar el cheque en el banco, les daban el dinero en efectivo para cubrir el importe. Como se trataba de depósitos en efectivo se desconoce su origen y, además, las firmas no pudieron justificar esos movimientos.

Lijo detalló que “a Capaccioli, Gramajo y Diez se les reprocha la recepción y administración de dichos aportes, con el conocimiento de que este dinero provenía de un ilícito. De tal modo, lograron poner dicho dinero en circulación en el mercado otorgándole apariencia posible de un origen lícito”.

Torres y Lorenzo aportaron 376.000 pesos por Multipharma mediante la entrega de cuatro cheques y Solange Bellone puso 200.000 pesos mediante cuatro cheques de la firma Sanfor Salud SA. Brito colocó 310.000 pesos aportados por la firma Global Pharmacy SA.

“No pudieron justificar los depósitos y las tres empresas no contaban con capacidad económica suficiente para hacer frente a los pagos (…) ni depositaron la plata por la ventanilla del banco”, dijo el juez. Y enfatizó: “No había ningún registro contable del movimiento del dinero y hubo cuentas que estaban inactivas que se activaron sólo para estos pagos. El origen del dinero es ilegal”.

“Si fue por la operación de la efedrina o no, eso nunca lo vamos a poder establecer… Yo no tengo establecido que el origen de la plata sea la efedrina, me parece muy difícil que lo hagamos”, explicó.

En esta nota: Cristina Kirchner LA NACION Política ARGENTINA: Para la Justicia, hubo lavado de dinero en la campaña de 2007

 

Fuente: entornointeligente.com

Enlace original: http://www.entornointeligente.com/articulo/8001743/ARGENTINA-Para-la-Justicia-hubo-lavado-de-dinero-en-la-campana-de-2007

Rafecas delimitó la investigación del expediente “Hotesur”, como se lo había ordenado la Cámara Federal, pero acotó el análisis de maniobras de lavado de dinero. Ordenó una pericia sobre los pagos que habría hecho Aerolíneas Argentinas cuando la empresa contrataba el hotel de la ex Presidenta.
El juez federal Daniel Rafecas rechazó hoy investigar el vínculo por posible lavado de dinero entre la ex presidenta Cristina Fernández y el empresario Lázaro Báez en la causa “Hotesur”, al declararse incompetente para analizar ese aspecto del caso, y remitió esa denuncia a otro expediente por asociación ilícita contra la ex mandataria, su extinto esposo y antecesor, Néstor Kirchner, y contratistas afines.

Rafecas delimitó la investigación del expediente “Hotesur”, como se lo había ordenado la Cámara Federal, pero acotó el análisis de maniobras de lavado de dinero.

No obstante, ordenó una pericia sobre los pagos que habría hecho Aerolíneas Argentinas cuando la empresa contrataba el hotel de la ex Presidenta para alojar a sus empleados entre 2007 y 2015.

En la parte resolutiva, Rafecas le ordenó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que envíe la información sobre la sucesión del ex presidente Néstor Kirchner, dispuso un seguimiento de las causas por enriquecimiento ilícito sobre la ex Presidenta y pidió a la Corte Suprema que ordene una pericia contable sobre las contrataciones que hizo Aerolíneas.

Pero aunque la causa puede parecer reactivarse con esta novedad, fuentes judiciales interpretaron que, en realidad, Rafecas “achicó la cancha” del expediente.

Y, en ese marco, se encuadró la decisión de Rafecas se declararse incompetente para analizar algunos hechos denunciados en el expediente, al entender que debían ser investigados por su colega Julián Ercolini, quien tiene en sus manos una causa por asociación ilícita contra el matrimonio Kirchner y los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, impulsada por la diputada Elisa Carrió (CC-ARI).

La causa “Hotesur” nació en noviembre de 2014 con la denuncia de la diputada Margarita Stolbizer (GEN) y estuvo en manos del juez Claudio Bonadio, hasta que fue apartado luego de ordenar una serie de allanamientos en Santa Cruz para recolectar documentación de la empresa presidencial.

El caso recayó en el juez Rafecas y en octubre pasado, antes de las elecciones presidenciales, la Sala I de la Cámara Federal le había encomendado al magistrado que definiera el “objeto procesal” de la causa.
Hoy, en un fallo de un centenar de carillas, Rafecas contestó esa incógnita y precisó que se trata de tres hechos con características distintas, que pasó a detallar.

Primero, “irregularidades en la tramitación del legajo societario de la firma “Hotesur” en la Inspección General de Justicia”. Sobre esto, el juez aludió a constancias de la AFIP “a partir del cual se supo que la firma Hotesur S.A. está inscripta ante la sede Río Gallegos” y a la decisión de la Inspección General de Justicia que le dio más tiempo a la empresa para subsanar irregularidades.

“Habida cuenta de estas últimas relevantes circunstancias, corresponderá, en la parte dispositiva, expedir una nueva vista al Sr. Fiscal para que dé su parecer sobre estas nuevas probanzas y en definitiva, ponga de manifiesto el temperamento a adoptar, desde la perspectiva fiscal, frente a este hecho”, escribió Rafecas.

En segundo lugar, “una presunta trama de vínculos comerciales y mutuos beneficios económicos entre el matrimonio Kirchner y los empresarios Lázaro Báez, Cristóbal López y Juan Carlos Relats, que abarca negocios hoteleros (“Alto Calafate”, “Los Sauces” y otros) y sociedades (“Hotesur”, “Valle Mitre”, “Idea” y otras), conocida como ‘causa Hotesur'”.

Tras citar las palabras de la denunciante Margarita Stolbizer, del ex juez Bonadio y del fiscal Carlos Stornelli para avanzar en esa investigación, Rafecas consideró que la hipótesis aludiría a “un pacto, acuerdo o asociación” entre el matrimonio presidencial y empresarios para compartir ganancias (tras obtener “importantes concesiones y obras públicas” y usando la presunta “falsa contratación” de habitaciones de hotel).

En ese marco, el juez Rafecas aludió a una denuncia anterior que hizo a partir de noviembre de 2008 la diputada Elisa Carrió y otros legisladores para investigar por asociación ilícita a Kirchner y varios funcionarios y empresarios. Como esa causa cayó en manos del juez Ercolini, dijo Rafecas, estas maniobras corresponderían ser derivadas a esa investigación.

“Sostener lo contrario conllevaría inexorablemente a la consagración de dos procesos penales que versan sobre mismos sucesos presuntamente delictivos, supuestamente cometidos por las mismas personas, en favor de los mismos destinatarios, empleando las mismas sociedades, y los mismos establecimientos comerciales, mediante la misma metodología, y al menos parcialmente, durante el mismo período temporal”, dijo Rafecas en su resolución.

Y en tercer lugar, “inconsistencias varias en las declaraciones juradas patrimoniales de Cristina F. de Kirchner correspondientes a los años 2011-2013”.

A criterio de Rafecas, corresponde pedir informes a la AFIP para analizar declaraciones juradas y tramites sucesorios para constar si, efectivamente, hubo inconsistencias.

Sobre el trámite de “Aerolíneas Argentinas”, el magistrado dispuso avanzar en la causa al disponer una pericia contable por parte de los peritos de la Corte Suprema, para determinar cantidad y montos por el alquiler de habitaciones en el hotel “Alto Calafate”, propiedad de la familia Kirchner, pagados por la empresa estatizada durante los años 2007-2015.

 

Fuente: laprensa.com.ar

Pasó de vender jugadores de fútbol a manejar a los espías. Negocios raros y mujer brasileña. Cómo se hizo amigo de Macri.

En su primer día en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas tuvo una reunión de tres horas con Oscar Parrilli, el último jefe de los espías del kirchnerismo. Aquel encuentro fue amable y también participaron Juan Martín Mena, el ex subdirector de la AFI, y su sucesora, Silvia Majdalani. Sólo estuvieron ellos cuatro en la oficina del “Señor 5”, como lo llaman al director general de la Agencia.

Parrilli llevó una carpeta con información sobre el organismo, se la entregó en mano a Arribas y fue lo más parecido a una transición. Pero había que firmar un documento para dejar asentado ese acto. Arribas, escribano de profesión, pidió que se hiciese una salvedad: “Yo firmo el documento, pero necesito que se deje por escrito que presto conformidad para recibir esta carpeta, pero no sobre su contenido”. El motivo principal era que la carpeta era muy grande como para revisarla en ese momento y corroborar todos los datos. Detalles que a un escribano no se le escapan.

Amigos. Gustavo Arribas y Mauricio Macri se conocieron a principios de la década del ’80, cuando el hoy Presidente y su grupo de amigos del colegio Cardenal Newman organizaron una gira de ex alumnos por Estados Unidos para jugar al fútbol. Pablo Clusellas, hoy secretario de Legal y Técnica, conocía a un petiso, bastante morocho, que era su compañero en la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y que jugaba bastante bien. Ese hombre bajo y de tez morena era “El Negro” Arribas.

En esa gira deportiva de jugadores de fútbol amateur, Macri trabó una buena relación con Arribas que mantuvo a lo largo de los años. “El Negro” se recibió y desarrolló su carrera profesional como escribano hasta que a fines de 1995, Macri llegó a la presidencia del club Boca Juniors y lo convocó para revisar y elaborar los contratos en las transferencias de jugadores. Cansado de ver pasar cómo los demás hacían los grandes negocios y él sólo corregía detalles, comenzó a participar de las transferencias y pasó a ser representante de jugadores de fútbol.

“Futebol”. Hace más de 9 años, Arribas se había radicado en Brasil para expandir sus negocios. Desde allí la posibilidad de vender y comprar jugadores argentinos y brasileños desde y hacia Europa eran ilimitadas. Fue así como su fortuna despegó y hoy, con propiedades y sociedades en Brasil y la Argentina y una abultada cuenta en el banco, es uno de los miembros más ricos del Gabinete. Por ejemplo, la última Navidad la pasó con su familia en Chapelco, donde tiene una casa.

En la Argentina estuvo asociado con el empresario Fernando Hidalgo, investigado por la AFIP y la Justicia federal por irregularidades en la compraventa de jugadores de fútbol. Juntos formaron HAZ Sports Agency para intermediar en las transferencia de jugadores. En el entorno de Arribas afirman que esa sociedad ya no funciona desde hace cuatro años y que tampoco es cierta la historia detrás de la sigla que eligieron. Para el mundo deportivo, la sigla HAZ significa Hidalgo, Arribas y Zahavi. Este último es un poderoso representante de jugadores de fútbol israelí que incluso ha intermediado en la compra de clubes de fútbol. Los amigos del nuevo “Señor 5” afirman que Arribas e Hidalgo crearon HAZ con la idea de incluir a Zahavi, pero al final el israelí no se sumó al proyecto. Como el nombre ya estaba registrado, siguieron adelante con el proyecto.

Entre las transacciones más importantes de Arribas están las de Carlos Tévez y Javier Mascherano en el 2005 al Corinthians de Brasil y la de Martín Palermo de Estudiantes a Boca, en 1997. En las últimas semanas, su nombre sonó fuerte cuando se estaba por concretar otro pase del mundo Boca: la venta de Jonathan Calleri al Inter de Milán. En esa operación, Arribas asesoró en los papeles al misterioso club Maldonado de Uruguay –el elegido para el intento de triangulación que terminó alertando a los italianos y frustrando la transferencia–, pero allegados al escribano explican que se alejó de la operatoria unos días antes de asumir en su puesto en la AFI. Calleri finalmente desembarcó en el San Pablo de Brasil.

Ofrecimiento. Arribas vino a Buenos Aires para votar el 22 de noviembre. Esa mañana de las elecciones, luego de sufragar, fue a la quinta Los Abrojos, propiedad de la familia Macri, para jugar un partido de paddle. Las duplas fueron: el relacionista público Hernán Nisenbaum y Macri contra el actor Martín Seefeld y Arribas. El encuentro quedó inmortalizado en una foto que acompaña esta nota y es la primera imagen que se conoce del Presidente junto a su director de Inteligencia. Hasta ese día, Arribas ni siquiera estaba en el radar de los candidatos para hacerse cargo de la AFI. Tres días después, el 25 de noviembre, celebró su cumpleaños y para ese momento ya sospechaba que podría ser convocado para participar del Gobierno de su amigo. Él estimaba que le ofrecerían administrar el programa Fútbol Para Todos, por su trayectoria en el negocio del fútbol, pero cuando Macri lo llamó, quedó sorprendido por el ofrecimiento. Lo pensó, lo habló con su familia y aceptó. Nadie, ni siquiera él se esperaba tener que cargar con el desafío de reconstruir el sistema de Inteligencia, que el kirchnerismo desmanteló. Fue llamativa esta decisión de Macri, quien en casi todos los ministerios nombró a personas con amplia trayectoria en el sector que deberán comandar. En el caso de Arribas es todo lo contrario. Este representante de jugadores conocía de Inteligencia lo que leía por los diarios, pero tiene a favor algo que no tiene ningún espía del país: la confianza del Presidente.

Al ser uno de los organismos más sensibles del Estado y con la penetración kirchnerista que había sufrido, Macri no podía dejar al azar el manejo del espionaje. El otro desafío será reacomodar sus finanzas. De realizar transferencias de futbolistas con comisiones millonarias en dólares, pasará a ganar poco más de 70.000 pesos. Algo se le ocurrirá. A sus amigos ya les contó que aunque renunció al cargo ejecutivo de su empresa en Brasil, seguirá siendo accionista.
Entorno. Arribas no pudo ubicar a mucha gente en cargos clave, al menos en esta etapa. Nicolás Caputo, el empresario amigo de Macri, impulsó la designación de la subdirectora de Inteligencia, Silvia Majdalani, y Daniel Angelici, el presidente de Boca, ubicó a su amigo Sebastián Destéfano como director de Jurídicos y a Juan José Gallea como director de Finanzas, a quien conoce por Darío Richarte, ex subsecretario de Inteligencia de De la Rúa. Arribas en cambio se rodeó de gente de confianza en su círculo más inmediato. Como jefe de Gabinete de asesores está Mariano Herrera, un ex compañero de facultad, y entre sus asesores se destacan su ex esposa y madre de sus dos hijos mayores, Silvia Girón, especialista en Recursos Humanos, y el relacionista público Nisenbaum.

Uno de los desafíos de Arribas será reconstruir la relación con los servicios de Inteligencia extranjeros, la cual hoy está quebrada. Según pudo saber NOTICIAS, ya hubo reuniones con representantes de las agencias extranjeras, entre ellas la CIA y el Mossad. Los contactos se hicieron a nivel institucional, pero aún no está aceitado el vínculo como para iniciar el intercambio de información. Arribas entiende que estar en contacto con los servicios extranjeros es vital en temas como el narcotráfico, pero eso llevará años volver a fortalecerlo. Algunas reuniones fueron en su oficina, la cual aún no está en las condiciones que él quisiera. El color amarillo de los sillones percudidos por el hollín y las marcas en la pared de cuadros que no se movieron durante 12 años no lo tienen del todo contento. El café está bien, pero tampoco lo convence.

El otro desafío es volver a profesionalizar la planta permanente de agentes operativos y analistas. La purga del kirchnerismo dejó casi sin agentes de carrera a la AFI y formar un espía lleva muchos años. Por eso, gran parte de los recursos, en esta primera etapa, irá a la Escuela Nacional de Inteligencia. Otra porción del presupuesto será asignado a la compra de equipos. En la auditoría interna que están haciendo no sólo no encuentran los equipos, tampoco hay inventarios de lo que había. El presupuesto de la AFI para este año será de 1.449.954.000 pesos. Nada mal comparado con los 800.869.000 que hubo en el 2015. La comisión bicameral de Seguimiento de Actividades de Inteligencia tendrá mucho trabajo para controlar en qué se gasta ese dinero.
El robo de equipos e información es un tema cotidiano en la vida del nuevo “Señor 5”. Esta semana presentó una denuncia contra un agente de la gestión K que robó mails.

Rutina. Arribas está en pareja con Linda Sumny, una abogada brasileña fanática del running, que aún no vino a vivir a la Argentina porque tenía que terminar de acomodar su vida en San Pablo para poder instalarse en Buenos Aires. La mayoría de los fines de semana, Arribas viaja a Brasil para visitar a su familia y este fin de semana de carnaval no será la excepción. Regresa el miércoles a la noche y el jueves a las 18 ya tiene una reunión agendada con Marcos Peña, el jefe de Gabinete.
Para poder reconstruir el sistema de Inteligencia, Arribas deberá enfrentar un desafío más inmediato y personal: la maldición del “Señor 5”. Desde 1983 a hoy todos los secretarios de Inteligencia que asumieron con un nuevo gobierno jamás llegaron al final del mandato. Le pasó a Roberto Pena con Alfonsín, a Juan Bautista “Tata” Yofre con Menem, a Carlos Becerra con De la Rúa y a Sergio Acevedo con Kirchner. Creencias de “La Casa”.

 

Por Rodis Recalt

Fuente: perfil.com

La herencia para el futuro presidente es aterradora.  De la limpieza electoral a la economía y el delito.

Los candidatos corren hacia la meta como autómatas, mirándose al espejo. En medio de una campaña abúlica y predecible, asoma apenas la promesa de un debate televisado, el primero en la historia argentina, en el que tampoco se discutirán con rigor los problemas de fondo. La función hace al órgano, el medio es el mensaje y la tele no sirve para debatir seriamente política pública. Más allá de los intermitentes escándalos semanales y de la fugacidad de las noticias (ya nadie extraña al breve Gigoló), yacen en el horizonte tres amenazas que comprometen la esencia de la gobernabilidad. Nuestra frágil democracia enfrenta un desafío inédito que puede derivar, de continuar la inercia actual, en otra crisis a la argentina: innecesaria, de las que conmocionan a la sociedad, generan traumas perdurables y definen una época.

Pareciera que Pierre Nodoyuna, el proverbial personaje de Los autos locos, estuviese a cargo de garantizar la transparencia del proceso electoral. Disfruta Patán, pues las trampas de siempre se notan más que nunca: en las redes sociales las urnas quemadas se ven en tiempo real. En una contienda que apunta a ser la más competitiva de la historia reciente, algunos puntitos pueden hacer la diferencia. Las groseras irregularidades que intenta naturalizar el kirchnerismo (con declaraciones autoinculpatorias de varios funcionarios) pueden ser decisivas para definir el próximo presidente.

“Desde que se inventó la pala siempre se puede estar más abajo”, me explicó una vez un curtido hombre de campo. Tenía razón. Cuando parecía que Argentina había llegado al límite en su prolongado proceso de involución institucional, cae un escalón más sembrando desconfianza respecto del resultado electoral. El bochorno tucumano se reproduce con intensidad variable en casi todo el territorio nacional. ¿Cómo lograr entonces que la ciudadanía crea que se trató de una elección justa? Por primera vez en cinco décadas corremos el riesgo de que al próximo presidente se le cuestione su legitimidad de origen. No por la proscripción de una fuerza relevante, sino por las irregularidades que permite (¿alienta?) un sistema político corrupto y perverso, sobre todo los mecanismos electorales y de votación, pero incluyendo también la discrecionalidad y el derroche del gasto público y la emisión irresponsable de moneda para impulsar el consumo.

El largo letargo populista impone el segundo desafío de gobernabilidad. La acumulación durante más de una década de desequilibrios por una concepción anacrónica, simplista e improvisada de la política económica obliga a implementar un conjunto muy complejo de correcciones que demandarán un fuertísimo liderazgo y cuotas no menores de capital político. Ninguno de los candidatos lo admite, pero será inevitable devaluar, como ocurrió últimamente en todo el mundo emergente. También lo será ajustar el gasto público, elevar tarifas, derribar las medidas proteccionistas extremas y normalizar las relaciones financieras internacionales, con un acuerdo razonable con los acreedores que no entraron a los canjes y un vínculo maduro con los organismos multilaterales. Emitir deuda en los mercados financieros globales será la única manera de suavizar los costos del ajuste y bajar la inflación. Los argentinos deberemos reeducarnos en lo que implica vivir en un mundo interdependiente y con restricción presupuestaria: los precios relativos de los bienes y servicios deben responder a la racionalidad del mercado y no a la arbitrariedad del Moreno de turno.

Los sectores vulnerables deben ser protegidos de esta inevitable corrección, pero la orgía de subsidios impulsada por un gobierno miope y tribunero llega a su fin.
Eso tiene costos, pero también beneficios si se hace rápido y bien. Reconstruida la confianza, es más fácil bajar la inflación, volver a crecer con inversión genuina, poner en valor las economías regionales y liberar la energía creativa de los productores argentinos que hoy sufren una perversa maraña de regulaciones kafkianas. Luego de cuatro años de estanflación, es mejor el fin de la agonía que una agonía sin fin. Sin embargo, salir del statu quo produce resistencias, vértigo, rechazo y, en algunos casos, dolor. Eso complica las perspectivas del próximo presidente, que deberá manejar el desgaste y mantener el control de la agenda.

Difícil. Ninguno la tiene fácil. Scioli contará con el peronismo, pero por un tiempo pujarán los núcleos cristinistas en su afán por no perder protagonismo. Macri deberá avanzar con un Senado en contra, una Cámara de Diputados dividida y la mayoría de gobernaciones y sindicatos en manos del PJ. Massa podría facilitar un gran acuerdo político y multisectorial, que surge como una opción razonable y necesaria al margen del resultado final.

La amenaza de gobernabilidad más significativa, no obstante, es la consolidación de las redes de crimen organizado. Un gobierno con una agenda política, económica y social complicada es una oportunidad ideal para que el narcotráfico se fortalezca e incremente su influencia. Un Estado enorme y prácticamente inútil como el que tiene la Argentina fue cómplice y testigo de la maduración de la industria de la droga, con consecuencias en términos de violencia y desestructuración territorial y social imposibles de ocultar. Carecemos de recursos especializados y de una coordinación para responder a este flagelo. Para peor, en los últimos tiempos CFK descabezó las principales agencias de inteligencia. Una caja de Pandora se ha abierto y nadie sabe cuáles serán los efectos. La inseguridad en general y la cuestión narco en particular nunca fueron tomadas en serio durante el ciclo K. El próximo gobierno no tendrá margen de maniobra: está obligado a reconstruir un Estado moderno, justo e inteligente.

Cada una de estas amenazas de gobernabilidad constituye en sí misma un serio desafío. Dos combinadas son un cóctel explosivo. Las tres juntas, si no se las maneja de manera profesional y responsable, pueden derivar en un desastre. Tal como lo afirmó el historiador Waldo Ansaldi hace un cuarto de siglo, la Argentina suele entretenerse soñando con Rousseau, seducida con sus ideas de soberanía e igualdad. Como se busca forzarlas “desde arriba”, profundizando los excesos del presidencialismo, algunos han reaccionado enarbolando las máximas de Locke y Montesquieu: frenos y contrapesos, división de poderes. Sin embargo, el país nunca aplicó en serio las lecciones del Leviatán de Hobbes: cómo construir un Estado capaz de garantizar la seguridad, el orden y el control de todo el territorio. Que vuelva el Bambino: la base no está.

 

Por Sergio Berensztein

Fuente: perfil.com

Seis meses antes de las elecciones presidenciales de 2007, Mauricio Macri presentó su oferta electoral a la embajada de los Estados Unidos. Y no se anduvo con vueltas: “Somos el primer partido pro mercado y pro negocios en cerca de ochenta años de historia argentina que está listo para asumir el poder”, se despachó ante el jefe de misión y el cónsul político de la embajada, según un cable obtenido por Wikileaks.

No queda claro en el despacho con qué gobierno se comparó Macri al retrotraerse ochenta años, porque en 1926 gobernaban los radicales antipersonalistas y el presidente era Marcelo Torcuato de Alvear. La referencia más próxima a los “partidos pro negocios” vendrían a ser los gobiernos conservadores del Fraude Patriótico de principios de siglo, o bien los de la Década Infame de los años treinta.

En cualquier caso ni Macri ni los diplomáticos parecían muy interesados en hablar de historia argentina. Más bien, los representantes de Washington se interesaban por el panorama electoral, mientras el futuro jefe de gobierno porteño buscaba transmitir que ningún otro candidato, local o nacional, sería más amigable con el gobierno de Bush.

Como muestra del clima de negocios que sabe generar, el jefe de gobierno porteño asistió a la reunión acompañado solamente por su íntimo amigo y empresario de la construcción Nicolás Caputo, uno de los principales contratistas de la ciudad. El cable describe a Caputo como un “socio de Macri y hombre de negocios local”. Meses más tarde, a poco de asumir Macri en la ciudad, Caputo tuvo
que renunciar a una asesoría ad honorem en el gobierno porteño por negocios incompatibles con la función pública.

En su reunión con los diplomáticos, además de compararse con los gobiernos conservadores de antaño, Macri les informó cómo se estaba preparando para gobernar. Según el cable, dijo que su fundación, Creer y Crecer, estaba trabajando con el Instituto Republicano de los Estados Unidos (y también con la fundación Konrad Adenauer de Alemania) en la formación de nuevos liderazgos. Claro, el Instituto Republicano pertenece al partido de Bush. Caputo aprovechó para meter un bocadillo: dijo que los jóvenes de la fundación estaban un poco ansiosos porque los vaivenes de la política no les permitían concentrarse en proyectos de largo plazo.

En cuanto al panorama electoral, Macri predijo correctamente que el kirchnerismo ganaría fácilmente las elecciones de 2007 pero dio por sentado que el candidato sería Néstor. Dijo que estaba analizando una alianza con Roberto Lavagna pero que no se convencía porque el ex ministro de Economía se rodeaba con personajes del pasado como Duhalde y Alfonsín. Según el cable, Macri dijo que dudaba entre presentarse a jefe de gobierno o competir a nivel nacional, algo que por entonces era de público conocimiento. Finalmente optó por la elección local y en 2007 ganó la jefatura porteña.

Macri dirigió “fuertes críticas” hacia el gobierno nacional pero también le reconoció algunos logros. El cable dice que el jefe de gobierno fustigó la política exterior de Kirchner, a la que describió como innecesariamente confrontativa, y que ridiculizó los esfuerzos del gobierno por atraer inversiones extranjeras. Dijo el líder del partido “pro mercado”:

La Argentina no está consiguiendo las inversiones que necesita, especialmente en el sector energético. Kirchner piensa que puede ir a Nueva York, tocar la campanita en la Bolsa de Comercio y decirle a los inversores “antes no cumplimos nuestras promesas pero ahora pueden confi ar en nosotros”. Va a haber que trabajar mucho para traer a los inversores de vuelta a la Argentina.

Los elogios de Macri al gobierno de Kirchner merecieron en el cable el mismo espacio que las críticas. En su valoración de los aspectos positivos del gobierno nacional, Macri se valió de otra referencia histórica, igualmente imprecisa pero más cercana en el tiempo. El autor del cable parafrasea: Macri destacó que la disciplina fiscal del gobierno es un cambio positivo con respecto a gobiernos pasados, y reconoció que la proyección económica robusta para el año que viene significa que Kirchner probablemente ganaría la reelección.

Después añade una cita textual. Dijo Macri, según transcribió el diplomático estadounidense:

Kirchner entiende que el dinero es poder, por eso ha puesto el énfasis en mantener un superávit fiscal. Por primera vez en la historia reciente, la Argentina no tiene que preocuparse de poder pagar sus cuentas.

El cable de 2007, fi rmado por el cónsul político Mike Matera, termina diciendo con tono aprobatorio que Macri es el líder de la oposición y que “tiene suficientes recursos y es lo suficientemente joven como para competir a largo plazo”.

II

En agosto de 2008, Mauricio Macri le dijo a un funcionario del Congreso estadounidense que los argentinos estarían contentos de ver caer el gobierno de los Kirchner. Su asesor de política exterior, Diego Guelar, deslizó en la misma reunión que le daba al gobierno nacional sesenta días más
de vida, según un cable diplomático obtenido por Wikileaks. El jefe de gobierno porteño había recibido en su despacho a Carl Meacham, funcionario “senior” del comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, envalentonado por el voto no positivo de Cobos en la disputa por la resolución 125.

Macri habló con franqueza del actual gobierno de los Kirchner. Dijo que los argentinos estarían “contentos” si cayeran los Kirchner (alzando su vaso de agua, dijo “si este vaso de agua fuera los Kirchner, todos se estarían peleando por volcarlo”).

Según Macri, el principal sostén de los Kirchner en ese momento era “el miedo de que un colapso del gobierno podría traer un retorno al caos de 2001-2002”. En el mismo sentido, pero más directo, Guelar le puso fecha de vencimiento al gobierno nacional.

Diego Guelar, ex embajador argentino en los Estados Unidos, dijo al salir de la reunión que le daba al gobierno sesenta días antes de caer.

En el encuentro con el funcionario estadounidense, Macri jugó a dos puntas. Por un lado, dijo que veía débil al gobierno nacional y reclamó que el gobierno estadounidense aumentara el volumen de sus críticas, presumiblemente para debilitarlo aún más. Pero, por otro lado, dijo que él no quería la caída del gobierno porque no era bueno para el país, y que le gustaría que mejoraran las relaciones bilaterales, cosa difícil si Washington seguía su consejo de “confrontar más” con la Argentina.

Refiriéndose al sentimiento antiestadounidense que es rampante en la Argentina, Macri dijo que es alentado desde la presidencia, que no ha dejado de criticar a los Estados Unidos. Esto se ha agravado porque el involucramiento de los Estados Unidos en la Argentina ha sido demasiado “pasivo” y (sus representantes) no han querido desafiar las provocaciones de los Kirchner. Lo cual, a la larga, deja la percepción de que los Estados Unidos “nunca están”. “A los argentinos les gusta hacerse los antiestadounidenses”, dijo, “pero son muy sensibles a las críticas de los Estados Unidos o a su falta de atención”.

Macri agregó que entiende que Bush no le pueda dedicar mucho tiempo a los Kirchner. “Igual, ellos se lo pasan faltándole el respeto y demonizando a los líderes mundiales”, disparó el jefe de gobierno. El autor del cable añadió:

Sin embargo, la Argentina necesita mejorar su relación con los Estados Unidos, afirmó Macri, y urgió a los Estados Unidos a reconocer a la Argentina independientemente de sus vecinos en vez de agruparla con países como Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Pasando al tema de su futuro político, a ocho meses de iniciar su gestión en la ciudad, Macri desbordaba de optimismo. Dijo que duplicaba a Cristina Kirchner en intención de voto en la capital y que ya había obtenido éxito lanzando varios proyectos de infraestructura, aunque reconoció que su principal eje de campaña, la transferencia de la policía de Buenos Aires del ámbito federal al municipal, se había empantanado. Para entonces ya había puesto en funcionamiento la policía municipal, cuestión que el despacho no menciona.

En su conclusión, el autor del cable recoge el doble mensaje del jefe de gobierno, sin reparar en la aparente contradicción.

Por un lado:

Aunque expresó un gran desprecio por los Kirchner, pareció más preocupado por la falta de continuidad en la política argentina. Por lo tanto considera que CFK debe llegar al fi nal de su término.

Por el otro:

Claramente le gustaría que los Estados Unidos adopten una postura pública más dura con los Kirchner.

En todo caso, la gestión de Macri en la ciudad recién empezaba y el crédito estadounidense seguía abierto.

Los próximos años le darán la oportunidad de demostrar su capacidad de gestión, mientras las circunstancias y los errores del actual gobierno suman apoyo para alguien que puede definirse como diametralmente opuesto a los Kirchner.

III

Después de tres años al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri reconoció que su gestión no le había ganado muchos votantes a nivel nacional. “Si recibo apoyo político fuera de Buenos Aires, en el 90% de los casos es por haber dirigido a Boca y en el 10%, por ser jefe de Gobierno de Buenos Aires”, dijo Macri en febrero del 2010 durante un almuerzo con la embajadora
estadounidense Vilma Socorro Martínez en la residencia de la enviada de Washington.

En ese almuerzo, Macri “presionó” para que la embajada subiera el volumen de sus críticas al gobierno nacional, reclamo que el líder de PRO ya había formulado previamente en forma reiterada ante funcionarios estadounidenses. El cable que reseña la reunión da a entender que eso mucho
no le gustó a la embajadora:

Como ya lo ha hecho en el pasado, Macri presionó sobre el enfoque de los Estados Unidos hacia los Kirchner, urgiendo una crítica más abierta de las medidas que consideramos poco sabias. La embajadora contestó que continuaremos buscando una relación de trabajo positiva con el gobierno de la Argentina.

El jefe de gobierno aprovechó el almuerzo para confirmar su candidatura presidencial:

Macri discutió abiertamente sus ambiciones para la presidencia en 2011 (volvió aconfirmar su candidatura en público el 2 de febrero).

Sin embargo, la autora del despacho no parecía muy convencida. En su texto incluyó el testimonio de “un influyente banquero, cuya hija trabaja con Macri” diciendo que el jefe de gobierno eventualmente se retiraría de la carrera presidencial. En mayo de este año, Macri se bajó de su candidatura presidencial para competir por la reelección como jefe de Gobierno porteño.

Por su parte, Macri le explicó a la embajadora cómo el manejo del vestuario y el reparto de entradas en Boca lo habían preparado para aspirar a la primera magistratura.

Describió su presidencia del Club Atlético Boca Juniors como una educación política sobresaliente, manejar temas como el acceso a la prensa y a los vestuarios, la distribución de asientos y las decisiones comerciales al frente de un club con 15.000 socios.

Después de hablar de Boca, Macri mencionó su entusiasmo con el triunfo de su amigo Sebastián Piñera en Chile, y predijo una ola de gobiernos de derecha en la región. En tal sentido imaginó el triunfo del socialdemócrata José Serra en Brasil en las elecciones de octubre de 2010.

Macri cree que hay una tendencia regional hacia la derecha, empezando con la elección de Sebastián Piñera en Chile, alguien a quien Macri describió amistosamente como una mente inquieta que siempre sabe más que los demás, cualquiera sea el tema, cultura, deporte, negocios, gobierno e historia. Macri cree que José Serra ganará la presidencia de Brasil, y él espera seguir la tendencia en 2011.

Siete meses después, Dilma Rousseff del Partido de los Trabajadores ganaría las elecciones brasileñas con más de quince puntos de ventaja sobre Serra. Tras el pantallazo internacional, los comensales repasaron la actualidad nacional. El gobierno venía de echar al presidente del Banco Central, Martín Redrado, por retacearle reservas al Fondo del Bicentenario. El episodio había derivado en un enfrentamiento de poderes que tuvo en vilo a la clase política durante varias semanas. La autora del cable resumió esta parte de la charla con la frase “Los Kirchner, acabados pero peligrosos”, y describió el intercambio con Macri de la siguiente manera:

Empezando con la discusión sobre la abrupta decisión de la presidenta Fernández de Kirchner de despedir al presidente del Banco Central, Martín Redrado, Macri se lamentó de lo que describió como el asalto de la presidenta y del primer esposo, Néstor Kirchner, a las instituciones del gobierno y la responsabilidad fiscal.

Sin embargo, en una visita anterior Macri había reconocido que el gobierno de los Kirchner era el único que cuidó la caja y siempre tuvo superávit fiscal desde que tiene uso de la memoria.

Volviendo al cable, Macri continuó diciendo que los Kirchner habían perdido el apoyo de la clase media.

El estilo agresivo de la primera pareja ha alienado a la mayoría de la gente, dijo, algo que redescubrió recientemente en sus recorridas puerta a puerta por la ciudad

No mencionó a “Cacho” ni a “Orlando”, dos nombres a los que suele recurrir Macri al describir dichos encuentros. Sigue el cable con una frase que no queda claro si se trata de la opinión de Macri, de la embajada, o si es compartida por ambos.

Hasta aquellos en la clase media baja (la base política de los Kirchner) están frustrados y podridos con el gobierno nacional. En el frente político, una amplia oposición política se había puesto de acuerdo en el peligro que representaban los Kirchner pero tendrán que aprender a trabajar juntos para limitar el daño que ellos puedan hacer de acá a 2010.

Sobre el final del cable aparece el único tema de la gestión macrista que ameritó un par de renglones. Resulta que Macri le pidió ayuda a los Estados Unidos para entrenar a la policía municipal. Entonces la embajadora sugirió la visita de un jefe o ex jefe policial exitoso de una gran ciudad, pero Macri le dobló la apuesta: ¿qué tal si nos mandan a un “personaje emblemático” de los Estados Unidos para el festejo del Bicentenario en el Teatro Colón?, retrucó.

El “emblemático” estadounidense nunca llegó al Bicentenario pero tampoco hizo falta. Para la gala del Colón del 24 de mayo de 2010, Macri se tuvo que arreglar con talento local. Los artistas de la orquesta, el ballet y los coros estables del teatro y la Filarmónica de Buenos Aires se fueron ovacionados tras presentar fragmentos de la ópera La Bohème, de Puccini, y del ballet El lago de los cisnes, de Tchaikovsky. Según las crónicas de la velada, entre los 2.700 invitados, la presencia más “emblemática” de la noche fue la del presidente uruguayo José “Pepe” Mujica.

 

Por Santiago O´Donnell

Fuente: marcapolitica.com

El líder del sindicato pro Kirchner, acusado de lavado de dinero

El secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) afín al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner,Antonio Caló será investigado por un presunto delito de lavado de dinero que tuvo lugar entre 1987 y 2008 y que ya ha llevado algunos sindicalistas a la cárcel.

Caló, también líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), ha sido señalado por la Justicia junto a otros dirigentes de la UOM por la que ya fue condenado a un año y nuevo meses de presión Segundo Pantaleón Córdoba, antiguo jefe del área jurídica del gremio metalúrgico.

El Tribunal Oral Penal Económico se ha mostrado bastante duro al hacer su acusación. Según recoge Clarín, se vincula a los sindicalistas al “aparente daño patrimonial a miles de trabajadores de la UOM durante más de veinte años (1987-2008) y el manejo indiscriminado y hasta inmoral de fondos en principio provenientes de delitos”.

Aunque Caló es claramente el mayor perjudicado de todo esto, pero también lo es el candidato presidencial del Frente Para la Victoria (FPV), Daniel Scioli, al que el sindicalista de cabecera de Cristina Fernández de Kirchner había dado todo su apoyo. En una campaña salpicada de escándalos, como las elecciones de Tucumán, lo que menos le conviene al representante kirchnerista es verse envuelto en más escándalos.

En el caso de Caló, la situación es peliaguda. En el auto puede leerse también que se han dado “indebidas retribuciones por parte del Instituto de Seguros hacia la UOM”. Por ello, “es razonable que durante más de 20 años, 13 autoridades de la UOM y el imputado Córdoba habrían percibido, de media, veinte mil dólares, un 20% de la recaudación mensual de los afiliados”.

Hace dos años, Córdoba fue involucrado detenido a punto de viajar hasta Montevideo con 800.000 dólares que llevaba en una cartera, un bolso y un par de mochilas. En su defensa, el abogado aseguró que el dinero era para comprar propiedades en Uruguay y confesó que venían de pagos en negro del Instituto de Seguros, presidido por Julio Reale.

Además, agregó que “pactó con la UOM y el Instituto una remuneración mensual, habitual y permanente de una suma equivalente a una cuarta parte del 20% de la recaudación, mientras mantuviere vigencia el nuevo artículo 52 del convenio colectivo de trabajo 260/75”.

El fallo que se dio a conocer el pasado jueves da por hecha la existencia de al menos tres cuantas abiertas en el banco HSBC de Montevideo a nombre del propio Córdoba y de otras personas.

 

Fuente: americaeconomia.com

El titular de la AFI rechazó estar detrás de la compra de un sistema para controlar de forma remota celulares y computadoras.

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, negó esta semana gestiones para la compra de un sofisticado software espía que permite controlar de forma remota celulares y computadoras. La información había trascendido en mails de una empresa italiana dedicada a la venta de herramientas de espionaje informático avanzado filtrados porWikiLeaks y revelados en Argentina por PERFIL.

“Escuchaste los aplausos”, decía Parrilli a los periodistas, con una sonrisa, al salir del auditorio de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Allí realizó el jueves una exposición, como parte de sus contactos con el mundo empresarial para disipar los temores causados por la nueva normativa sobre inteligencia para frenar “golpes del mercado financiero”.

—Queríamos consultarle sobre lo que trascendió a través de WikiLeaks con relación a la compra de un…

—No tenemos nada que ver con eso. Absolutamente. Ni la Presidenta nos lo ha pedido ni tenemos previsto hacer ningún tipo de esas cosas.

—Quien aparece como intermediario en los mails dice que su empresa es proveedora de la inteligencia del Estado…
—No. No sé. Desconozco totalmente. Yo no tengo nada que ver con eso. Y no está, le repito, ni previsto por nosotros ni es lo que nos ha pedido la Presidenta que hagamos.

A pesar esta rotunda negativa, fuentes del sector privado vinculado a la venta de este tipo de sistemas y testimonios oficiales off the record coinciden en señalar que la intención de compra existió, tal como se refleja en los mails difundidos por WikiLeaks.

Nueva orientación geopolítica. Fuentes de inteligencia indicaron además a este medio que la compra a una empresa italiana es coherente con la nueva “orientación geopolítica” de la AFI en sus adquisiciones. En el pasado, indicaron, se privilegiaba la compra de tecnología promovida por los servicios norteamericanos, con los que se colaboraba. Los cambios en la ex SIDE ocurridos desde la muerte de Nisman han reorientado las compras a empresas europeas.

En las comunicaciones confidenciales filtradas hace ya tres semanas, una empresa argentina, Tamce SA, aparece como intermediaria para la venta del programa de espionaje Galileo, desarrollado por la italiana Hacking Team, que tiene un costo que puede elevarse a más de un millón de dólares para intervenir unos cincuenta dispositivos.

El titular de Tamce SA, Nicolás Ruggiero, habla de contactos con Presidencia, experiencia de ventas a los servicios de inteligencia argentinos y menciona una reunión con el actual director de la AFI. También se habla de una empresa competidora israelí, NSO Group, que ya había realizado una “demo” ante funcionarios de la AFI.

 

Por Aurelio Tomas

Fuente: perfil.com

Ha pasado días detenido y ha tenido diversos problemas judiciales en Argentina durante los últimos años, pero ahora los líos de Carlos Menem no quedarán sólo remitidos a él, sino también a su ex esposa: La chilena Cecilia Bolocco.

Según la prensa trasandina, la última animadora de “Vértigo” fue imputada por presunto lavado de activos, luego de que no apareciera como declarado un departamento que sería de su propiedad.

El recurso fue impuesto por el fiscal federal Jorge Di Lello, quien apunta al ex presidente argentino y su ex esposa. De acuerdo con la causa, ellos no habrían declarado la propiedad de un departamento en el barrio de Palermo, en el que vivieron la modelo Karina Jelinek y el financista Leonardo Fariña.

La acción sucede a una denuncia presentada en junio por el diputado radical Manuel Garrido contra Menem, acusando enriquecimiento ilícito, lavado de activos y omisión maliciosa en su declaración jurada. La presentación incluía a Cecilia Bolocco y otras cinco personas, agregando la figura del encubrimiento.

Según la presentación del parlamentario, la firma Diego S.A. “resulta ser la propietaria del departamento (…), disimulando la titularidad del bien y el origen de los fondos utilizados para su adquisición”.

Los accionistas de Diego S.A. eran Cecilia Bolocco y Cecilia Bolocco Producciones. La ex Miss Universo habría recibido la propiedad por parte de Carlos Menem, como parte de su acuerdo de disolución conyugal.

 

Fuente: entornointeligente.com

Enlace original: http://www.entornointeligente.com/articulo/6575078/Imputan-a-Cecilia-Bolocco-por-presunto-lavado-de-dinero

Javier Papandopoles tiene 32 años. Con el dinero de los rescates, se sospecha que compró autos importados y viajó a Europa y EE.UU.

Milanco es Javier Papandopoles, el presunto líder de una organización criminal especializada en secuestros virtuales que llegó a realizar hasta 150 llamados en una noche. Un joven de 32 años que hasta su detención llevaba un nivel de vida sorprendente, con un caserón de dos plantas en el barrio porteño de Villa Devoto,autos deportivos y viajes por Europa y Estados Unidos.

Papandopoles fue detenido la semana pasada junto a otros cinco presuntos miembros de la banda de las lloronas, en el marco de una investigación que demandó más de cinco mesesy que fue dirigida por la Subdelegación Departamental de Investigaciones de San Fernando, a cargo del subcomisario José Miguel Ojeda.

En la ficha de Milanco no aparecen antecedentes delictivos. Según fuentes policiales consultadas por PERFIL, es la primera vez que termina preso, aunque el año pasado la Policía Federal había allanado su domicilio, pero por otra causa.

Milanco es el dueño de la concesionaria de autos Milan, ubicada en la calle Baigorria al 2000, en Villa Devoto. Allí tenía a la venta 14 vehículos, en su mayoría viejos y modestos, como Renault 19 o Chevrolet Corsa. “El volumen de dinero que manejaba no se condice con la venta de coches”, aclara un vocero.

Fanático de los autos deportivos, a Milanco se lo podía ver a bordo de un BMW negro, en una camioneta o en un Mercedes-Benz. Eso sí, cuando presuntamente salía a cobrar los rescates de los secuestros virtuales cambiaba de perfil: por lo general piloteaba un Volkswagen Gol Trend blanco.

Sólo en autos se cree que la banda de Milanco invirtió 18 millones de pesos. En su garaje se destacan modelos importados de alta gama, como un BMW 335i Sport Biturbo, un Mercedes-Benz AMG, un Dodge Journey o un Mini Cooper, entre otros autos costosos.

El supuesto líder también habría ampliado su patrimonio inmobiliario. Según fuentes policiales, posee dos departamentos en la ciudad de Mar del Plata, ambos en la avenida Colón.

De viaje. En un lapso no muy extenso, Milanco registra varios viajes al exterior. Sobre todo a los Estados Unidos, donde tiene familiares. Además paseó con su familia por Europa, y hasta se dio el lujo de conocer París. Allí se fotografió con la Torre Eiffel de fondo.

Para los investigadores, el nivel de vida de Milanco tiene una explicación: el caudal de dinero recaudado con los secuestros virtuales. Entre los casos que se atribuyen a la banda figura una víctima que llegó a pagar 170 mil dólares como rescate, y otra que abonó 80 mil. También se sospecha que esta misma organización habría engañado a la periodista Sandra Russo, quien el 2 de julio pagó un rescate de 50 mil dólares por el falso secuestro de su hija.

La banda de Milanco habría cometido más de mil secuestros virtuales. A esa cifra llegaron los pesquisas luego de analizar las comunicaciones realizadas por los teléfonos que intervinieron. “La duración de la comunicación es un indicativo: una llamada que dura diez o más minutos permite entender que hubo una extorsión y una posible negociación, aunque es difícil establecer si se pagó o no un rescate si después la víctima no quiere hacer la denuncia. De esas llamadas tenemos aproximadamente mil”, indicó uno de los voceros.

Si bien Milanco es considerado el cabecilla de la banda, para los detectives tanto Rubén Papandopoles, alias “Gano”, como Daniel Ivanoff, alias “Chicho”, cumplían roles determinantes. Cada uno lideraba una célula, aunque a veces trabajaban juntos. Los investigadores pudieron establecer que la banda operaba entre la una y las 5 de la madrugada, preferentemente en Tigre y San Fernando, pero también en distintos barrios porteños.

Para los pesquisas, Milanco además de líder sería el principal recaudador. El encargado de recoger el dinero que las víctimas pagaban como rescate. Gano era el negociador, el delincuente que intervenía en el teléfono cuando la víctima accedía al pedido de la llorona que simulaba ser un familiar. Y Chicho cumplía las dos funciones: llamaba y cobraba.

 

Por Leonardo Nieva

Fuente: perfil.com

Dos empresas extranjeras se disputaban el millonario negocio. PERFIL accedió a mails donde se detallan las negociaciones.

Una vez que el software espía toma control del dispositivo infectado, el operador puede desde una unidad remota escuchar o leer cualquier mensaje que se envíe. También puede controlar el micrófono o las cámaras del dispositivo, sea un celular, una tableta o una computadora, tomar fotos o utilizarlo como un micrófono espía. Puede, incluso, transferir archivos, imágenes o “plantar” cualquier otra información en el dispositivo.

Así funciona Galileo, unavanzado ­y muy costoso­software espía que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el Ejército y la Gendarmería estaban estudiando adquirir, según surge del análisis de más de mil mails difundidos por WikiLeaks, en los que se describen las gestiones de venta en nuestro país de la empresa italiana Hacking Team (HT). La existencia de estas negociaciones también fue corroborada de forma independiente en testimonios recabados por PERFIL bajo estricta condición de anonimato.

Esta empresa italiana de tecnología, cuestionada por haber vendido sus herramientas a regímenes dictatoriales, fue recientemente víctima de una operación de hackeo que sacó a la luz más de 400 giga-bytes de software espía y mails reservados. “Por mi lado estoy intentando conseguir una autorización desde Presidencia para hacer de esto una presentación oficial, no es lo mismo que si lo hago con el director de la AFI que si desde arriba le indican a él que debe asistir a la presentación y yo sé cómo llegar”, explicaNicolás Ruggiero, de la empresa argentina Tamce SRL, en un mail dirigido al representante de ventas de HT, Philippe Vinci.

Las gestiones continuaron con éxito. Ruggiero contó en un mail del 24 de junio pasado a Vinci que se reunió con Oscar Parrilli: “Ayer, 23 de junio, tuve la reunión con el director de la AFI en nuestras oficinas y le hice una presentación. (…) Me informaron que hace poco tiempo que estuvieron en Buenos Aires unas personas de Israel de NSO Group, realizando la presentación de su solución Pegasus pero que aún no cerraron con nadie”.

Desde HT, en Italia, celebraban las perspectivas de negocios: “Me parece muy bien que estamos a tiempo con AFI y que están buscando una solución ofensiva de intercepción”, comentaba Vinci en respuesta al mail de Ruggiero. Todas las gestiones que figuran en los mails son a través de dos firmas intermediarias, Tamce SRL y Global Interactive Group Argentina (GIGA) SRL. No hay agentes oficiales del Estado directamente involucrados en los mensajes. Pero distintas fuentes corroboraron el interés de la AFI en adquirir este equipamiento y confirmaron la condición de representantes de entes públicos de las dos compañías.

En el caso de Ruggiero, también se arroga en sus mails contactos en el Ministerio Público ­al que fueron transferidas las escuchas esta semana, de acuerdo con la nueva ley de inteligencia. Voceros de esta repartición negaron ante la consulta de PERFIL cualquier contacto con Tamce SRL o Ruggiero.

La experiencia de HT con clientes que van desde Estados Unidos hasta Sudán muestra que difícilmente se habría firmado un acuerdo de representación sin muestras de que Ruggiero representaba a la AFI. De hecho, HT realizó una muestra de productos en Argentina en el año 2012 sin éxito, por eso buscaron socios confiables.

En paralelo a la gestión de Ruggiero de Temce SRL, otro intermediario ­o “partner”, como se describe en los mails­, allanaba el camino para negociar con el Ejército y la Gendarmería. Alex Lawson, de GIGA SRL, se presentó ante HT como el nexo con estas fuerzas, además de potencial intermediario en otros negocios. “Vino a Milano y tuvimos una charla sobre la organización de varias reuniones en Buenos Aires por finales de agosto/inicios de septiembre. Con prospectos como la Gendarmería, Ejército, etc…”, indicaba una comunicación de Hacking Team. También cuentan sobre una reunión con un gendarme, Jorge  Domínguez, quien se mostró interesado.

Recomendación presidencial
En la Cena de Camaradería del martes pasado, la Presidenta recomendó la lectura del libro del periodista inglés Glenn Greenwald Snowden, sin un lugar en el mundo donde esconderse. El ex espía y el periodista han luchado contra las herramientas que utilizan los gobiernos para espiar a sus ciudadanos. Herramientas como la que quería adquirir la AFI, según surge de los mails filtrados del Hacking Team de Italia. De hecho, el medio creado por Greenwald, The Intercept, donde se filtraron los datos sobre el espionaje británico contra la Argentina por Malvinas, dedicó varios artículos a cuestionar a la empresa italiana y sus clientes. CFK podría recomendarle a Oscar Parrilli leer los textos sobre el software espía Galileo y el Hacking Team en The Intercept.

 

Por Aurelio Tomas

Fuente: perfil.com

(17/7/2015) – El empresario debe responder por el supuesto lavado de 30.314.971 pesos en la compra de distintos bienes; el miércoles pasado no se presentó por sufrir un ataque de ansiedad

Leonardo Fariña fue indagado hoy por el juez federal Sebastián Casanello por nuevos hechos de presunto lavado de dinero en la causa en la que también está imputado e investigado el empresario Lázaro Báez .

Fuentes judiciales informaron a DyN que Fariña fue trasladado a los tribunales de Comodoro Py, en Retiro, desde la cárcel de Ezeiza, donde está preso por una causa de evasión, luego de que un médico sostuvo que estaba en condiciones de declarar a pesar de su pedido de postergación de la indagatoria por supuestos problemas psíquicos por ansiedad.

El intermediario y financista Fariña negó las acusaciones en su contra y sostuvo que algunas de las operaciones que se le endilgan las hizo a nombre del empresario Carlos Molinari, dueño de Rei Fiduciaria, compañía que le pagó su casamiento con la modelo Karina Jelinek, de quien se divorció.

El acusado le dijo al juez que tras la feria judicial, y cuando se sienta en mejores condiciones de hablar, pedirá ampliar su declaración.

El juez Casanello había procesado en mayo del año pasado a Fariña por supuestamente haber lavado 30.314.971 pesos en la compra de distintos bienes y ahora lo volvió a citar por las adquisiciones de un departamento en Avenida Libertador y Congreso, en esta capital; un Mini Cooper, un Audi modelo S3 y otro R8 Spyder y acciones por un millón de dólares de acciones de la empresa Global Development.

Fariña debía declarar ayer pero su defensa presentó un escrito en el que solicitó postergar la indagatoria por problemas psíquicos vinculados a hechos de ansiedad que le impedían presentarse a declarar.

Casanello ordenó que un médico revisara a Fariña para determinar si estaba en condiciones de declarar y el forense dijo que sí, por lo que el magistrado ordenó para hoy el interrogatorio.

 

Fuente: lanacion.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: