Category: CISPA (HR3523)


(19/4/2013) – Un proyecto de ley que busca proteger a las empresas contra los avanzados ataques cibernéticos desde el extranjero fue aprobada el jueves en la Cámara de Representantes a pesar de que la Casa Blanca amenazó con vetarla y de que los defensores de la privacidad y de las libertades civiles opinan que los estadounidenses estarán en riesgo de ser espiados por el ejército.

La votación de 288-127 en la cámara baja puso el reflector en el Senado, que no ha abordado el tema y está ocupado con otros temas de relevancia como el control de armas y la inmigración. La falta de entusiasmo en la cámara alta y las objeciones de la Casa Blanca significan que el proyecto de ley está en el limbo a pesar del agresivo empuje de cabilderos que representan a prácticamente todas las industrias.

Pero los que apoyan la medida aseguran que gana impulso: a pesar de que la Casa Blanca amenazó con vetarla, 92 demócratas votaron a favor de ella, en comparación con 42 que respaldaron una iniciativa similar el año pasado.

La Ley de Protección e Intercambio en Inteligencia Cibernética (CISPA, por sus siglas en inglés) es ampliamente respaldada por grupos industriales que consideran que las empresas están batallando para defenderse contra agresivos y complejos ataques de “hackers” en China, Rusia y Europa Oriental.

Los agresores cibernéticos no han logrado dar golpes graves a la economía o la infraestructura de Estados Unidos, pero han conseguido crear caos en algunos sistemas comerciales clave. Más recientemente, sitios de noticias como The New York Times reconocieron que sus sistemas fueron penetrados, mientras se dice que los bancos batallan diariamente con irrupciones. Hace poco Corea del Norte se responsabilizó de un ataque cibernético que dañó decenas de miles de computadoras y servidores de bancos y televisoras en Corea del Sur.

Mike Rogers, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que la iniciativa “es el correcto balance entre privacidad y libertades civiles, y frena a los malos en su intención de arruinar la sexta parte de la economía estadounidense”.

Con la CISPA, empresas y gobierno podrán compartir datos técnicos sin preocuparse por leyes de secrecía o de competencia.

Pero grupos defensores de la privacidad y de los derechos civiles se oponen a la propuesta porque dicen que se abrirán los registros privados de los estadounidenses al gobierno federal. Al anunciar su amenaza de veto el martes, la Casa Blanca citó este argumento.

 

Fuente: mercadodedinerousa.com

Anuncios

TorrentFreak muestra descargas sospechosas ‘piratas’ de las Cámaras y la CIA. Organizan un apagón de sitios contra el proyecto por problemas de privacidad.

Descargas de contenido presuntamente ‘pirata’ desde direcciones IP de la CIA, de la Cámara de Representantes, del Senado… el sitio web TorrentFreak ha decidido ‘espiar’ sobre los hábitos de navegación y descargas de algunos de los principales centros de poder político de EEUU, tras una semana en la que precisamente la Cámara ha dado luz verde al polémico proyecto de ley de ‘ciberseguridad’ CISPA, que va camino del Senado. Mientras, arrecian las protestas en la Red contra esta norma.

[foto de la noticia]

Según recuerda este sitio web, CISPA (Cyber Intelligence Sharing and Protection Act) tiene como principal objetivo hacer frente a los problemas de ‘ciberseguridad’, pero con una gran indefinición.

El texto de CISPA propone, en origen, una revisión de la normativa de seguridad nacional (National Security Act) de 1947 con la finalidad de facilitar más intercambios de información sobre ‘ciberamenazas’ entre el Gobierno de Washington y el sector privado, o entre las propias empresas privadas.

Es decir: cualquier empresa, bajo la excusa de la lucha por preservar la ‘ciberseguridad’, queda exento de responsabilidades civiles y penales en el tratamiento e intercambio de dichos datos. De esta forma, ninguna compañía como Google, Facebook o Twitter, que manejan millones y millones de datos personales, podrá prometer en sus condiciiones de uso un nivel total de privacidad.

La definición de “información sobre ciberamenazas” es amplísima, se refiere a cualquier información sobre vulnerabilidades o amenazas a redes, así como cualquier intento por “degradar, interrumpir o destruir” tales sistemas o redes, además del robo o la “apropiación indebida” de información privada o gubernamental, incluida la propiedad intelectual.

Por esa indefinición, varias entidades y asociaciones como la Asociación Americana de Bibliotecas, la Unión Americana de Libertades Civiles, la Electronic Frontier Foundation y Reporteros sin Fronteras se han manifestado abiertamente en contra ya desde su primera tramitación el pasado año, y alertan de que podría amenazar de forma importante la privacidad de los usuarios. Incluso la Casa Blanca ha vuelto a amenazar con el veto, de igial forma que hizo el pasado año a raíz de la tramitación de esta misma norma.

TorrentFreak ha alertado de la delicada situación y de los datos sensibles que podrían llegar a intercambiar las compañías con el Gobierno de EEUU. Para ello, decidió “darle la vuelta” al problema y tan solo usando datos públicos (gracias a la herramienta del monitorización de BitTorrent Scaneye y ExtremeTracking, un servicio contra la invación de la privacidad) han expuesto algunos de los hábitos de navegación de usuarios desde el Congreso y la Casa Blanca. Los resultados son más que significativos: en esas casas se ‘piratea’.

Así, una búsqueda muestra docenas de direcciones IP correspondientes a la Cámara de Representantes que apuntan a descargas no autorizadas de contenido, así como búsquedas incluso a contenidos para adultos. Éste es un ejemplo de búsquedas de películas de Hollywood ‘piratas’:

[foto de la noticia]

También en el Senado (a donde tiene que ir el texto para la siguiente votación) los resultados son parecidos, mientras que para la CIA, -“una de las organizaciones que utilizarán las información gracias a CISPA” según TorrentFreak- los resusltados arrojan también contenidos de vídeo ‘piratas’ que supuestamente han sido descargados en la agencia, con algunos títulos muy propios (capítulos de la serie ‘Mentes Criminales’, por ejemplo).

#CISPABlackout

Por otro lado, el heterogéneo ‘grupo’ Anonymous impulsó esta semana una campaña de protesta contra CISPA (en español) bautuizada #CISPABlackout y parecida a la que se llevó a cabo el pasado año contra un proyecto ‘antipiratería’ conocido por las siglas SOPA, que no llegó a aprobarse al final. Esta campaña consiste en un ‘apagón’ de sitios web para protestar contra el proyecto de ‘cioberseguridad’.

El citado apagón, previsto para ayer lunes, fue seguido por casi un millar de sitios web, según The Hacker Bulletin, aunque no parece haber tenido la misma repercusión que las protestas contra SOPA del pasado año.

No obstante, y bajo la excusa de esta protesta, Anonymous realizó un ataque anónimo el sitio web de la oficina estadounidense de ‘copyright’, Copyright.gov, sitio que asegura logró modificar (‘defacing’). Se da la ciscunstancia de esta semana se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual.

 

Fuente: elmundo.es

22/4/2013) – Los «hacktivistas» llamaron a apagar las páginas en desagravio a la polémica ley sobre ciberseguridad aprobada el pasado jueves por la cámara baja del Congreso de EE.UU.

Casi 400 sitios web protestan este lunes contra la ley estadounidense CISPA, una acción convocada por Anonymous.

Los «hacktivistas» llamaron a apagar las páginas «al menos durante parte del día» en protesta contra la polémica ley sobre ciberseguridad aprobada el pasado jueves por la cámara baja del Congreso de EE.UU.

La CISPA (Ley de Intercambio y Protección de Información de Inteligencia Cibernética) «es como permitir a los policías entrar en tu casa y registrar tus archivos personales sin ninguna orden judicial», dijo Anonymous en un comunicado.

La organización destaca que el apagón es necesario para llamar la atención sobre la ley y difundir información sobre ella. Mientras tanto, las cuentas en Twitter vinculadas a Anonymous están intentando que el «hashtag» #CISPABlackout figure entre los más populares.

La lista de los sitios que participan en la protesta está publicada en la página hackersnewsbulletin.com.

En enero de 2012 más de 7.000 páginas, incluidas Wikipedia, Reddit y Google, se apagaron en protesta contra las leyes antipirateo SOPA y PIPA, la adopción de las cuales fue revocada después de la acción.

 

Fuente: juventudrebelde.cu

 

WASHINGTON — Un proyecto de ley que busca proteger a las empresas contra los avanzados ataques cibernéticos desde el extranjero fue aprobada el jueves en la Cámara de Representantes a pesar de que la Casa Blanca amenazó con vetarla y de que los defensores de la privacidad y de las libertades civiles opinan que los estadounidenses estarán en riesgo de ser espiados por el ejército.

La votación de 288-127 en la cámara baja puso el reflector en el Senado, que no ha abordado el tema y está ocupado con otros temas de relevancia como el control de armas y la inmigración. La falta de entusiasmo en la cámara alta y las objeciones de la Casa Blanca significan que el proyecto de ley está en el limbo a pesar del agresivo empuje de cabilderos que representan a prácticamente todas las industrias.

Pero los que apoyan la medida aseguran que gana impulso: a pesar de que la Casa Blanca amenazó con vetarla, 92 demócratas votaron a favor de ella, en comparación con 42 que respaldaron una iniciativa similar el año pasado.

La Ley de Protección e Intercambio en Inteligencia Cibernética (CISPA, por sus siglas en inglés) es ampliamente respaldada por grupos industriales que consideran que las empresas están batallando para defenderse contra agresivos y complejos ataques de “hackers” en China, Rusia y Europa Oriental.

Los agresores cibernéticos no han logrado dar golpes graves a la economía o la infraestructura de Estados Unidos, pero han conseguido crear caos en algunos sistemas comerciales clave. Más recientemente, sitios de noticias como The New York Times reconocieron que sus sistemas fueron penetrados, mientras se dice que los bancos batallan diariamente con irrupciones. Hace poco Corea del Norte se responsabilizó de un ataque cibernético que dañó decenas de miles de computadoras y servidores de bancos y televisoras en Corea del Sur.

Mike Rogers, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que la iniciativa “es el correcto balance entre privacidad y libertades civiles, y frena a los malos en su intención de arruinar la sexta parte de la economía estadounidense”.

Con la CISPA, empresas y gobierno podrán compartir datos técnicos sin preocuparse por leyes de secrecía o de competencia.

Pero grupos defensores de la privacidad y de los derechos civiles se oponen a la propuesta porque dicen que se abrirán los registros privados de los estadounidenses al gobierno federal. Al anunciar su amenaza de veto el martes, la Casa Blanca citó este argumento.

Por Annie Flaherty y Jim Abrams
Fuente: elnuevoherald.com

 

 

 

La Cámara Baja del Congreso estadounidense ha aprobado la CISPA, el polémico proyecto de ley sobre la ciberseguridad.

Tras obtener 288 votos a favor y 127 en contra, la ley está pendiente de la aprobación en el Senado y la firma presidencial.

 

La ley de Intercambio y Protección de Información de Inteligencia Cibernética (CISPA, por sus siglas en inglés) permitiría tanto a compañías privadas como al Gobierno federal estadounidense acceder a conversaciones personales realizadas a través de Internet y compartir los datos de navegación entre sí con el pretexto de garantizar la seguridad cibernética.

Durante los debates de este jueves el congresista demócrata Dan Maffei defendió el proyecto como indispensable para proteger a EE.UU. contra “grupos independientes como WikiLeaks, al que acusó de tomar medidas para ‘hackear’ las redes virtuales del país.

Otro legislador aludió al trágico atentado terrorista en Boston de este lunes como razón para adoptar la ley.

“Los recientes acontecimientos en Boston muestran que los republicanos y los demócratas debemos juntarnos” para aprobar la ley que reforzaría la seguridad nacional, según afirmó el republicano Mike McCaul.

“En el caso de Boston hubo bombas reales. En este caso son bombas digitales, que ya están en camino”, dijo.

Decenas  de empresas y páginas de Internet protestan contra la CISPA,  ya que según los defensores de los derechos en la Red, la ley amenaza la privacidad de los usuarios y viola la libertad de expresión.

Además, consejeros de la Casa Blanca se mostraron esta semana dispuestos a pedir al presidente Barack Obama que vetara la polémica ley, que carece de mejoras, según su explicación.

Es la segunda vez que la CISPA es aprobada por la Cámara de Representantes, la primera fue en abril del 2012, pero luego fue rechazada por el Senado.

 

Fuente: rt.com

El Congreso de Estados Unidos aprobó el Acta de Protección y Compartir Ciber Inteligencia (CISPA), que volvió a la vida tras ser rechazada el año pasado. La legislación es polémica porque permite a las compañías compartir información privada de sus usuarios con el gobierno. La ley aún debe pasar por el Senado.

Mientras Mozilla y Reddit se opusieron abiertamente el año pasado, otras compañías como Facebook o Microsoft apoyaron el proyecto, aunque han moderado su posición con el tiempo.

Los argumentos para impulsar la aprobación de esta ley se relacionan con las amenazas de ciberataques, con parlamentarios planteando escenarios como que Corea del Norte podría hackear la red eléctrica del país, y hablando de “bombas digitales” que podrían amenazar al país.

El tema de la ciberguerra ha aparecido de forma recurrente en Estados Unidos ante las posibilidades de ataques contra el país, y CISPA en la base busca hacer que sea más fácil para las empresas entregar información sobre ataques online a otras compañías, y al gobierno, con el fin de atrapar a los atacantes rápidamente. Sin embargo, hay temor a que este traspaso de información se haga teniendo en cuenta la protección a la privacidad de ciudadanos comunes, cuyos datos podrían verse expuestos. No hay limitaciones respecto a qué se puede hacer con esa información, y hay temores a que se abuse de la ley.

La Electronic Frontier Foundation (EFF) señaló que “condenamos el voto en la Cámara y prometemos continuar la lucha en el Senado”. El abogado de la entidad Kurt Opsahl agregó que “aunque estamos de acuerdo en que la nación necesita tratar los temas sobre seguridad en Internet, esta ley sacrifica la privacidad online, sin tomar pasos de sentido común para mejorar la seguridad”.

También el propio gobierno de Barack Obama ha manifestado su preocupación respecto a este proyecto, amenazando incluso con vetarlo.

CISPA debe llegar ahora al Senado, donde podría ser modificado y donde se verá si será aprobado o no.

LinkHouse passes revamped CISPA cybersecurity bill amidst warnings of ‘digital bombs’ (The Verge)

Por Cony Sturm

Fuente: fayerwayer.com

Los proyectos de ley sobre las amenazas cibernéticas aumentaron en el Congreso en los últimos años; el tema preocupa a empresas y a ambos partidos, por lo que varios legisladores se han ocupado de él.

NUEVA YORK (CNNMoney) — La seguridad cibernética acaparó titulares casi todos los días del año pasado, monopolizando la atención de los legisladores… y de grupos de cabildeo.

En 2012, las violaciones de seguridad y los ataques informáticos golpearon a empresas tan diversas como NBC, LinkedIn y Global Payments. Los legisladores estadounidenses comenzaron a debatir sobre cómo ayudar a proteger a las empresas de estas agresiones y, como resultado, la actividad de los cabilderos en materia de ciberseguridad casi se duplicó el año pasado.

Un total de 1,968 informes de lobbystas o cabilderos mencionaron la palabra “ciberseguridad” (o variaciones del término) varias veces en el año 2012, según un estudio elaborado por el Center for Responsive Politics para CNNMoney. Ese número supera con creces los 990 informes que aludían al tema en 2011.

“La seguridad cibernética ha visto un incremento sustancial en los últimos años, y no hay otros (temas de cabildeo) que hayan llegado a ese punto tan rápido”, asegura Daniel Auble, investigador del Center for Responsive Politics.

Parte de la razón por la cual se ha disparado el cabildeo durante el año pasado es que la ciberseguridad ha demostrado ser un asunto que preocupa a ambos partidos, captando la atención de una amplia gama de legisladores, explica David Ransom, socio del bufete jurídico McDermott Will & Emery quien se desempeñó como asesor de política del congresista demócrata Steny Hoyer. La preocupación generalizada por la seguridad cibernética es distinta a temas más especializados, como el control de armas y la atención sanitaria.

Varios proyectos de ley relacionados con la ciberseguridad están circulando por los pasillos del Congreso estadounidense, y todos los interesados quieren que sus voces sean escuchadas. Por ejemplo, la candente ley Cyber Intelligence Sharing and Protection Act (CISPA o Ley de Inteligencia Cibernética para la Protección e Intercambio de Información) ha atraído tanto apoyo como oposición desde que se introdujo a finales de 2011. Cerca de 270 empresas y organizaciones han presentado documentos cabilderos sobre CISPA, que permitiría a las empresas compartir información sensible con el gobierno. Hay mucho en juego.

“La ciberseguridad afecta a todos nuestros sistemas principales: los servicios financieros, los sistemas de telecomunicaciones, incluso nuestras plantas químicas y presas”, dice Ransom. “No se trata sólo de información personal. Cada comisión legislativa, desde la que atiende los temas de privacidad hasta la encargada de la seguridad nacional, tiene un interés directo”.

Y la preocupación del Congreso está bien justificada. A medida que las empresas refuerzan la seguridad de sus sistemas, los ataques cibernéticos se vuelven cada vez más avanzados y focalizados. Los grupos profesionales de hackers – incluyendo, según se informa, al gobierno chino – están utilizando herramientas cada vez más complejas en sus ataques.

La habilidad de estos atacantes para encontrar constantemente nuevas herramientas y trucos dificulta la legislación en la materia, dice Ransom, quien cabildea a los legisladores sobre cuestiones de seguridad cibernética en representación de las compañías tecnológicas y de servicios financieros.

Sin embargo, opina otro experto, el Congreso puede y debe hacer que las normas de seguridad sean más claras. “Pueden clarificarlas en el nivel más básico: ¿Qué constituye un delito informático? Actualmente hay mucha discrecionalidad en la aplicación de la ley federal”, dice Peter Toren, abogado de Weisbrod Matteis y Copley y autor del libro Intellectual Property & Computer Crimes.

El Congreso también debe “elevar los estándares de lo que las empresas deben hacer para mantener sus sistemas seguros. No hay normas claras en cuanto a si una empresa está siendo o  no negligente”, sostiene Toren.

Los legisladores deben actuar con rapidez, dice el legista, quien se desempeñó como uno de los primeros fiscales federales en la Unidad de Delitos Informáticos del Departamento de Justicia cuando ésta fue instituida en 1992.

“En el vasto sentido histórico, las personas han violado esas leyes desde hace un tiempo”, dice Toren. “Pero en los últimos dos o tres años se ha dado una conciencia diferente. Estas no son reivindicaciones y amenazas; son ataques sofisticados que podrían tener importantes consecuencias para todos nosotros”.

 

Por Julianne Pepitone

Fuente: cnnexpansion.com

La orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos no satisface la gravedad de la amenaza ante ciberataques.

Se ha hablado mucho últimamente sobre la amenaza que suponen los ataques cibernéticos para la infraestructura nacional de Estados Unidos, pero la nueva orden ejecutiva del presidente Obama, enfocada en los estándares voluntarios y en compartir información, no tiene muchas probabilidades de otorgar demasiada protección. La orden ejecutiva requiere poner en marcha durante los próximos meses y de aquí a dos años nuevos planes de intercambio de información, de establecimiento de normas y de I+D.

Los ataques a los organismos e infraestructura del Gobierno aparentemente van en aumento. El porcentaje de violaciones reportadas al equipo de respuesta de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. creció un 52 por ciento y alcanzó los 198 ataques en 2012 (ver “Redes eléctricas y plantas de agua, próximo objetivo hacker“). Mientras tanto, la escritura de malware se ha convertido en una gran industria, gracias al apoyo de Gobiernos y contratistas de defensa, así como de criminales. El presidente Obama ha denominado las ciberamenazas como “uno de los más graves desafíos de seguridad económica y nacional” a los que se enfrenta el país.

La orden ejecutiva, anunciada por Obama durante el Estado de la Unión, no obliga a las empresas a adoptar medidas que protejan infraestructuras tales como la red eléctrica. Ravi Sandhu, director ejecutivo del Instituto para la Seguridad Cibernética en la Universidad de Texas en San Antonio (EE.UU.), señala que esto limita seriamente su valor. “Da la impresión de que la estrategia anima a seguir intentando lo mismo otra vez, para ver si quizás esta vez se logra tener éxito, o a retrasar la solución del problema para que se convierta en un problema ajeno”, señala. “No veo muchas posibilidades de éxito significativo. La ciberseguridad de las infraestructuras de importancia crítica debería ser una prioridad para todos los países”.

Entre otras cosas, la Orden Ejecutiva para la Mejora de la Ciberseguridad de las Infraestructuras Críticas pide al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología que cree un marco de seguridad que las empresas privadas que operan infraestructuras críticas pudieran seguir de forma voluntaria.

Stewart Baker, consultor y exconsejero general de la Agencia de Seguridad Nacional, así como jefe de política del Departamento de Seguridad Nacional durante parte de la segunda administración Bush, afirma que se trata de un buen comienzo, pero que será propenso a verse influenciado por los ‘lobbies’. Definir el marco podría ser “tan difícil debido a la corrección política, el temor a la imposición de costosas cargas y los requisitos de procedimiento que podría tardar muchos años en completarse, y para ese entonces todas las medidas de seguridad estarán anticuadas, lo que no nos dejará más protegidos que antes”, asegura.

Gran parte de la infraestructura de tecnología de la información del país es propiedad de empresas privadas, por lo que los esfuerzos de esas empresas son cruciales para la seguridad nacional. Sin embargo, aunque la orden aumenta el modo en que las agencias federales comparten información no clasificada con las empresas, no requiere que las empresas compartan su propia información sobre ataques ni sus datos de inteligencia con el Gobierno, aunque en la práctica muchas empresas ya lo hacen.

Un proyecto de ley aprobado por la Cámara de EE.UU. el año pasado fue reintroducido esta semana, conocido como la Ley de Intercambio y Protección de Inteligencia Cibernética (CISPA, por sus siglas en inglés), obligaría a las empresas a compartir más información, pero ha sido atacada por grupos de privacidad y libertades civiles, que aseguran que alentaría a las empresas a entregar datos de Internet demasiado personales a los organismos gubernamentales y de seguridad. La Unión Americana de Libertades Civiles elogió la orden ejecutiva y criticó la iniciativa CISPA, lo que sugiere que las preocupaciones sobre la privacidad fueron sustanciales. Obama tomó una posición similar el año pasado cuando se opuso al proyecto de ley CISPA. Fue uno de los cerca de 80 proyectos de ley relacionados con la ciberseguridad en los últimos años, y ninguno de ellos se ha convertido en ley.

Sean cuales sean los estándares que surjan, el hecho de que no sean voluntarios no es un defecto mortal, señala Baker. Las empresas que no cumplan con ellos podrían enfrentarse a una desventaja competitiva o de relaciones públicas, o un mayor riesgo de litigio, afirma: “Seguir los estándares del Gobierno es una buena manera de rebatir las alegaciones de negligencia”. Una de las ventajas de la orden es que requiere que el Gobierno actúe de forma clara mediante un intercambio de información más transparente por parte de las agencias. Muchas agencias tiene proyectos en curso de investigación y desarrollo de ciberseguridad, y parte de este trabajo es redundante o se ve dificultado por una falta de cooperación, señala Radu Sion, científico informático de la Universidad de Stony Brook y líder en investigación de seguridad de computación en nube. “La oportunidad de finalmente sincronizar los esfuerzos federales… así como los elementos individuales propuestos puede tener un impacto significativo”, indica.

En la orden del presidente no se habla del esfuerzo paralelo del Gobierno federal por desarrollar capacidades de armamento cibernético ofensivo, algo que muchos consideran un modo de prevención de ataques más eficaz frente a simplemente aumentar las defensas, al menos cuando el atacante está patrocinado por el estado.

 

Por David Talbot

Traducción: Francisco Reyes (OPINNO)

Fuente: technologyreview.es

Buenas noticias. El Acta de Ciberseguridad de 2012, mejor conocida como CSA, ha sido frenada esta mañana por el Senado de Estados Unidos. El acta requería 60 votos para avanzar, pero únicamente consiguió 52 a favor. Al final, ha sido la presión de las empresas la que ha logrado que los legisladores no dejen pasar la propuesta. Techdirt explica:

Ciertamente, esto no significa que cualquier legislación sobre ciberseguridad esté muerta. Es probable que existan otros intentos para pasado algo -sea algo mucho menos complejo en esta lamentable sesión, o (más probable) un esfuerzo más grande para el año entrante-. La propuesta falló, en parte, porque algunos negocios estaban preocupados sobre la creación de demasiadas regulaciones. Yo creo que debió fallar por no poder explicar por qué era necesaria.

Por qué debe importarnos la retirada de la CSA? Porque -igual que CISPA- aunque se trate de una legislación de Estados Unidos, nos afecta a todos. El Acta de Ciberseguridad de 2012 fue introducida por los senadores Joe Lieberman y Susan Collins. La idea era crear un marco legal para defender a EE.UU ante posibles posibles ciberataques desde el extranjero, así como atentados contra la infraestructura crítica del país (como las plantas eléctricas, por ejemplo). Sin embargo, en la práctica, el acta permitía que las compañías pudieran espiar a los usuarios y compartir sus datos personales con el gobierno. Bajo la CSA, cualquier persona podría ser espiada si se consideraba (sin pruebas) que era una amenaza potencial para sus redes.

Es decir, el gobierno delegaría de alguna forma la vigilancia a empresas, otorgándoles la facultad no sólo de compartir la información sensible de los usuarios, sino también modificar, bloquear o interrumpir conexiones bajo sospecha. Aunque el acta presumía un intercambio “voluntario” de información entre empresas y gobierno, el usuario no tenía control sobre este proceso. Como la ley aplica para servicios en Estados Unidos, toda la información de servicios internacionales como Google, Facebook o Twitter podría estar a la alcance del gobierno sin necesidad de una orden judicial. Aún si un usuario descubriera que su información fue enviada a terceros, la CSA garantizaría inmunidad para las compañías.

Por fortuna, la CSA no pasó el corte del Senado. Como señala Techdirt, lo más probable es que venga otro esfuerzo similar (o superior) para 2013, toda vez que la Casa Blanca se ha mostrado “decepcionada” por la decisión. Paradójicamente, esta vez hay que agradecer a los senadores republicanos y a la Cámara de Comercio por el revés, ya que estaban preocupadas por las regulaciones que les impondrían a las compañías. Una victoria agridulce, pues el tema de la privacidad no fue el motor para frenar a la CSA, sino el interés particular. Como sea, otra batalla más que se gana, por ahora.

 

Por Pepe Flores

Fuente: alt1040.com

 

El experto describe a RT cómo la seguridad y vigilancia permanente se han convertido en una religión de Estado

En caso de que Julian Assange caiga en manos de EE.UU., el fundador de WikiLeaks podría ser ejecutado. Así lo aseguró a RT el ex alto funcionario de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés) Thomas Andrews Drake.

Experto en espionaje electrónico, Drake sacrificó su carrera para hacer sonar la alarma sobre las múltiples violaciones de derechos dentro de la agencia. En el marco de la entrevista, relató a RT cómo EE.UU. practica su “tiranía suave”, bajo la cual todo el mundo es objeto de vigilancia permanente, ya que la seguridad se ha convertido allí en una religión de Estado.

Assange y su futuro en EE.UU.
Drake asegura que las autoridades norteamericanas están demasiado indignadas con el fundador de WikiLeaks, por lo que harán lo que esté en su mano para encerrarlo durante el tiempo que sea posible o recurrirán a la ejecución. Así, según informes de prensa, ya se ha organizado un Gran Jurado clandestino y tal vez, ya haya preparada una sentencia, que Julian Assange cumpliría inmediatamente si EE.UU. se hiciera con él. El ex agente de la NSA subraya que hay múltiples altos cargos en el país que insisten en una sentencia de muerte para el fundador de WikiLeaks. “Decir la verdad al poder es muy peligroso. A las élites, a los responsables no les gusta que aireen los trapos sucios. No solo se oponen a esto, sino que deciden convertir la verdad en actividad criminal”, enfatiza Drake.

Trapos sucios de la NSA
El ex alto funcionario de la NSA relata la existencia de un gran programa insignia llamado ‘Trailblazer’, diseñado para catapultar a la NSA en el siglo XXI para hacer frente a las enormes cantidades de datos generados por la era digital. “Lo que hizo la NSA fue realizar un abuso generalizado del ‘Trailblazer’, así como crear un programa de vigilancia súper secreto, con lo que violó por completo la Constitución y la Cuarta Enmienda”, confesó Drake. “Descubrí, para mi horror y conmoción, que poco después del 11-S, la NSA estableció un acuerdo secreto con la Casa Blanca, según el cual la agencia se convertiría en el agente ejecutor de este programa de vigilancia secreta”

Vigilancia como religión de Estado
“Lo que quiere el Gobierno es tener cada vez más acceso a los datos privados. La ley de ciberseguridad CISPA llevaría el hecho a un siguiente nivel. Bajo la etiqueta o el rótulo de las amenazas informáticas, el Gobierno busca un acceso aún más invasivo a las redes, generalmente cerradas al público”. De acuerdo con las palabras del experto, se trata de una “tiranía suave”, del “establecimiento de una sociedad de vigilancia. Las personas no se dan cuenta de hasta qué punto están controladas, del grado en que una gran cantidad de nuestros datos transaccionales en todas sus formas —formularios electrónicos, e-mails, ‘tweets’, registros bancarios y todo lo demás— están sujetos a esta vigilancia”. Drake hace hincapié en que la censura proviene del miedo. “El temor en sí mismo es el control. Es lo que hace la gente cuando tiene miedo: empieza a censurar. Se envía un mensaje escalofriante con la amenaza de que si usted se pone a hablar, le espera un golpe duro. Nuestra seguridad se ha convertido en nuestra religión de Estado. No lo dude. Porque si no está seguro, será su lealtad la que se pondrá en duda”. El propio Pentágono tiene constancia de que si una nación lleva a cabo cualquier acción en contra de EE.UU., se trata de un acto de guerra, sostiene el experto. Sin embargo, sus propias acciones son tachadas, por ejemplo, de “operaciones cibernéticas”. “Recurre a una gran cantidad de etiquetas de todo tipo para que sea algo diferente de lo que realmente es. Entonces, ¿dónde se traza la sutil línea?”

Fuente: rt.com

Un nuevo proyecto tendiente a regular Internet ingresó al Senado de los Estados Unidos. Se trata de la propuesta llamada Secure IT que busca, entre otras cosas, combatir los “ciberdelitos” en la Web. La iniciativa fue presentada por un grupo de legisladores del Partido Republicano y consiste en una serie de modificaciones a otro proyecto que espera ser tratado en el Congreso conocido como Ley de Intercambio y Protección de Inteligencia Cibernética(CISPA).

Según el portal digital estadounidense The Hill, que se dedica a temas parlamentarios, los autores de la propuesta aseguraron que Secure IT “es un proyecto de consenso que impulsará significativamente la seguridad” del Gobierno estadounidense y las redes del sector privado.

“Nuestro proyecto se centra en dar a las empresas y al Gobierno las herramientas y conocimientos que necesitan para protegerse de las amenazas informáticas. Creará nuevos requisitos importantes para los contratistas del gobierno a la hora de notificar a sus agencias sobre ciberataques en sus sistemas”, indica el comunicado del grupo de legisladores.

El nuevo proyecto ingresado al Senado, que lleva el número de trámite S. 3342, cuenta con las firmas de los legisladores republicanos John McCain (Arizona), Saxby Chambliss (Georgia), Charles Grassley (Iowa), Lisa Murkowski (Alaska), Dan Coats (Indiana), Ron Johnson (Wisconsin) y Richard Burr (Carolina del Norte).

Se trata de una propuesta similar al proyecto de ley CISPA -que cuenta con la aprobación de la Cámara de Representantes-, que intenta regular el consumo de contenidos en la Web y establece que ante un pedido del Gobierno y/o las agencias de seguridad las empresas prestadoras de servicios en Internet deberán suministrar todos los datos requeridos.

El nuevo trámite parlamentario, según sus autores, intenta corregir algunas cuestiones de CISPA y establece de manera más taxativa las facultades de los organismos de seguridad.

De acuerdo al periodista de la revista estadounidense HS Today Mickey McCarter, quien tuvo acceso al documento presentado por los parlamentaritas, Secure IT lo que hace es asignar una relación directa por rama de incumbencia entre las agencias federales o autoridades de aplicación que soliciten la información y las empresas. ”Ya es hora de que el Congreso enfrente la amenaza cibernética global que enfrenta nuestra nación”, enfatizó el senador MacCain. “Debemos aprovechar el ingenio y la innovación del sector privado en asociación con los elementos más eficaces del gobierno federal para hacer frente a esta amenaza emergente”, agregó.

Luego de su ingreso al Senado, la propuesta Secure IT pasará por varias comisiones parlamentarias, las cuales serán las encargadas de habilitar su tratamiento en el recinto. Mientras tanto, el proyecto de Ley CISPA está en la misma lista de espera pero cuenta con el aval de la Cámara Baja.

 

Fuente: infoglaciar.com.ar

Mientras el tratado ACTA de la comunidad internacional y la legislación CISPA de los Estados Unidos están preparando el escenario para poner freno a la red mundial de Internet, los tecnócratas están trabajando horas extras para tratar de definir su identidad y asegurarse de que todas sus actividades estén bien supervisadas y bajo control.

La Unión Europea se está moviendo para crear un sistema de identificación electrónica obligatoria para todos los ciudadanos de la UE que se llevaría a cabo en toda Europa para estandarizar los negocios tanto en línea como en persona, autentificando a los usuarios a través de una común “firma electrónica”. Un identificador único de autenticación protegerá el acceso a Internet, los datos en línea y la mayor parte del comercio. Es nada menos que un intento de dar un paso mas hacia sistema de “marca de la bestia”, y un destacado asistente del Bilderberg está detrás del plan.

Neelie Kroes es la Comisaria de la Agenda Digital de la UE, y está introduciendo la legislación que se espera que obligará a “la adopción de la armonización de la firma electrónica, identidades y servicios de autenticación electrónica (EIA) a través de los miembros de la UE.”

El alcance de dicho sistema, por supuesto, se ampliará con el tiempo, especialmente en lo que muchos países de la UE se han resistido a los requisitos invasivos del gran gobierno en cuanto a identificación por motivo de los derechos civiles, que aún hoy huelen a medidas draconianas del régimen nazi: Las políticas de “documentos por favor” que potenciaban sus otras vías de tiranía. De acuerdo con EurActiv.com, Neelie Kroes, más tarde “ampliará el alcance de la actual Directiva al incluir también los servicios auxiliares de autenticación que complementan la firma electrónica, al igual que los precintos electrónicos, la hora / fecha de los sellos, etc”, mientras los intentos del organismo supranacional son acorralar a más naciones a la participación.

Este sistema de gran hermano se llevará a cabo en Europa primero y luego se empujará a América del Norte y al resto del mundo, mientras al mundo se le dará un codazo paso a paso hacia una red de control total sin dinero en efectivo en el nombre del “comercio seguro y verificable”, y por supuesto en el nombre de la “seguridad.” No importa que el plan vaya a invitar a la piratería y a las falsificaciones de identidad de vía rápida. En el caso de Europa, se hace especial hincapié en parte en “el establecimiento de un verdadero mercado único que funcione” – parte del gran objetivo de la UE, incluso ahora tambaleante.

Neelie Kroes ha sido una vieja asistente a las reuniones del Bilderberg, apareciendo cada año desde 2005. Ella estaba en la lista oficial para la reunión de 2006 en Ottawa, Canadá, luego de la reunión de 2007 en Estambul, Turquía, 2008 en Chantilly, Virginia, 2009 en Vouliagmeni, Grecia y en 2.010 en Sitges, España como delegada de la Comisión Europea.

Pero en 2011, Kroes llegó a la mesa en St. Moritz, Suiza con un nuevo título: La Comisaria de la UE para la Agenda Digital, por lo que, obviamente, viendo el desarrollo esa agenda no fue inesperada. El último esfuerzo de Kroes, sin duda se verá reforzado durante la reunión de 2012 ya tan sólo dentro de unos días.

Encaja con la creación de un CYBERCOM en EEUU en estos últimos años y el nombramiento del cabeza de la NSA, el general Keith Alexander, que también se reúne anualmente en el Bilderberg, para librar la ofensiva de guerra cibernética en todo el mundo. Además, los tecnócratas de Silicon Valley y otros lugares también han convergido en torno a las reuniones secretas para coordinar sus desarrollos con las normas emergentes de Internet, las nuevas leyes y tratados, y para promover los esfuerzos de recabar datos de las comunidades de inteligencia clandestinas con las que trabajan.

 

Fuente: despertandoargentina.wordpress.com

La ‘Liga para la Defensa de Internet‘ es un mecanismo de solidaridad entre usuarios, empresas y organizaciones activistas para garantizar la libertad de la Red.

WordPress, Reddit, Mozilla, Imgur, el fundador de Craiglist y otros individuales, empresas y organizaciones vinculadas al activismo en la Red han decidido unir sus fuerzas en la ‘Liga para la Defensa de Internet’.

La unión hace la fuerza, como ya demostraron con el ‘blackout’ (fundido a negro) que protagonizaron en enero contra el proyecto legislativo de SOPA, la ley antipiratería estadounidense. Aunque en aquella ocasión el éxito se debió en parte a que se sumaron gigantes como Tumblr y Wikipedia, que de momento no han mostrado su respaldo a la nueva iniciativa.

Los fundadores de la Liga han diseñado una ‘bat-señal’ que será su símbolo en la lucha contra la censura en la Red. Tras registrarse en la web de la iniciativa, los miembros recibirán un código para incluir en sus páginas que se activará cuando se perciba una amenaza a la libertad de internet, venga de donde venga.

Así, como si de Batmans virtuales se tratase, los demás acudirán a la llamada de socorro y se servirán de todos los medios a su alcance (cartas a sus representantes en el Congreso, boicot a empresas, firmar peticiones online…) para contrarrestar el ‘ataque’.

“Con el alcance de nuestras webs y redes sociales combinado, podemos ser masivamente más eficientes que cualquier organización”, explican en la web.

De momento, sus primeros objetivos son las leyes ACTA y CISPA, la primera un tratado internacional contra las falsificaciones y la segunda una ley para compartir información contra la ciberdelincuencia.

El tradicional murciélago de la ‘bat-señal’ ha sido sustituido por un gato, en homenaje a la ‘Teoría del Gato Adorable del Activismo Digital’ de Ethan Zuckerman, que entiende que las redes sociales y comunidades de usuarios tienen el mismo poder para distribuir de forma masiva mensajes activistas que para compartir fotos de ‘gatitos’.

Los principales impulsores de la iniciativa son Alexis Ohanian, fundador de Reddit, y la organización ‘Fight for the Future’ (Lucha por el Futuro).

 

Fuente: lainformacion.com

Desde un lugar académico, como docente de sociología y leyes de la Universidad Queen en Canadá, el doctor David Lyon se dedicó a estudiar en profundidad la tecnología de seguridad y vigilancia. Considera que gobiernos y empresas las utilizan con el fin de “controlar Internet y usar datos personales como medio para tener más poder”. Aclara que es un mundo mucho más complicado que el que se imaginó George Orwell en su novela “1984”, y que la gente contribuye a esto con información y datos en las redes sociales.

¿Hay software y hardware capaz de procesar la enorme cantidad de información que circula por la Web?

Es difícil calcular si las agencias de inteligencia y seguridad realmente tienen la capacidad de procesar esa información de forma inteligente, sin mencionar de forma segura. El poder de la tecnología es mucho, pero la idea de una gran capacidad de procesamiento de información para la vigilancia puede resultar más una amenaza que una realidad.

¿Qué tan graves son los daños que puede provocar un ciberataque?

Hoy en día son prominentes los temores de la ciberdelincuencia y el ciberterrorismo. La preocupación es que “infraestructuras críticas” como la generación de energía o las telecomunicaciones resulten vulneradas por los ataques y colapsen o resulten dañados gravemente: muchos aspectos de la vida se verían afectados gravemente. Esto significa que los ataques cibernéticos podrían ser tan graves como los desastres naturales. Sin embargo, como dice Naomi Klein, el “capitalismo del desastre” se nutre de las interrupciones, que se toman como oportunidades para nuevas agendas neoliberales. La llamada “Seguridad nacional” es hoy más importante para muchos gobiernos de lo que es la seguridad humana cotidiana de las personas, que sólo quieren sentirse seguros y saber que sus familias tienen acceso a la salud, la educación y el empleo.

En el tablero mundial actual, ¿cuáles diría que son los países más avanzados y con mayor poder tecnológico?

Esto depende a lo que uno apunta. Si estamos pensando en los países con gran capacidad de vigilancia -que es un medio clave para el poder-, entonces se puede decir que la capacidad de EE.UU. es sumamente alta. Pero también es la de China. En cuanto a la producción de equipos de vigilancia, las cifras de Estados Unidos son importantes, aunque Israel está ubicado hoy como un productor de tecnología de vigilancia a gran escala y un proveedor experto en seguridad. Otros países tienen diferentes tipos de capacidades y, por supuesto, la situación está cambiando permanentemente. Se podría decir que los países del hemisferio norte son los más poderosos, pero China, India y Brasil se están convirtiendo rápidamente en un desafío a la dominación de los países del norte.

Parecería que con las nuevas leyes, como CISPA, el mundo va hacia un control de los Estados sobre los ciudadanos al estilo “Gran Hermano”.

Leyes similares se están creando en Canadá, Australia, Reino Unido y otros países europeos. Son muy lamentables ya que lo que logran es dar más poder aún a los poderosos. En algunas situaciones se puede decir que “Gran Hermano” sigue siendo una buena metáfora, pero en diferentes regiones del mundo, con procesos muy diferentes. Orwell no tenía idea de la manera en que las tecnologías electrónicas crecerían y se propagarían, o que los Estados se unirían a las empresas como los principales organismos de vigilancia, o que la gente común podría llegar a ser –sin darse cuenta- cómplice en la vigilancia, especialmente a través de las redes sociales. Todos estos factores son importantes y todos ellos hacen una diferencia. Las infraestructuras de la información de las sociedades avanzadas de hoy en día las convierte en “sociedades vigilantes”. La vigilancia del Estado, si bien es importante, no es la única. A veces la vigilancia de las empresas suele ser mayor que la vigilancia estatal y, de hecho, las agencias policiales y de inteligencia suelen utilizar los datos provenientes de sistemas empresariales. El auge de las redes sociales y de “contenidos generados por usuarios” significa que gran parte de la información personal es ahora de libre disposición, y esto es utilizado por la policía y los organismos de seguridad. Así que esta situación es mucho más complicada que la figura del “Gran Hermano”.

 

Por Daniel Vittar

Fuente: clarin.com

La retirada de uno de los mayores oponentes a la CISPA (la reedición de la ley SOPA en USA) podría poner en peligro la promesa de veto que hizo la Casa Blanca. La ciberseguridad es un tema que preocupa más que Al Qaeda a los estadounidenses según una reciente encuesta. En este marco, Google y la NSA trabajan codo a codo para combatir el “ciberterrorismo”.

La ley de ciberseguridad CISPA, aprobada por la Cámara de Representantes de USA y que permitiría a las agencias de seguridad del Gobierno acceder a información  confidencial de cualquier internauta estadounidenses, podría haber superado un gran obstáculo más en el camino hacia su aprobación.
Howard A. Schmidt, que condenó públicamente esta legislación, anunció el jueves que abandonará el cargo de coordinador de seguridad cibernética de la Casa Blanca, que había ocupado durante más de dos años. Michael Daniel, un veterano de 17 años en la Oficina de Administración y División de Seguridad Nacional de Presupuestos, asumirá el puesto.
El anuncio de Schmidt se produce en un momento en el que la ciberseguridad es uno de los temas más candentes entre los legisladores de Washington después de que los miembros de la Cámara de Representantes de USA aprobasen en abril la polémica ley.
El ex coordinador era uno de los mayores opositores a la CISPA dentro de la Casa Blanca y aunque el Gobierno de Obama amenazó con vetar la legislación, con la retirada de Schmidt, el futuro de la ley parece estar más claro que nunca.
Todavía se desconoce la opinión de su sucesor respecto a este asunto, pero el director de la Agencia Nacional de Seguridad, Keith Alexander, aplaude el nombramiento de Daniel. “Entiende los desafíos a los que se enfrenta nuestra nación en el ciberespacio y la importancia de hacer frente a las amenazas cuanto antes”, dijo refiriéndose al nuevo coordinador.
A pesar de que la iniciativa recibió una amplia mayoría el pasado 27 de abril en la Cámara Baja de USA y quienes la defienden aseguran que es imposible que un mecanismo que lucha contra el cibercrimen garantice también la privacidad de los usuarios, el número de detractores del controvertido proyecto sigue creciendo.
Ya se han recogido más de un millón de firmas en contra de la legislación y el grupo de hackers Anonymous instó a los estadounidenses a organizar protestas multitudinarias contra la medida en un video recientemente difundido en youtube.
La colaboración de Google
El Tribunal de apelaciones norteamericano ha dictado que para prevenir posibles ciberataques, la Agencia de Seguridad Nacional de USA, la NSA, no debe revelar ningún acuerdo que tenga con el gigante informático Google.
“Una colaboración entre la Agencia de Seguridad Nacional de USA, la  NSA, y las compañías privadas como Google es inevitable”, declaró hace dos años el entonces jefe de la NSA Mike McConnel. Esta frase del ex alto cargo de los servicios especiales de USA fue recordada esta semana cuando la organización sin ánimo de lucro Electronic Privacy Information Center (EPIC) exigió a la NSA que publique los documentos que confirman la colaboración de Google con este organismo.
En concreto, al EPIC le interesan los detalles del ataque masivo contra las cuentas de Gmail de varios activistas y disidentes chinos que tuvo lugar en enero de 2010. El grupo apeló a la Ley de Libertad de Información, insistiendo en que el público tiene el derecho a conocer si en este caso los ciudadanos podrían ser espiados. No obstante, no ha habido ‘milagro’ de la democracia y el Tribunal de Apelaciones norteamericano ha dictado que para prevenir posibles ciberataques, la NSA no debe revelar ningún acuerdo que tenga con el gigante informático.
Esta decisión reafirma la sentencia de una corte menor que afirmaba que la Agencia no necesitaba negar o confirmar ninguna relación con Google. El presidente del Partido Pirata de Madrid, Daniel Riaño, cree que el veredicto judicial sería un golpe a la privacidad de los usuarios del buscador.
“Toda la noticia está envuelta en tal misterio que no se puede saber nada. Lo que sí que sabemos es que tradicionalmente ese tipo de agencias han abusado del secreto simplemente para no dar ninguna información en cosas que les eran no convenientes para ellos, pero que en ningún momento ponían en peligro la seguridad de sus países ni la seguridad de otras personas. Los términos en los que se ha pronunciado este tribunal hoy podrían permitir que la relación entre la NSA y Google pusiera en riesgo la privacidad de todos los usuarios de Google. En la actualidad no sabemos qué tipo de colaboración tiene Google y la NSA. Lo malo de esta sentencia es que permite que esta relación se vaya haciendo cada vez más intensa y más estrecha sin que ni el Gobierno ni los ciudadanos de USA, ni el resto de los usuarios de Google tenga jamás noticia ni siquiera de si está habiendo una colaboración entre Google y las agencias de espionaje norteamericanas”, comentó Riaño.
“Es un precedente muy grave. Mes tras mes, desde hace un par de años, se están promulgando leyes que dejan en nada la protección de los derechos a la privacidad de los ciudadanos de USA y de cualquier ciudadano de cualquier país del mundo que esté usando empresas de telecomunicación que tienen sede en USA porque en realidad la legislación que está sacando ahora para la protección de la seguridad deja en papel mojado la privacidad de los usuarios. En el fondo lo que ocurre es que con una serie de normas como la CISPA están circunviniendo todo el sistema de protección a la privacidad de los ciudadanos que se había estado edificando durante decenios”, añadió.
Peligro hacker
La encuesta realizada por la compañía Unisys muestra que los estadounidenses se han tomado en serio las recientes declaraciones e iniciativas de la administración de Barack Obama.
De éstas, las más escandalosas han sido los proyectos de leyes como SOPA y CISPA que tienen como el objetivo proteger USA contra los cibercriminales, pero al mismo tiempo pueden permitir una sin igual violación de la privacidad de los internautas.
Sin embargo, la mayoría de los encuestados (74%) determina que la seguridad de las redes y computadoras del Gobierno contra los ‘hackers’ es lo más importante que debe tener en cuenta el aspirante de la Presidencia.
El segundo tema que más asusta a la población estadounidense y que, según ella, el futuro presidente tiene que enfatizar, es la protección de ciberataques y atentados a las redes de energía eléctrica, instalaciones de suministro de agua y el sistema de transporte.
Tal vez la gente todavía recuerda el apagón de 2003, cuando unos 45 millones de personas en USA se quedaron sin electricidad lo que en ocasiones ha generado pánico, disturbios y anarquía en las calles.
Aunque no fue un resultado de un atentado ni un ataque cibernético, sino una serie de fallos informáticos, mostró qué consecuencias pueden tener las averías en grandes sistemas de infraestructura, potencialmente vulnerables a ‘hackers’.
El terrorismo, en tanto, es el tercer aspecto en importancia que deben tener en cuenta los candidatos a la Presidencia de USA, según la opinión del 68% de encuestados. Tal vez los estadounidenses han superado el temor a los ataques suicidas con bombas y, gracias a la línea mediática progubernamental, se enfocan ahora en posibles ciberataques desastrosos.
Fuente: urgente24.com
A %d blogueros les gusta esto: