Category: CRIMEN ORGANIZADO


(Boston Globe, 2002. En Inglés)

Investigación del Boston Globe sobre abusos sexuales cometidos por curas de la Arquidiócesis de Boston.

La extrapolación de la misma permite entender la extensión mundial del daño cometido por curas violadores y abusadores de menores.

 

 

Read more from the 2002 Boston Globe report on the Catholic Church abuse crisis.

This article was prepared by the Globe Spotlight Team: reporters Matt Carroll, Sacha Pfeiffer, and Michael Rezendes; and editor Walter V. Robinson. It was written by Rezendes.

Since the mid-1990s, more than 130 people have come forward with horrific childhood tales about how former priest John J. Geoghan allegedly fondled or raped them during a three-decade spree through a half-dozen Greater Boston parishes.

Almost always, his victims were grammar school boys. One was just 4 years old.

Advertisement

Then came last July’s disclosure that Cardinal Bernard F. Law knew about Geoghan’s problems in 1984, Law’s first year in Boston, yet approved his transfer to St. Julia’s parish in Weston. Wilson D. Rogers Jr., the cardinal’s attorney, defended the move last summer, saying the archdiocese had medical assurances that each Geoghan reassignment was “appropriate and safe.”

But one of Law’s bishops thought that the 1984 assignment of Geoghan to St. Julia’s was so risky, he wrote the cardinal a letter in protest. And for good reason, the Spotlight Team found: The archdiocese already had substantial evidence of Geoghan’s predatory sexual habits. That included his assertion in 1980 that his repeated abuse of seven boys in one extended family was not a “serious” problem, according to an archdiocesan record.

The St. Julia’s assignment proved disastrous. Geoghan was put in charge of three youth groups, including altar boys. In 1989, he was forced to go on sick leave after more complaints of sexual abuse, and spent months in two institutions that treat sexually abusive priests. Even so, the archdiocese returned him to St. Julia’s, where Geoghan continued to abuse children for another three years.

Now, as Geoghan faces the first of two criminal trials next week, details about his sexual compulsion are likely to be overshadowed by a question that many Catholics find even more troubling: Why did it take a succession of three cardinals and many bishops 34 years to place children out of Geoghan’s reach?

Donna Morrissey, a spokeswoman for Law, said the cardinal and other church officials would not respond to questions about Geoghan. Morrissey said the church had no interest in knowing what the Globe’s questions would be.

Advertisement

Before Geoghan ever got to Weston in 1984, he had already been treated several times and hospitalized at least once for molesting boys. And he had been removed from at least two parishes for sexual abuse. In 1980, for instance, he was ordered out of St. Andrew’s in Jamaica Plain after casually admitting he had molested the seven boys.

In 1981, after a year’s sick leave, Geoghan was dispatched to St. Brendan’s in Dorchester, with little chance he would be placed under scrutiny: His pastor for most of his 3 1/2 years there, the Rev. James H. Lane, has told friends he was never warned that Geoghan had a history of sex abuse.

In September 1984, complaints that Geoghan had abused children at the Dorchester parish prompted Law to remove him. Two months later, the cardinal gave Geoghan a fresh start at St. Julia’s.

Law allowed Geoghan to stay in Weston for more than eight years before removing him from parish duty in 1993. But even that decision to recast Geoghan as a functionary at a home for retired priests did not prevent him from seeking out and molesting children, according to the multiple civil suits and criminal charges filed against the 66-year-old Geoghan.

Finally, in 1998, the church “defrocked” Geoghan, removing him from the priesthood.

Geoghan’s criminal defense attorney, Geoffrey Packard, said his client would have no comment on any of the allegations against him. Geoghan’s first trial on sexual molestation charges is scheduled for Jan. 14 in Middlesex Superior Court. The second, more serious set of charges are due to be tried in Suffolk Superior Court in late February. In the civil lawsuits, Geoghan has no attorney, and is not contesting the charges.

The church’s likely legal defense, as Rogers hinted in July, will be that doctors deemed Geoghan rehabilitated. Church records obtained by the Globe note that Geoghan was indeed medically cleared for the St. Julia’s assignment – but not until he had been at the parish for a month.

In 1984, there were still some clinicians who believed child molesters could be cured. But other specialists had long since warned Catholic bishops of the high risk that priests who had abused children would become repeat offenders.

What’s more, specialists in child sexual abuse and attorneys who have represented victims said, it ought to have been apparent to the archdiocese by 1984 that someone with Geoghan’s record of habitual sexual abuse should not have been returned to a parish.

“In Geoghan’s case, the church defied its own most basic values of protecting the young and fostering celibacy,” said A.W. Richard Sipe, a former priest. Sipe, a psychotherapist and expert in clergy sexual abuse, said he has long believed that the Catholic Church has been too slow to deal with priests who molest children.

The Spotlight Team found evidence that one of Law’s top subordinates worried that Geoghan would cause further scandal at St. Julia’s in Weston, where he began work on Nov. 13, 1984. On Dec. 7, Bishop John M. D’Arcy wrote to Law, challenging the wisdom of the assignment in light of Geoghan’s “history of homosexual involvement with young boys.”

Within the next week, two doctors cleared Geoghan for parish duty, according to an archdiocesan chronology that is in court files. It reads: “12/11/84 Dr. [Robert] Mullins – Father Geoghan `fully recovered.’ . . . 12/14/84 Dr. [John H.] Brennan: “no psychiatric contraindications or restrictions to his work as a parish priest.”

The files also contain a poignant – and prophetic – August 1982 letter to Law’s predecessor, the late Cardinal Humberto Medeiros, from the aunt of Geoghan’s seven Jamaica Plain victims, expressing incredulity that the church to which she was devoted would give Geoghan another chance at St. Brendan’s after what he had done to her family.

“Regardless of what he says, or the doctor who treated him, I do not believe he is cured; his actions strongly suggest that he is not, and there is no guarantee that persons with these obsessions are ever cured,” Margaret Gallant said in her plea to Medeiros.

“It embarrasses me that the church is so negligent,” Gallant wrote. Archdiocesan records obtained by the Globe make it clear why Gallant wrote her irate letter two years after the abuse: Geoghan had reappeared in Jamaica Plain, and been seen with a young boy. The records note that the next month, “Another letter from Mrs. Gallant. Why is nothing being done?”

RELATED: More coverage of the Spotlight report

From the Jamaica Plain case alone, the archdiocese’s top officials were aware of Geoghan’s attraction to young boys, and how he picked his victims: The affable Geoghan usually befriended Catholic mothers struggling to raise large families, often alone. His offers to help, often by taking the children for ice cream or praying with them at bedtime, were accepted without suspicion.

That is how 12-year-old Patrick McSorley, who lived in a Hyde Park housing project, allegedly became a Geoghan victim in 1986 – two years after Geoghan’s assignment to Weston.

According to McSorley, Geoghan, who knew the family from St. Andrew’s, learned of his father’s suicide and dropped by to offer condolences to his mother, who is schizophrenic. The priest offered to buy Patrick ice cream.

“I felt a little funny about it,” McSorley recalled in an interview. “I was 12 years old and he was an old man.”

Riding home after getting ice cream, McSorley says, Geoghan consoled him. But then he patted his upper leg and slid his hand up toward his crotch. “I froze up,” McSorley said. “I didn’t know what to think. Then he put his hand on my genitals and started masturbating me. I was petrified.” McSorely added that Geoghan then began masturbating himself.

When Geoghan dropped a shaken McSorley off at his mother’s house, he suggested they keep secret what had taken place. “He said, `We’re very good at keeping secrets,’ “ McSorley said.

For years, McSorley has battled alcoholism and depression. And now, as the plaintiff in one of the lawsuits against Geoghan, McSorley is bitter. “To find out later that the Catholic Church knew he was a child molester – every day it bothers me more and more,” McSorley says.

Many documents yet to be unsealed

The letters from Bishop D’Arcy and Margaret Gallant were among documents found by the Globe during a review of the public files of 84 civil lawsuits still pending against Geoghan. But for all Geoghan’s notoriety, the public record is remarkably skeletal. That is because almost all the evidence in the lawsuits about the church’s supervision of Geoghan has been under a court-ordered confidentiality seal granted to church lawyers.

In November, acting on a motion by the Globe, Superior Court Judge Constance M. Sweeney ordered those documents made public. The archdiocese appealed to the state Appeals Court, arguing that the Globe – and the public – should not have access to documents about the church’s inner workings. But the appeal was denied last month. The records, including depositions of bishops and personnel files, are scheduled to become public on Jan. 26.

The cardinal and five other bishops who supervised Geoghan over the years have been accused of negligence in many of the civil suits for allegedly knowing of Geoghan’s abuse and doing nothing to stop it. Never before have so many bishops had to defend their roles in a case involving sexual molestation charges against a single priest. The five, all since promoted to head their own dioceses, are Bishops Thomas V. Daily of Brooklyn, N.Y.; Robert J. Banks of Green Bay, Wis.; William F. Murphy of Rockville Center, N.Y.; John B. McCormack of Manchester, N.H., and Archbishop Alfred C. Hughes of New Orleans. Law and the five bishops have all denied the accusations in legal filings.

No American diocese has faced a scandal of similar dimensions since 1992. That year, in the Fall River Diocese, more than 100 of former priest James Porter’s victims surfaced publicly with evidence that Porter’s superiors – including, in the 1960s, then Monsignor Medeiros – shifted him from one parish to another as parents learned of his compulsive abuse.

Since 1997, the archdiocese has settled about 50 lawsuits against Geoghan, for more than $10 million – but with no confidential documents ever made public.

Plaintiffs in the 84 pending lawsuits are refusing to settle their claims as easily, and the church’s internal documents are subject to being revealed in the litigation. So the archdiocese has moved aggressively to keep information about its supervision of Geoghan out of public view. One example: When Law was named a defendant in 25 of the lawsuits, Rogers asked a judge to impound any reference to the cardinal, arguing that his reputation might be harmed. The judge refused.

On Dec. 17, Rogers sent the Globe’s attorney, Jonathan M. Albano, a letter threatening to seek legal sanctions against the newspaper and its law firm if the Globe published anything gleaned from confidential records in the suits. He warned that he would seek court-imposed sanctions even if Globe reporters asked questions of clergy involved in the case.

For decades, within the US Catholic Church, sexual misbehavior by priests was shrouded in secrecy – at every level. Abusive priests – Geoghan among them – often instructed traumatized youngsters to say nothing about what had been done to them. Parents who learned of the abuse, often wracked by shame, guilt, and denial, tried to forget what the church had done. The few who complained were invariably urged to keep silent. And pastors and bishops, meanwhile, viewed the abuse as a sin for which priests could repent rather than as a compulsion they might be unable to control.

Even Massachusetts law assured secrecy – and still does. For all the years that Geoghan was molesting children, clergymen were exempt from laws requiring most other caregivers to report incidents of sex abuse to police for possible prosecution. It was only after last summer’s revelations that the archdiocese dropped its long-standing opposition to legislation adding clergy to the list of “mandated reporters.” But the legislation died in committee.

Until recent years, the church also had little to fear from the courts. But that has changed, as predicted in a 1985 confidential report on priest abuse prepared at the urging of some of the nation’s top bishops, Law among them. “Our dependence in the past on Roman Catholic judges and attorneys protecting the Diocese and clerics is GONE,” the report said.

Since mid-December, the Globe has been requesting interviews with Law and other Church officials. But the answer was delayed until Morrissey’s call late Friday, in which she said she would not even accept questions in writing. Asked if that meant the Archdiocese had no interest in knowing what the questions were, Morrissey replied: “That’s correct.”

In preparing this article, the Globe also sought interviews with many of the priests and bishops who had supervised Geoghan or worked with him. None of the bishops would comment. Of the priests, few would speak publicly. And one pastor hung up the phone and another slammed a door shut at the first mention of Geoghan’s name.

After ordination, a record of abuse

There is no dispute that Geoghan abused children while he was at Blessed Sacrament in Saugus after his 1962 ordination. The archdiocese has recently settled claims on accusations that he did, and the church records obtained by the Globe note that Geoghan in 1995 admitted molesting four boys from the same family then. The unresolved issue in the remaining suits is whether church officials knew of the abuse at the time.

A former priest, Anthony Benzevich, has said he alerted church higher-ups that Geoghan frequently took young boys to his rectory bedroom. In news reports after accusations against Geoghan surfaced publicly, Benzevich was also quoted as saying church officials threatened to reassign him as a missionary in South America for telling them about Geoghan. Benzevich told his story to Mitchell Garabedian, who represents nearly all of the plaintiffs in the civil suits against Geoghan and church officials, according to an affidavit Garabedian filed.

But court records reviewed by the Globe show that when Benzevich appeared in Garabedian’s office for a pre-trial deposition in October 2000, he was represented by Wilson Rogers 3d – the son of Law’s principal attorney. Then, under oath, Benzevich changed his story. He said he was not certain that Geoghan had had boys in his room. And he said he could not recall notifying superiors about Geoghan’s behavior with children.

In a recent interview with the Globe, Benzevich said he does indeed remember Geoghan taking boys to his room. He said Geoghan often sought to wrestle with young boys – and liked to dress them in priest’s attire. But he repeated his sworn assertion that he does not recall notifying his superiors.

Before his deposition, Benzevich said, Wilson Rogers 3d approached him, told him the church was trying to protect him from being named as a defendant, and offered to represent him. His earlier statements to reporters, Benzevich said, had been misconstrued.

Garabedian, citing the confidentiality order, refused to discuss the Benzevich issue with the Globe. The church’s financial liability in the pending suits could increase dramatically if there is evidence Geoghan’s superiors knew of his abuse.

Geoghan’s second assignment – in 1966 to St. Bernard’s in Concord – ended after seven months, according to a detailed chronology of Geoghan’s service prepared by the church which does not explain why the assignment was so abbreviated.

The pending lawsuits include accusations that Geoghan again abused young boys from several families in his next parish, St. Paul’s in Hingham, between 1967 and 1974. One of his alleged victims, Anthony Muzzi Jr., said in an interview last week that in addition to his own abuse, his uncle caught Geoghan abusing his son. The uncle ordered Geoghan to leave his house, and complained to the priest’s superiors at St. Paul’s.

That complaint to church officials coincides with the time frame when Geoghan received in-patient treatment for sex abuse at the Seton Institute in Baltimore, according to Sipe, the psychotherapist who was on Seton’s staff at the time. Sipe did not treat Geoghan.

During his assignment in Hingham, Geoghan found victims far afield, befriending Joanne Mueller, a single mother of four boys who lived in Melrose. There too, according to depositions, the priest became a regular visitor, a spiritual counselor to Mueller and a helpmate to her boys, who were between 5 and 12.

One night, she testified, her second youngest son came to her, insisting that she keep Geoghan away from him. “I don’t want him doing that to my wee-wee, touching my wee-wee . . .” Mueller recalled the boy saying.

Mueller, according to her deposition, summoned her three other sons and learned that Geoghan, while purporting to be taking them out for ice cream, helping them with their baths, and reading them bedtime stories, had been raping them orally and anally. Also, Mueller said, Geoghan was insisting they tell no one. “We couldn’t tell you because Father said it was a confessional,” she said one of her sons told her.

Mueller testified that she immediately took the boys to see Rev. Paul E. Miceli, a parish priest at St. Mary’s in Melrose who knew both Geoghan and her family.

She testified that Miceli assured her that Geoghan would be handled by appropriate church authorities and would “never be a priest again.” Mueller also said that Miceli asked her to keep the matter to herself: “Bad as it was, he said, `Just try – don’t think about it. It will never happen again.’ “

Miceli, until recently a member of Law’s cabinet, contradicted Mueller in his own deposition. He said he did not recall her name, and never received a visit of the sort she described. But Miceli acknowledged receiving a call from a woman saying Geoghan was spending too much time with her children.

Miceli testified that the caller said nothing about sexual abuse. Nonetheless, Miceli said he drove to Geoghan’s new parish in Jamaica Plain to relay the woman’s concerns to Geoghan face-to-face.

Family in need was vulnerable

If Mueller had unwittingly facilitated Geoghan’s access to the children in her home in Melrose, the same role was played by Maryetta Dussourd at the priest’s next stop: St. Andrew’s, in the Forest Hills section of Jamaica Plain, where he served from 1974 to 1980.

Dussourd was rearing her own four children – three boys and a girl – as well as her niece’s four boys. In her hardscrabble neighborhood, she said in an interview, she hoped there was a priest the children could look up to. Then she met Geoghan, who oversaw altar boys and Boy Scouts at the parish.

Geoghan, she recalled bitterly, was eager to help. Before long, he was visiting her apartment almost every evening – for nearly two years. He routinely took the seven boys out for ice cream and put them to sleep at night.

But all that time, Geoghan regularly molested the seven boys in their bedrooms, Dussourd said. In some cases, he performed oral sex on them, according to court documents. Other times, he fondled their genitals or forced them to fondle his – occasionally as he prayed.

A 1994 Archdiocesan memorandum, labeled “personal and confidential,” said Geoghan would stay in the Dussourd home “even when he was on retreat because he missed the children so much. He `would touch them while they were sleeping and waken them by playing with their penises.’ “

Dussourd discovered what was happening after the children finally told her sister, Margaret Gallant. Horrified, Dussourd complained to the Rev. John E. Thomas, the pastor of St. Thomas Aquinas, a nearby parish, according to court documents and accounts by Dussourd and a church official who asked that he not be identified.

Thomas confronted Geoghan with the allegations, and was taken aback when Geoghan casually admitted they were accurate. “He said, `Yes, that’s all true,’ “ the official recalled. It was as if Geoghan had been asked “if he preferred chocolate or vanilla ice cream.”

Thomas immediately drove to archdiocesan offices in Brighton to notify Daily. In Thomas’s presence that Saturday afternoon, Feb. 9, 1980, Daily telephoned Geoghan at St. Andrew’s and, in a brief conversation, delivered a curt directive: “Go home,” the official said.

Geoghan protested, saying there was no one else to celebrate the 4 p.m. Mass. “I’ll say the Mass myself,” Daily insisted. “Go home.” The official said Daily drove to Jamaica Plain and said Mass.

The Rev. Francis H. Delaney, who was Geoghan’s pastor at St. Andrew’s, said in an interview that church officials never told him why Geoghan disappeared from the parish.

Several weeks later, Dussourd said, a contrite Thomas came to her apartment and told her that Geoghan had admitted to abusing the boys, but had excused his behavior by telling the pastor, “It was only two families.”

Thomas, echoing a tack common among clerics at the time, later pleaded with Dussourd not to follow through on her threat to go public, she said. He cited the years Geoghan had spent studying for the priesthood, and the consequences for Geoghan if the accusations against him were publicized. “Do you realize what you’re taking from him?” Thomas asked, according to Dussourd.

Thomas, who is now retired, declined to be interviewed.

RELATED: Part 2 of 2: Geoghan preferred preying on poorer children

A 1994 archdiocesan document summarizing Geoghan’s recurrent problems says of the seven children: “Fr. Geoghan `admits the activity but does not feel it serious or a pastoral problem.’ “

Geoghan spent the following year on sick leave, under treatment for his compulsion, but living with family in West Roxbury. In February 1981, he was sent to his fifth parish, St. Brendan’s.

Almost immediately, Geoghan was working with First Communicants, befriending young children and their parents, even taking some boys to his family’s summer home in Scituate, where – parents say they later discovered – he sexually abused the youths.

Geoghan’s free rein was made possible because the archdiocese said nothing to Lane, St. Brendan’s pastor, about Geoghan’s history, according to a teacher in the parish whom Lane has confided in.

The St. Brendan’s teacher, who declined to be named, said that at first, Geoghan’s willingness to spend inordinate amounts of time with children was admired. But over time, some parishioners became suspicious. “We knew something wasn’t right,” the teacher said. “He just zeroed in on some kids.”

After two more years and more allegations of sexual abuse, Geoghan’s tenure at St. Brendan’s came to an abrupt end in 1984, when Lane heard complaints that Geoghan had molested children in the parish.

Lane, the teacher said, was so devastated that he broke down when he told her the news. And, she said, he was incensed that he had not been warned. “Father Lane was almost destroyed by this,” the teacher said.

Lane is now retired. When a Globe reporter went to see him recently, he slammed the door shut as soon as Geoghan’s name was mentioned.

Law denies he tried ‘to shift a problem’

In his own defense last summer, Law wrote in the Pilot, the archdiocesan newspaper, “Never was there an effort on my part to shift a problem from one place to the next.”

The cardinal’s assertion followed his disclosure, in court documents, that he was informed in September 1984 of the four-year-old allegations that Geoghan had molested the seven Jamaica Plain boys. In the court filing, Law went on to say he then notified Geoghan that he was being removed from St. Brendan’s and was “in between assignments.”

The legal response by the cardinal, narrowly drawn in response to the lawsuit against him, omits any reference to Geoghan’s molestation of children at St. Brendan’s in Dorchester.

Despite his record, Geoghan was assigned to St. Julia’s. And in his first two years, he was in charge of altar boys, religious education for public school youngsters and a youth group, according to the church’s annual directories.

Three weeks after Geoghan arrived in Weston, Bishop D’Arcy protested the assignment to Law, citing Geoghan’s problems and adding: “I understand his recent abrupt departure from St. Brendan’s, Dorchester may be related to this problem.”

A copy of the letter contains a redacted paragraph, an apparent reference to the Rev. Nicholas Driscoll, who confirmed last week that he had been removed from St. Julia’s before Geoghan’s arrival – but for alcohol and depression problems, not sexual abuse. So D’Arcy expressed concern about “further scandal in this parish.” If “something happens,” parishioners will feel that the archdiocese “simply sends them priests with problems.”

D’Arcy urged Law to consider restricting Geoghan to weekend duty “while receiving some kind of therapy.” The Globe could find no evidence that Law accepted that advice. Retired Monsignor Francis S. Rossiter, Geoghan’s pastor at St. Julia’s, refused to be interviewed last week. But Church records note that Rossiter was aware of Geoghan’s history.

The civil and criminal allegations Geoghan faces in Middlesex and Suffolk counties suggest that he allegedly abused at least 30 more boys after Law sent him to Weston in 1984 – both before and after the half year’s sick leave in 1989.

After Geoghan’s 1989 return to St. Julia’s, it was another 38 months before Law took him out of the parish. Three years later, Geoghan was still seeking out victims, allegedly including an altar boy donning vestments for a christening ceremony, according to the criminal charges.

The shuttling of Geoghan from one parish to another created a devastating coincidence for one family. One boy he allegedly molested is the son of a man who had been among the many sexually abused by Porter during the 1960s in the Fall River Diocese, according to Roderick MacLeish Jr., the attorney who represented the man and 100 other Porter victims.

MacLeish declined to provide any information about the family, and said a legal claim has yet to be filed over the son’s treatment by Geoghan.

MacLeish, who has had substantial dealings with the Boston Archdiocese, said he remains astonished at Rogers’s assertion that Geoghan’s assignments were deemed safe by doctors. “No responsible clinician would have said it was safe to transfer him to another parish in light of what the church knew about his pattern of deviant behavior,” MacLeish said.

Fuente: bostonglobe.com
Anuncios

 

Un juez militar ha dejado impune una masacre contra 22 sicarios, perpetrada en 2014, cuando algunos se rindieron ante soldados, en Tlatlaya, en el centro de México, dijo este jueves a Sputnik Nóvosti el exjesuita defensor de DDHH, Edgar Cortez.

CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Un juez militar de la secretaría federal de la Defensa absolvió a seis de los siete soldados acusados de la ejecución de varios sicarios que se rindieron en una bodega en el pueblo de Tlatlaya, a unos 300 kilómetros de la capital, en estado de México, en junio de 2014, y al séptimo lo sancionó por faltas a la disciplina militar.

 

“La sentencia del juzgado militar a favor de los uniformados confirma que esos casos deben ser tratados por la justicia civil, y no por tribunales militares que los dejan en la impunidad”, dijo Cortez, director del Instituto Mexicano de DDHH y Democracia (IMDHD).

En este caso seis de los 7 militares “han sido liberados y el séptimo sólo debe rendir cuentas por faltas a la disciplina pero no por violaciones a los derechos humanos”, lamentó Cortez.

El caso muestra que la participación de militares en tareas de seguridad pública debe terminar, dijo el responsable del organismo que ha firmado una protesta junto con otras ONG.

El alto mando, señaló, está dividido sobre ese rol asignado por el Gobierno en el combate al crimen organizado.

“Unos jefes militares están cansados, otros están hartos por las críticas de la sociedad civil y los observadores internacionales, otros preocupados porque la imagen de las Fuerzas Armadas ha sido dañada y otros quieren actuar con manos libres”, dijo el directivo del IMDHD.

El militar que ha sido condenado recibió una pena de un año de prisión por desobediencia, de manera que el tribunal considera que ya purgó la pena.

Un caso ejemplar

Los centros de derechos humanos IMDHD, Agustín Pro (jesuita), de la Montaña Tlachinollan de Guerrero, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los DDHH y la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos exigieron que se haga justicia por estos crímenes.

“La exoneración en el fuero militar de los acusados, que confirma la parcialidad de los tribunales militares y las limitaciones de la reciente reforma a la justicia castrense –dado que ésta permite que se realicen juicios paralelos en instancias civiles y militares de manera simultánea–, consolida la impunidad en una de las más graves violaciones al derecho a la vida en la historia reciente, dice un comunicado.

Dada la gravedad de este “emblemático caso de violación a los derechos humanos”, las organizaciones consideraron que la respuesta debería ser una “actuación ejemplar de la justicia”. Por el contrario, “las recientes determinaciones apuntan a que la impunidad podría prevalecer”.

Hasta la fecha subsiste una discrepancia entre el número de víctimas de ejecución, que serían ocho para la Procuraduría General de la República (PGR), entre 12 y 15 para Comisión Nacional de los Derechos Humanos, (CNDH, ombudsman federal).

Además, no ha sido investigada la responsabilidad de la jefatura que ordenó a la unidad militar culpable de la masacre de “abatir a delincuentes en horas de oscuridad”.

Las ONG insisten en que su advertencia sobre el riesgo de que el caso quede impune “obedece a que en la sentencia militar se exceden los límites del fuero militar”.

Fuente: sputniknews.com

Las bandas delictivas y carteles de la droga aprovechan las redes financieras clandestinas del gigante asiático para limpiar sus ilegales ganancias. Existe preocupación en Estados Unidos y Europa, especialmente.

Estafadores, carteles del narcotráfico y bandas de todo el mundo han descubierto un nuevo refugio donde lavar su dinero: China.

Las bien desarrolladas redes financieras clandestinas del país fueron aprovechadas por delincuentes extranjeros, que usan China para lavar su dinero sucio y volver a inyectarlo en el sistema financiero global, en gran parte fuera del alcance de las agencias de la ley occidentales, según una investigación realizada por The Associated Press.

Conforme China se globalizaba y enviaba dinero y trabajadores al extranjero, la economía sumergida hacía otro tanto. Bandas de Israel y España, traficantes de cannabis del norte de África y carteles de México y Colombia lavaron miles de millones de dólares en China y Hong Kong, al introducir las ganancias de sus actividades ilegales en la gran marea del comercio y las finanzas legítimas de la región, según confirmaron jefes policiales, registros judiciales europeos y norteamericanos y documentos de inteligencia.

En una sesión informativa con la prensa, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hong Lei, dijo que el país “no es, no ha sido, ni será en el futuro un centro global de lavado de dinero”.

Sistema de estafas

Gilbert Chikli, un franco-israelí condenado por estafa, comprende el atractivo de China. A Chikli se le atribuye haber ideado un plan tan exitoso que ha inspirado a una generación de imitadores. En dos años, el fraude -conocido por sus falsos correos electrónicos de directivos o empresas- le ha costado unos US$ 1.800 millones a miles de firmas, muchas de ellas estadounidenses, asegura el FBI. Chikli ganó millones al usurpar la identidad de altos directivos y agentes de inteligencia, y convencer a empleados de algunas de las empresas más grandes del mundo de que transfirieran dinero a sus cuentas bancarias, según documentos legales franceses. Él reveló que blanqueó el 90% de ese dinero robado a través de China y Hong Kong.

“China se ha convertido en un pasadizo universal para todas estas estafas”, dijo Chikli en una entrevista en su lujosa casa de tres plantas en Ashdod, una localidad en la costa mediterránea israelí.

Chikli es un hombre buscado por la justicia, pero vive abiertamente en Israel, donde las autoridades rechazaron hacer comentarios sobre su caso. Israel y Francia no tienen un acuerdo bilateral de extradición.

El sistema de blanqueo basado en el comercio es una creciente preocupación para las autoridades estadounidenses. Tres colombianos instalados en Guangzhou, China, lideraron una red global de lavado de dinero que movió unos US$ 5.000 millones para carteles del narcotráfico españoles y mexicanos, según una orden judicial del Departamento de Justicia norteamericano, que fue desclasificada en septiembre.

La red operaba supuestamente en Estados Unidos, Colombia, España, Ecuador y Venezuela. Como Chikli, procesaron beneficios ilegales a través de cuentas bancarias en Hong Kong y China y lavaban el dinero mediante la compra de mercancías, a menudo productos falsos que enviaban a Colombia y otros lugares para su venta.

Chikli insiste en que ya no realiza estafas de usurpación de identidad, conocidas como “fraudes de CEO”, pero una nueva generación de estafadores lo imita. Como él, envían el dinero robado a China y Hong Kong. El FBI rastreó transferencias de esta clase a unos 70 países diferentes. “Al principio de esa lista están Hong Kong y China”, dijo Jay Bienkowski, agente especial supervisor del FBI en Washington, en una entrevista antes de retirarse.

Nexo con Europa

La policía cree que algunas de las redes que ahora gestionan esas estafas colaboran con migrantes chinos en Europa para lavar el dinero. La policía francesa desarticuló una trama similar en junio en un distrito de comercios chinos al por mayor al norte de París, en una operación en la que se acusó a los vendedores de lavar dinero de narcotraficantes norafricanos.

“Los grupos de delincuentes no chinos que cometen ‘fraudes de CEO’ envían dinero a China porque los grupos de delincuentes chinos en Europa les dan efectivo”, dijo Igor Angelini, responsable de inteligencia financiera en Europol, la agencia policial de la Unión Europea.

La escala de este fenómeno es bastante considerable. En general, las autoridades chinas hacen poco por ayudar a las empresas occidentales víctimas de estas estafas, según documentos de inteligencia europeos a los que tuvo acceso The Associates Press. En un informe este mes, el Departamento de Estado norteamericano reprochó a China su escaso éxito en investigaciones contra el lavado de dinero.

Europol tampoco tiene un acuerdo de cooperación con China. Una vez que los fondos entran al país, se desvanecen.

“Para nosotros es un punto ciego -dijo Angelini-. Lo que ocurre después es un agujero negro”.

Mafias de Israel, Colombia, México, Europa y África están actualmente lavando dinero en China, proveniente en su mayoría del negocio del narcotráfico.

 

Fuente: economiaynegocios.cl

Estados Unidos incluyó a Uruguay en su informe anual sobre narcotráfico en el mundo.

El informe, emitido por el Departamento de Estado estadounidense, indica queUruguay no es un país productor de narcóticos importante y tiene bajos niveles de corrupción relacionados con la droga”.

Sin embargo, los traficantes de drogas extranjeros se aprovechan de “sus porosas fronteras” con Argentina y Brasil y utilizan Montevideo como base para la logística y las operaciones de tránsito.

“La cocaína producida en Los Andes es la principal droga traficada a través Uruguay. El consumo local de la cocaína altamente adictiva y de bajo costo,conocida como “base de pasta,” sigue siendo un problema grave”, apuntó el Departamento de Estado.

Aunque Argentina no ocupa un lugar destacado entre los países afectados por el narcotráfico, sí lo hace en el estudio relativo a lavado de dinero, en el que el gobierno estadounidense advierte que “la corrupción institucionalizada, el tráfico de drogas, los altos niveles de comercio informal y el contrabando” representan un reto significativo a este respecto en el país suramericano.

El Departamento de Estado apunta a los problemas derivados de la política de control monetario aplicada por el gobierno que dirigía Cristina Fernández, antes de la llegada al poder de Mauricio Macri en diciembre pasado, que fomentó “un floreciente mercado negro de divisas”.

“Incluso durante los períodos más liberales de mayor cambio de divisa, Argentina tiene una larga historia de fuga de capitales y evasión de impuestos. Este último es el delito determinante en la mayoría de los casos de lavado de dinero”, insistió el reporte.

El informe advierte de la gran industria de Chile dedicada a “la fabricación, importación y exportación de productos químicos”.

“A pesar de que ha sido una fuente de efedrina para el procesamiento de metanfetaminas en México, ninguna cantidad de efedrina ha sido incautado por las autoridades chilenas desde 2009″, apunta. EFE

 

Fuente: elespectador.com

Autoridades hicieron una redada masiva de miembros de la MS-13, incluyendo un exoficial de la Policía y el alcalde de Talanga.

Tegucigalpa, Honduras
La red de extorsionadores integrada por la Mara Salvatrucha (MS-13), a la que se le aseguraron decenas bienes y estaba integrada por un alcalde y un expolicía arrestados el pasado martes, es investigada en Estados Unidos por lavado de activos provenientes del cobro del “impuesto de guerra”.

El golpe a esta estructura criminal se logró mediante la Operación Avalancha, realizada por la Agencia de Investigación Criminal (ATIC), de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico del Ministerio Público (MP), y otras entidades que integran la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Para el desarrollo del operativo, que comenzó a las 6:00 AM, se contó con la asistencia de autoridades de Estados Unidos, que han detectado “transferencias sospechosas de dinero desde Honduras a algunas ciudades norteamericanas”, reveló una fuente a EL HERALDO.

Los miembros de este grupo criminal utilizan a testaferros para enviar el dinero de las extorsiones a Estados Unidos, acotó la fuente.

Primer golpe
El fiscal general del MP, Óscar Fernando Chinchilla, indicó en conferencia de prensa que la Operación Avalancha es la primera donde se aseguran bienes de orígenes ilícitos producto de la extorsión y que los embargos continuarán en los próximos días.

“Estos operativos serán más frecuentes para atacar estas redes criminales que atentan contra los ciudadanos”, indicó el fiscal.

“Lo anterior solo demuestra el compromiso del Ministerio Público en el combate frontal a estas estructuras criminales, en consonancia con los objetivos y políticas del Estado”, dijo las autoridad.

Con este tipo de medidas, las autoridades quieren dar respuesta a la población que desde hace años se queja del “impuesto de guerra” que las maras cobran en los barrios y colonias del país.

Por este tipo de delito cientos de personas han perdido la vida al negarse a pagar lo exigido por las maras y otras organizaciones que se dedican a extorsionar.

En este primer golpe se buscó capturar a 15 personas acusadas de asociación ilícita, lavado de activos y asesinato en perjuicio de al menos 20 ciudadanos. Las muertes se cometieron en las ciudades de Tela, San Pedro Sula, La Ceiba, Tegucigalpa y Progreso.

Las autoridades lograron la detención de 10 acusados, ocho implicados en las muertes y dos supuestamente por lavado de activos.

Trascendió que las autoridades buscan capturar a los individuos identificados con los alias de “El Comisario Criss” y “El Inspector Portillo”.

Incautaciones
La fuerza gubernamental hizo 42 allanamientos y 102 aseguramientos de inmuebles a nivel nacional, los cuales fueron adquiridos con el dinero de la extorsión, según las investigaciones.

Entre los bienes asegurados se encuentran 13 sociedades mercantiles que fueron intervenidas porque se tienen las pruebas que a través de ellas se lavó dinero de la MS.

Lea además: Al menos 11 millones hallan en casa del contador de la MS-13

También 53 vehículos fueron asegurados porque se supone que eran usados para el cobro de la extorsión.

Los fiscales indicaron que una clínica fue intervenida en San Pedro Sula y no descartaron que posteriormente sean aseguradas cuentas bancarias.

El detalle de los bienes inmuebles, las sociedades mercantiles, los vehículos y demás decomisos será anunciado posteriormente por la Oficina Administradora de Bienes Incautados.

Además, las investigaciones abarcarán a todas las estructuras de extorsión detectadas en el país y no se descarta que otros funcionarios estatales, locales y nacionales, sean detenidos por sospechar que participan en esta actividad delincuencial.

Estilo de vida
Según las investigaciones de la ATIC, entre las modalidades de este grupo criminal está que los cabecillas viven de forma ostentosa en lujosas residencias y se movilizan en vehículos de gran valor.

Sus parientes están en escuelas privadas y se dan el lujo de tener más de dos parejas a las que les pagan todos los gastos.

Los miembros de menor jerarquía en la organización, quienes realizan la labor de sicariato y otros ilícitos, reciben porcentajes ínfimos a pesar de las millonarias ganancias que genera su trabajo.

Es por eso que este golpe al crimen organizado va dirigido a la incautación y aseguramiento de sus bienes.

Operaciones
Esta organización utiliza métodos de eliminación sistemática de sus propios miembros, una vez ejecutados los trabajos de sicariato ordenados por los cabecillas. Emplea estrategias distractoras para culpar a pandillas contrarias de estos actos delictivos.

La pesquisas realizadas determinan que los integrantes de la MS no solo se dedican al sicariato, sino también al cobro de extorsión, a la venta y distribución de drogas, entre otros delitos que les permiten vivir de forma ostentosa.

Los mareros también están compenetrados en el lavado de activos y sus miembros están gestionando empresas.

Estos pandilleros de mayor privilegio han logrado incluso pasar desapercibidos por las aulas univeristarias y obtener conocimientos para administrar empresas.

Incluso, en el pasado se denunció por parte de las autoridades que estos grupos criminales financiaban a sus miembros para estudiar carreras como derecho o enfermería y hasta medicina, previendo utilizar sus servicios en el futuro.

Capturados
Con una operación que tomó por sorpresa a los habitantes y empleados de la municipalidad de Talanga, Francisco Morazán, fue capturado el alcalde Jorge Neftalí Romero Mejía en su casa de habitación ubicada en la periferia de la ciudad, específicamente en el kilómetro 54, sobre la carretera que conduce de la capital al departamento de Olancho.

A Romero se le acusó por lavado de activos y asociación ilícita por supuestamente ser miembro de la Mara Salvatrucha.

Los pobladores de Talanga bloquearon unas horas el portón principal de acceso a la vivienda del alcalde.

Luego del mediodía, los habitantes fueron desalojados por policías antimotines para que la caravana de vehículos que transportaban a Romero lograra salir de la zona.

Igualmente, cayó el exoficial de la Policía, Álvaro Ernesto García Calderón, quien fue separado de la institución hace cuatro años por reprobar la prueba del polígrafo.

El exmiembro de la Policía y el alcalde de Talanga recibieron la noche del martes detención judicial luego de finalizar la declaración de imputado de ambos.

La noticia se confirmó a las 7:30 de la noche al finalizar la audiencia que se llevó a cabo en los juzgados capitalinos del barrio La Granja.

Fuente: elheraldo.hn

En México hay unos 5.000 jóvenes presos por la comisión de delitos graves, de los cuales el 22 % por homicidio, una elevada cifra que empaña una realidad todavía más lacerante.
Muchos de estos niños y adolescentes caen en las redes del crimen organizado por problemas familiares, pobreza, desescolarización o adicciones y se ven abocados a incurrir en delitos que les marcarán para siempre.

"La mayoría de los chicos que se enrolan en el crimen organizado viven un infierno. Están en shock, y en su vida imaginaron tener que ejecutar, o descuartizar, a una persona", explicó a Efe el ex delincuente juvenil el Maru, hoy facilitador de procesos educativos en la organización social Cauce Ciudadano.
"Son víctimas del abandono de la protección del Estado, de su familia y de su comunidad, aunque al mismo tiempo victimarios, pues lo primero no les exime de responsabilidad penal", agregó el director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez.
El resto de menores internados cometió robo con violencia, o portaba arma prohibida, o robo de vehículo, o participó en un secuestro, o cometió delitos contra la salud y el resto es delincuencia organizada, según datos oficiales.

En México, todos recuerdan a Edgar N. "El Ponchis", un niño involucrado desde los 11 años con la delincuencia organizada, quien tras su detención en 2010 con 14 años confesó haber degollado a cuatro personas por órdenes de un narcotraficante del cártel del Pacífico Sur.
"Los niños sicarios son considerados desechables, porque el crimen organizado no busca nuevos líderes ni crear una 'escuela' para que cuando sean mayores sean 'mejores'. Los usa y se deshace de ellos", explicó Pérez.
El Maru coincidió con él y recordó que en la localidad del céntrico Estado de México donde nació, Ciudad Nezahualcóyotl, muchos jóvenes enrolados en el crimen organizado son carne de cañón:
"Cuando caen en la cárcel, enseguida contratan a otro".
En este desfavorecido suburbio de la capital, el Maru pasó su juventud como pandillero y acostumbrado a cometer delitos menores como el robo o la extorsión, en un entorno violento pero sin presencia del crimen organizado, recordó.

Con la llegada de los cárteles en la última década, añadió: "Se rompió el código y se rompieron las pandillas. Te puedo decir que el 50 % de mis 'homies' (amigos) ha sido utilizado por el crimen organizado. Tenemos muchos muertos, muchos en prisión y otros que siguen trabajando", dijo.
Enumeró los pozoleros, dedicados a deshacerse de los cuerpos, el que mueve los bultos (cuerpos), el halcón, que vigila las fuerzas de seguridad, el llamado equipo de fuerza -secuestrador- y los torturadores, describió el Maru, que tras alejarse del hampa hace más de un lustro hoy coordina talleres y proyectos para la prevención y atención de jóvenes de barrios conflictivos.
 "No te creas que si matas cinco te van a pagar más. Debes entenderlo como una empresa. Antes trabajar para ellos daba muchos ingresos, hoy incluso pagan menos que en una compañía", destacó el Maru, que hoy supera la treintena.

En esta espiral de violencia y con la lógica mercantilista de los cárteles, se refuerza la idea del joven sicario -en su mayoría varón- como víctima y verdugo, que además si intenta resarcirse, corre el peligro de ser ejecutado por el mismo narco.
Es por ello que el director de la Redim denunció que desde las esfera pública se haga hincapié en la "peligrosa" cifra redonda de los mil menores sicarios.
"Genera rápidamente la reacción de actores que dicen: 'Hay que encerrarlos'. Sin ver que el problema es de orden político y cultural", aseguró Pérez, favorable de transitar definitivamente de un modelo punitivo carcelario a uno que priorice las medidas socioeducativas, una visión secundada por muchos especialistas del sector.
Actualmente, en México se separa a adultos de menores criminales estos se recluyen en centros de tratamiento, aunque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos probó en un estudio que la privación de libertad llevaba al 80 % de los jóvenes presos a reincidir, agregó.

La profesora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de antropología Social, Elena Azaola, se pronunció a favor de "reincorporar sanamente a los jóvenes a la sociedad".
Si se compara la tasa de adolescentes criminales con la de adultos, la diferencia es contundente: de 50 por cada 100.000 jóvenes a 220 por 100.000 adultos, señaló recientemente en una rueda de prensa.
La grave problemática impacta en el tangible más valioso para el futuro de una nación, sus niños y jóvenes, y por ello ya ha recibido atención internacional.
El Comité de los Derechos de los Niños de las Naciones Unidas denunció recientemente el reclutamiento de menores en México por parte de la delincuencia organizada. 
Dijo que las medidas políticas han sido "insuficientes" e instó a aplicar un protocolo que aleje a los menores del crimen.


Fuente: hidrocalidodigital.com

El paisaje de violencia y narcotráfico que se vive en México nos lleva a imaginar al país como el único donde se desarrolla el narcotráfico, aunque esto no nació aquí.

Los cárteles son las organizaciones que más dañan la seguridad pública, sin embargo, otras organizaciones también han provocado inseguridad en otras partes del mundo. Así es como se han vuelto famosos los personajes que rodean estas actividades y, de mismo modo, los lugares a los que pertenecen se ha n vuelto emblemáticos.

Estos los lugares más importantes de la historia del narcotráfico.

1. Medellín

Ubicada en el departamento de Antioquia, es el primer lugar que viene a la memoria colectiva cuando se habla de narcotráfico. Hogar de varios Cárteles famosos, vio nacer los negocios de Pablo Escobar y sus socios.

Actualmente, el fantasma del narcotráfico sigue presente, sin embargo su poder ya no es tan fuerte como en tiempos de “Don Pablo”. El recuerdo queda entre sus calles, donde la educación a los jóvenes es el principal crucifijo para que las almas no regresen.

La transformación de la región no esconde su pasado de delincuencia, los jóvenes eran quienes se unían a las filas del tráfico de drogas debido a que las promesas millonarias del cártel eran la atracción.

2. Norte de México

A pesar de que el narcotráfico es una red que conecta a todos los estados, esta zona es una de las más afectadas. El conflicto entre los diversos cárteles que operan en el lugar ha dejado miles de víctimas.

Rafael Caro Quintero, Amado Carrillo Fuentes, Juan José Esparragoza e Ismael Zambada son los nombres más representativos del narcotráfico en Chihuahua y Sonora; mientras que en Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera mantiene el control del Cártel de Sinaloa.

Los descendientes, herederos y aliados de estos hombres de “negocios” han buscado continuar con su legado, pero algunos han sido capturados o en el peor de los casos prófugos.

3. Triángulo de Oro

Esta región asiática se compone de las fronteras de Myanmar, Laos y Tailandia. Desde el año 1600 se ha utilizado la zona para la venta de opio, además de la compra y venta de drogas.

También es uno de los principales lugares donde el tráfico de personas domina los negocios. Durante décadas, esta región se encontró bajo el dominio del birmano Khun Sa “El Rey del Opio”, quien fuera uno de los narcotraficantes más buscados del mundo.

El Triángulo de Oro busca consolidarse como un centro de turismo, las autoridades se encargan de vigilar día y noche que las ventas turbias no se lleven a cabo.

4. Cali

En la capital del departamento del Valle de Cauca en Colombia, el Cártel de Cali fue uno de las organizaciones más poderosas en el país hace casi tres décadas. Los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela fueron los responsables del éxito en la zona.

Después de sus enfrentamientos con Pablo Escobar, quien fue su adversario, la fortuna del Cártel de Cali fue entregada a autoridades colombianas y estadounidenses.

Contrario a lo que sucede con Medellín, Cali continúa con la violencia en sus calles, a pesar de la actuación de las autoridades.

5. Calabria

Este lugar se ubica en la punta de Italia, Roma. Aquí opera la banda criminal Ndrangheta,una de las más violentas en el país y en el mundo.

Sus negocios provienen del tráfico de drogas, prostitución, así como comercio ilegal de armas. De manera tradicional, los integrantes deben pertenecer a las más de cien familias de la asociación.

Actualmente, la Ndrangheta es un peligro para Italia, no sólo por su violencia, sino por los múltiples negocios que tienen en todo Italia y utilizan para blanquear dinero ilícito. Sus ingresos, se estima, son mayores a los de Ferrari.

6. Sicilia

Es uno de los lugares más representativos de la mafia italiana y el hogar de Cosa Nostra. Esta asociación controló el tráfico de armas y la cocaína e inicialmente se trató de familias que buscaban su propia protección.

Originalmente se compuso de tres áreas en Sicila: Palermo, Trapani y Agrigento. Salvatore “Lucky” Luciano fue el mayor representante y padre del crimen organizado moderno.

Hoy en día, la mayoría de los jefes de esta mafia se encuentran en prisión, sin embargo, algunos testimonios aseguran que una parte del Estado italiano sigue a su cargo.

7. Japón

Resulta complicado destacar una región en particular para este país cuando está controlado por una sola mafia: los Yakuzas. El grupo más grande se encuentra en Koba y tiene un aproximado de 39 mil integrantes.

Sus negocios abarcan el narcotráfico, robo, juegos de apuestas, trata de personas y lavado de dinero, entre otros. Las actividades legales son la nueva máscara de estos mafiosos.

La mayoría de las drogas que ingresan a este país son anfetaminas, marihuana, cocaína y heroína. Al igual que en otros lados, esta mafia se constituye por familias y pueden parecer civiles, pero los tatuajes los hacen inconfundibles.

8. Albania

Es uno de los principales centros donde la producción de marihuana de alta calidad se produce en las montañas, además es uno de los principales proveedores de droga a Europa.

El narcotráfico, la emigración ilegal, trata de personas y tráfico de órganos son los principales negocios de estas mafias. La violencia y crueldad son dignas de admirar para la mafia siciliana.

La prensa señala que el éxito en esta parte del mundo se debe a la impunidad que habita en Albania y Kosovo, lo que permite el tráfico de todo tipo.

9. Triadas en Asia

Otra organización que es representada por varios países, en este caso se trata de Hong Kong, uno de los principales lugares de comercio de narcóticos; Taiwán; y China, el país con vasta producción de cristal.

Su sistema de organización resulta complejo, se basa en grupos de tres personas. Cuando se trata de buscar al líder, resulta difícil por las múltiples conexiones.

En recientes oportunidades, la prensa destacó que algunas triadas tienen nexos con el Cártel de Sinaloa. El silencio impera, no se han podido destacar los negocios de las bandas criminales.

10. Nápoles

La mafia que impera en la zona es la de Camorra. Al igual que otras organizaciones, se compone de pequeñas bandas para realizar sus negocios.

Las personas que se unen a la banda generalmente son de origen humilde. El contrabando, los sobornos, robos y asesinatos son las principales actividades.

Desde los años ochenta, esta organización parecía estar disuelta, pero actualmente siguen operando en la zona y ha dejado decenas de muertos.

 

Por Alejandra Espinoza

Fuente: mundoejecutivo.com.mx

Socios-El-Chapo2

Montevideo, 21 de julio (SinEmbargo/El Observador).– Luego de la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, los gobiernos de Estados Unidos, Guatemala, El Salvador, Colombia y Uruguay, han implementado una serie de operativos para rastrear los bienes y vínculos del jefe del cártel de Sinaloa en sus países.

Agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) rastrean en Colombia bienes y vínculos del jefe del cártel de Sinaloa, el prófugo Joaquín “El Chapo” Guzmán, reveló el diario El Tiempo.

La unidad de investigación del diario colombiano, aseguró que agentes especiales del FBI y de la DEA, “pidieron hace algunos días a autoridades de Colombia toda la información disponible sobre los movimientos, hombres y contactos del cartel de Sinaloa en el país”.

Estados Unidos aseguró que “en algún momento, el fugitivo capo mexicano (…) usará esos contactos para escabullirse de los 10 mil hombres que lo persiguen en México y de autoridades de 199 países que lo buscan desde hace ocho días, tras su fuga de la cárcel federal del Altiplano”.

El Tiempo tuvo acceso a la información que las autoridades de Colombia tienen sobre la organización del capo, cuyo principal enlace entre el cártel de Sinaloa y la mafia de este país andino, es Ismael “Mayo” Zambada, socio del “Chapo”.

“A través de dos emisarios de nacionalidad mexicana –‘Jairo Ortiz’ y alias Montiel– controlan ya el 35 por ciento del mercado de la coca en Colombia, lo que representa cerca de 100 toneladas de droga al año”, señaló el periódico.

Los socios de Guzmán en Colombia, se “mueven entre Cali, Medellín, Cúcuta y Bogotá. Y por el Valle están introduciendo miles de pastillas de metanfetaminas o ‘coca rosada’. Ese negocio, antes se los manejaba Julio César Paz Varela, alias J1, asesinado en 2014”, continuó.

Agregó que el Clan Úsuga, la principal organización de tráfico de droga en Colombia, al mando de Dairo Antonio Úsuga David (alias Otoniel) “le brindan apoyo militar a los mexicanos cuando están en Colombia y, además, son sus anfitriones y grandes socios”.

El contacto con el Clan Úsuga, es “un empresario del Eje Cafetero que estamos a punto de judicializar. Él se encarga de coordinar los contactos y embarques hacia Europa y Asia, en participaciones iguales con el cártel del ‘Chapo”, dijo una fuente de la policía Antinarcóticos.

Dos jefes de la guerrilla de las Farc “son los otros grandes socios de los hombres del ‘Chapo’, específicamente Darío Lee Díaz, ‘Robledo’, jefe del frente 48, que opera en Putumayo, y la cabeza de la columna ‘Daniel Aldana’, cuya zona de influencia es Nariño y parte del Cauca”, señaló el reporte de El Tiempo.

Para el cártel de Sinaloa, las FARC, el Clan Usuga, la organización que se conoce como la Empresa, “son claves en su estrategia de tomarse ocho puertos en el Pacífico, desde México hasta Perú”.

“En Colombia, ya manejan el 50 por ciento de la droga que sale por Tumaco, Buenaventura y el Urabá, que conforman una red con los puertos de Perú (El Callao y Talara), Ecuador (Esmeraldas y San Lorenzo) y Guatemala”, se lee en un documento de inteligencia.

Casi toda la droga que “sale de Colombia llega a Puerto Quetzal (Guatemala). Allí, hay otro contacto clave: el colombiano José Berley Guarín Loaiza, alias el Ilustre”, según los investigadores policiales en Colombia.

En tanto, Guatemala, El Salvador y Belice, aseguraron sus fronteras con México y realizan acciones coordinadas para evitar que “El Chapo” llegue a sus países.

URUGUAY TAMBIÉN INVESTIGA A SUPUESTOS SOCIOS DE “EL CHAPO”

Joaquín “El Chapo” Guzmán, el narcotraficante más famoso del mundo, se fugó esta semana de una cárcel de alta seguridad, sumió al gobierno de México en una crisis y reavivó el interés de Estados Unidos por perseguir a sus socios. En Uruguay cobró luz un negocio que lleva directo hacia los compinches del barón de la droga.

“El Chapo” solía entablar negocios vía telefónica con miembros de la familia Cifuentes Villa, a la que le compraba cocaína en Colombia. Con el dinero que “El Chapo” les pagaba, los Cifuentes Villa hacían negocios. En términos judiciales: lo lavaban. Por eso, figuran en la llamada “lista Clinton”, integrada por narcotraficantes y sus socios, y elaborada por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Los que aparecen en esa lista son sospechosos de lavado de dinero.

El 21 de setiembre de 2011, la OFAC incluyó en su “lista Clinton” a cuatro personas y 12 sociedades anónimas vinculadas a “El Chapo”, entre ellas, “una empresa de ganado de Uruguay, Genética del Sur SA”. ¿La razón? El presidente de la sociedad anónima había sido Héctor Mario Cifuentes Villa, hermano de los socios colombianos de “El Chapo”.

Héctor Mario Cifuentes Villa presidió la sociedad anónima uruguaya Genética del Sur desde el 21 de noviembre de 2007 hasta el 7 de diciembre de 2010, según documentos de la Dirección General de Registros (DGR) a los que accedió El Observador. Durante su presidencia, Genética del Sur compró el 3 de julio de 2008 un campo de 289 hectáreas en el norte del departamento de Lavalleja. Los documentos revelan que la sociedad presidida por Cifuentes Villa pagó 442 mil dólares por el campo.

EL CLAN CIFUENTES VILLA

Impulsada por Estados Unidos, la Justicia de Colombia incautó en 2011 más de 300 bienes del clan Cifuentes Villa con un valor superior a los 250 millones de dólares. El clan mafioso creció en la década del 80, cuando los hermanos Francisco, Fernando y Jorge Milton Cifuentes Villa trabajaron para el capo Efraín Hernández, alias “Don Efra”, líder del cartel del Norte del Valle, asesinado por Fernando en los 90.

El 6 de agosto de ese año fue detenida Dolly en Medellín. Un año más tarde, la Policía de Venezuela detuvo a Jorge Milton, el líder del clan.

Socios-El-Chapo

GENÉTICA DEL SUR

En 2009, Ecuador pidió a Uruguay que rastreara la operativa de Héctor Cifuentes. La investigación reveló, como se puede leer en los documentos de la DGR, que el colombiano fue designado presidente de Chacra del Lago SA el 21 de noviembre de 2007. Dos días después, la sociedad cambió su nombre y pasó a llamarse Genética del Sur SA. De todas maneras, la sociedad mantuvo su domicilio, en una pequeña calle a metros de la rambla de Punta Carretas, en Montevideo.

Héctor Cifuentes estuvo al frente de esta sociedad hasta el 7 de diciembre de 2010, cuando cambió el presidente. Ese día también cambió el domicilio de Genética del Sur SA, que se trasladó a la Ciudad Vieja. Tres meses después, el 20 de marzo de 2011, volvió a cambiar el presidente de la sociedad, que mantuvo su domicilio en Ciudad Vieja.

La Policía y la Secretaría Nacional Antilavado investigaron en Uruguay los pasos Héctor Mario y de otro extranjero, vinculado a los Cifuentes, que tuvo un pasaje por el país hace una década. La investigación continúa, informaron fuentes oficiales.

RUMBO A URUGUAY

Los mexicanos Ismael Ruiz Casillas, alias Tyson, y David Flores Tinarejo, alias Chiri, trabajaban para el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, que en estas horas tiene conmovido a México por haberse escapado por segunda vez de una cárcel de alta seguridad. La primera vez fue el 19 de enero de 2001 y sus detalles forman parte ya de la mitología que rodea a este achaparrado (de ahí su apodo) líder del cártel de Sinaloa.

Tyson y el Chiri vivían en 2008 en el montevideano barrio de Pocitos pero tenían una estancia en Soriano donde subían y bajaban avionetas repletas de cocaína, rumbo a Europa. “Hablaban como el Chavo del Ocho”, atinó a decir a algunos medios una vecina del lugar que veía a los mexicanos.

Que hubiesen estado viniendo narcos colombianos, parecía lógico dada la cercanía de ese país en el que Estados Unidos apretó a los cárteles de la droga a fuerza de unos US$ 20 mil millones del Plan Colombia.

Pero Washington también estaba apretando a los mexicanos y cuando se aprieta, en seguridad, se produce el efecto globo: el aire va hacia otro lugar.

Las autoridades locales, orientadas por la agencia antidrogas estadounidense (DEA) persiguieron a los mexicanos por Centroamérica, donde no solo conseguían coca sino también precursores químicos para hacer cocaína.

De hecho, la segunda vez que el Chapo cayó fue en Guatemala en 2014.

Huyendo hacia el sur, el Chapo y otros cárteles mexicanos se encontraron con los colombianos y los convirtieron de grandes contrabandistas de polvo blanco a simple productores: el tráfico era de ellos, de los mexicanos que llevaban décadas agujereando la frontera de Estados Unidos metiendo marihuana.

Y su avance hacia el sur no se detuvo: para ingresar a Europa necesitan de aeropuertos poco quemados, como los de Chile, Argentina, Uruguay, países que no son productores de droga.

Últimamente, África se ha convertido en un trampolín de cocaína hacia Europa y Asia y opioides de Asia a Estados Unidos.

Pero para opioides, para heroína, el consumidor estadounidense prefiere la colombiana y mexicana que la afgana. Esta última viene de muy lejos y por tanto es más cara y, por tanto, para competir en el mercado hay que cortarla con otras sustancias.

La heroína de América es de tan buena calidad que los adictos no necesitan inyectarse, basta con esnifarla, un cambio en el hábito que produjo un rebrote del consumo.

Pero Tyson y el Chiri no fueron los únicos enviados del Chapo. En base a documentos del gobierno de Estados Unidos, El País informó que la sociedad anónima Genética del Sur, de Lavalleja, y dedicada a los negocios agropecuarios, pertenece a Jorge Milton Cifuentes Villa, socio de “El Chapo”.

 

Por Gabriel Pereyra, periodista de El Observador (Uruguay)

Fuente: sinembargo.mx

Explotación sexual.

Es de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco, y formaba parte del bloque del FPV. Está con licencia desde que se conoció la denuncia. También fueron procesados sus padres y su hermana.

El juez federal Norberto Oyarbide procesó a la concejal K de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco, Angelina Zapico, por figurar como titular de un bar en el que se ejercía la prostitución. La funcionaria, que pidió licencia cuando la denuncia se hizo pública, está acusada de violar el artículo 23 de la Ley de Trata de Personas por explotación sexual. Además, el procesamiento se agrava por su condición de funcionaria pública, con lo cual podría enfrentar una condena de 5 a 10 años de prisión.

Además de Zapico, también fueron procesados su padre, José Antonio Zapico, su madre, Celsa Concheso Alvarez, y su hermana, Mariana Zapico. Todos ellos fueron embargados en 200 mil pesos y se les prohibió salir del país.

La denuncia fue impulsada por la organización La Alameda, y surgió a partir de una cámara oculta en el bar Orleans, en la esquina de San Martín y Córdoba, frente al shopping Galerías Pacífico. Zapico figura como una de las titulares de la sociedad anónima que aparece comopropietaria del bar. La concejal también es socia en otras cuatro empresas (Jocel S.A., Reconquista 872 SRL, Van Kilden S.A. y Loch Ness SRL.) que se dedican a la explotación sexual.

Zapico, de 38 años, es abogada y tiene dos hijos. Su mandato, conseguido por el Frente para la Victoria en San Antonio de Areco, dura hasta 2017. También fue Directora de Tierras de la Provincia de Buenos Aires.

 

Fuente: clarin.com

Ciudad de México.- El mundo está en alto riesgo, lo amenaza la escalada del terrorismo y el extremismo, el ciberterrorismo, las reglas que imponen las transnacionales, la concentración de la riqueza y la fuerza de los poderes sin principios, que vulneran la libertad, la solidaridad y la justicia, coincidieron los líderes de 67 partidos del mundo, que conforman la Internacional Demócrata de Centro (IDC-CDI).

Reunidos en la sede del Partido Acción Nacional (PAN) y tras elegir a Andrés Pastrana como su nuevo presidente, en sustitución de Pier Ferdinando Casini, firmaron el documento “La IDC-CDI y los Nuevos Desafíos en el Mundo”, que enfrenta cuatro temas, los nuevos retos con la economía social, los peligros del extremismo, la lucha contra el terrorismo y las disyuntivas en America Latina, Asia y África.

Tomaron cinco Resoluciones, sobre el cambio climático, sobre la Republi ca Dominicana, sobre Angola, sobre Burkina Faso y sobre Costa de Marfil y declaran que la IDC-CDI “promueve el diálogo entre culturas, entre los pueblos, entre gobiernos, a partir de un reconocimiento de dignidad mutua.

“Donde los objetivos del bien común, obligan a la construcción de instituciones que recojan el consenso y de esa manera, fortalezcan la confianza entre los ciudadanos y los gobiernos, no admitimos a la fuerza como medio para crear Estados sólidos y legítimos, sino a la confianza, como fundamento de la autoridad y unidad nacional e internacional.

 

Por Martha Alva González

Fuente: oem.com.mx

Una planta distribuidora de la empresa Coca-Cola ubicada en el municipio de Arcelia, en Guerrero, anunció su cierre oficial  luego de haberse mantenido inactiva durante 11 meses debido a amenazas de la delincuencia organizada.

El anuncio se dio después de que la empresa Femsa, que distribuía sus productos en Arcelia y varias comunidades cercanas, lograra un acuerdo con todos los empleados. De acuerdo con los trabajadores, se recibían llamadas de la delincuencia organizada que pretendían cobrar cerca de 10 millones de pesos de cuota por permitirles trabajar.

“El 20 de mayo se suspendieron definitivamente las labores del Centro de Distribución en Arcelia, con base en la evaluación final de la operación de acuerdo con las condiciones del entorno”, confirmó la empresa a CNN Expansión.

Tras la decisión, más de 120 trabajadores, varios de ellos con más de 20 años de antigüedad, fueron liquidados. A los mismos, se les pagó un retiro tras un acuerdo en la Junta de Conciliación y Arbitraje que se inició desde hace 15 días, y la semana pasada terminó de cumplirse con los pagos.

A finales de julio de 2014, la planta había cerrado sus actividades debido a amenazas y extorsiones por parte del crimen a sus trabajadores. En aquella temporada, inclusive cuatro de sus camiones fueron retenidos e incendiados por sujetos armados.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) había iniciado las investigaciones correspondientes por el delito de daños, en agravio de la empresa embotelladora en Arcelia.

El 4 de agosto de ese año, la delincuencia organizada les capturó cinco camiones y aparecieron quemados. Desde ese momento la empresa cerró sus actividades e incluso cualquier tipo de distribución.

A penas el pasado Febrero, Coca-Cola Femsa suspendió su servicio alrededor de cinco días también en el municipio de Chilpancingo, después de que el gerente y subgerente de la empresa fueran retenidos por integrantes del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (Funpeg).

Los sujetos que retuvieron a los empleados exigían que la empresa retirara una demanda interpuesta contra tres alumnos, a los que acusaba de haber robado uno de sus camiones repartidores.

Durante el hecho, policías se enfrentaron con los manifestantes frente a las instalaciones de la planta, lo que dejó un saldo de al menos 10 heridos.

La presión terminó cuando el gerente de la empresa ordenó el retiro de la denuncia por la que los tres estudiantes permanecían detenidos.

Por otro lado, también en la zona de Tierra Caliente, pero en el municipio de Iguala, una planta de Coca-Cola optó por cerrar sus puertas debido al clima de violencia e inseguridad que envuelve al lugar. A estas acciones, en el municipio, se han sumado la alemana Volkswagen y Canteras de México.

 

Fuente: tiempoenlinea.com.mx

Ross Ulbritch es el fundador de ‘Silk Road’, el mayor punto de encuentro del comercio ilegal en el lado oculto de la Red. El viernes pasado fue condenado a cadena perpetua

Ross

Ross Ulbritch ganaba 20.000 dólares al día y había desarrollado una precoz carrera como físico investigador. También era un emprendedor nato: Ulbritch creó Silk Road, un eBay en el que (casi) todos los productos que se venden y compran son ilegales. Es decir, una caravana de camellos recorriendo la ruta de la seda en Internet, que había convertido a Ulbritch en el Marco Polo de las drogas. En este sentido, Ulbritch tampoco dudó en encargar la muerte de seis de sus adversarios a través de la misma plataforma. El viernes pasado fue condenado a cadena perpetua.

¿Un chico normal?

Ulbritch quería liberar al mundo de la opresión del poder convencional.Obsesionado con el liberalismo más radical (era fan de Von Mises y Hayek), su meta era destruir el poder del sistema y de los gobiernos. El joven texano de 31 años se autodescribe en su perfil de LinkedIn como un liberador de la coacción y de las formas de fuerza usadas por las instituciones, y como impulsor de un mundo libre de todas ellas.

Lo que no decía en LinkedIn es que, bajo el pseudónimo de pirata Roberts, el héroe romántico de la película La princesa prometida, vivió su particular cuento de hadas: en los laberintos oscuros de la red levantó la plataforma en la que dealers y consumidores de drogas, traficantes de armas y de pornografía, y vendedores de identidades falsas hacían sus tratos bajo el total anonimato y usando bitcoins, sin dejar rastro de sus transacciones.

Se calcula que Ulbritch amasó una fortuna de 80 millones de dólares -600.000 Bitcoins-, según confesó una fuente del FBI a Forbes.

Pero en el far west de la red también hay otros cazarrecompensas. Por ejemplo, uno de sus colaboradores creó un negocio paralelo en el que chantajeaba a los usuarios de Silk Road con descubrir sus identidades si no le pagaban elevadas sumas de dinero. Este colaborador desafió a Ulbritch, quienencargó que lo asesinaran por 80.000 dólares. El asesinato no llegó a consumarse, pero el FBI ya estaba tras su pista, después de otros intentos previos.

Guerra abierta en la Red

Un aviso, piratilla: si buscas hachís marroquí de primera, no teclees Silk Road en tu buscador, porque no encontrarás la página como tal. Si estás leyendo esto es posible que solo formes parte del 4% de la realidad de la red, la que pertenece a los feudos de Google y Facebook. El 96% de la actividad actual de Internet pertenece a la Deep Web, es decir, al Internet no indexado, y a quienes saben moverse por él. Más allá de esta frontera es donde se alojaba Silk Road y donde el pirata Roberts vivía su sueño anarcoliberal.

Pero, ¿es el creador de Silk Road un criminal? Julian Assange lleva tres años encerrado en una embajada por una orden de extradición de Suecia y descubrir los entresijos de la peor política exterior estadounidense. Edward Snowden está recluido en Rusia por avisarnos de que pueden controlar todo lo que hacemos a través de nuestro teléfono móvil. Y aunque tuviera un negocio más que dudoso y con el que se lucraba, Ross Ulbritch aseguraba haber creado su emporio sobre unos fundamentos parecidos: liberar Internet de las grandes corporaciones y crear un sitio donde la gente que en la calle comercia con complejos, lo hiciera sin complejos en la red.

Ulbritch es una de las encarnaciones de la guerra que se libra entre el Internet oficial y el no oficial. Un pulso de poder entre el establishment de la red y sus gigantes contra el Internet libre. De un lado, la maquinaria que vende la privacidad de sus usuarios en paquetes de datos, protegida por la Ley. De otro, todos los que la ley deja fuera, clasificados entre revolucionarios, delicuentes y libertadores.

Para Ulbritch no hay duda: “He querido dar poder a la gente para tomar decisiones libres en sus vidas, que tengan privacidad y anonimato”… “No soy un sociópata con la intención de demostrar una maldad innata”, dijo en la sala de juicios, según explica Wired. Para el FBI, la fiscalía y la juez, sin embargo, Ulbritch ha sido un oportunista que ha creado su obra maestra a través del negocio ilegal y que, además, ha intentado matar a seis personas.

Aunque la cadena perpetua ha querido ser una condena ejemplar para evitar réplicas de Silk Road, el legado del ahora triste pirata Roberts no ha tardado en proliferar. En las cloacas digitales.

¿A quién llamar criminal en la Red?

 

Por Rafa Martí

Fuente: playgroundmag.net

Nueve personas murieron en un enfrentamiento entre bandas rivales de motociclistas en el estado de Texas, en Estados Unidos, informó la policía local.

El incidente ocurrió en un restaurante de una zona comercial de la localidad de Waco.

La policía indicó en principio que 192 personas fueron detenidas.

El sargento de la policía de Waco Patrick Swanton matizó que finalmente fueron 170 los arrestados, que enfrentarán cargos por crimen organizado.

El tiroteo comenzó poco después del mediodía, cuando dos bandas rivales se enfrascaron en una pelea dentro del restaurante Twin Peaks.

Swanton señaló que todo comenzó con puños, pero que poco después la pelea escaló y salieron al aparcamiento del local donde emplearon cuchillos y armas de fuego.

“Todo sucedió en cuestiòn de segundos”, señaló.

Batalla campal

Una testigo, citada por el periódico local Waco Tribune-Herald, dijo que el estacionamiento del restaurante parecía una “zona de guerra”.

“Debe haber habido como 30 armas, tal vez dispararon unas cien rondas”, señaló la testigo, identificada como Michelle Logan.

La policía manifestó preocupación por la posibilidad de que grupos involucrados en el tiroteo se hayan desplazado a otros lugares dentro y fuera de Waco.

Swanton señaló que las autoridades continuaban procesando pruebas en el aparcamiento pero la zona este lunes es “segura”.

En la pelea estuvieron involucradas cinco bandas de motociclistas pero la el portavoz policial rehusó dar sus nombres.

“No vamos a darles publicidad”, dijo Swanton.

 

Fuente: bbc.co.uk

18:45.

Lima, may. 18. En el Ministerio de Justicia existe la presunción que las protestas contra el proyecto minero Tía María y las movilizaciones de apoyo a esta que se dan y se anuncian en diversos puntos del país, tendrían un financiamiento común que provendría del lavado de activos, sostuvo el titular del sector, Gustavo Adrianzén.

 
“Es absolutamente valido inferir esta unidad”, señaló el funcionario, quien mencionó los casos de Celendín y Cajamarca como ejemplos de situaciones similares.
En tal sentido, dijo que las investigaciones permitirán  “en breve tener definido con claridad el núcleo de esta organización criminal, y llegar a la fuente de financiamiento”.
En este punto, el ministro Adrianzén expresó su extrañeza porque los participantes en las movilizaciones antimineras cuentan a diario con “albergue, desayuno, almuerzo y comida, y además pago de salarios”.
“Ese dinero, presumimos nosotros, proviene del lavado de activos; tiene que ser dinero negro que sirve para financiar a estas hordas criminales , y llegaremos hasta allí con las investigaciones del caso”, anotó.
Adrianzén señaló también que hay 38 denunciados por los disturbios suscitados en Arequipa, y expresó su extrañeza que algunos de ellos “tengan hasta tres abogados”, pese a que no han cumplido con pagar la reparación civil que se les ha impuesto.
De igual manera, calificó a los denominados ‘Espartambos’ como “violentistas” y estimó que ellos -un grupo dedicado al lanzamiento de piedras con huaracas- serían los responsables de la muerte del policía Alberto Vásquez.
“Hay intención delictiva”
 
Por su parte, el procurador de Orden Interno Juan Carlos Portocarrero estimó que “no estamos ante hechos aislados ni casuales”.
Se ha evidenciado con bastante certeza que hay intención delictiva de instrumentalizar  una protesta, y en base a esta instrumentalización pasar por encima de la propiedad pública y privada”, indicó.
Ante la posibilidad de que estas acciones se hagan extensivas a otras provincias del sur del país, Portocarrero exhortó a los agentes administradores de justicia a afrontar con firmeza lo que vaya a ocurrir a causa de estos grupos.
Fuente: andina.com.pe

Un total de 568 yihadistas han sido detenidos por las fuerzas de seguridad españolas en los últimos diez años en 124 operaciones contra el terrorismo internacional, según explicó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, informa Sagrario Ortega/Efe.

En Niamey, donde asiste a una cumbre sobre radicalización y terrorismo de los ministros de Seguridad de los países del Sahel, G5 (Níger, Mauritania, Mali, Burkina Fasso y Chad), a la que también fueron invitados sus homólogos de Francia y Senegal, Fernández Díaz expuso las medidas adoptadas por España para acabar con ETA y las que se están adoptando contra el yihadismo.

Desde el inicio de su mandato, en enero de 2012, hasta ahora el número de operaciones contra el terrorismo internacional ha sido de 38 y las personas arrestadas 104, incluido el primer español combatiente retornado del Sahel en una intervención policial llevada a cabo en mayo del año pasado, en la que cayó una red responsable del envío a Siria de al menos 26 yihadistas.

Fernández Díaz insistió en el compromiso del Gobierno con los países del G5 en la lucha contra las amenazas a la seguridad y ofreció la “sincera, efectiva y amplia” colaboración de España.

En su opinión, la conexión del terrorismo y la radicalización con la criminalidad organizada y los tráficos ilícitos de personas, obliga a una “actividad constante, conjunta y decidida para contrarrestar ese grave desafío”.

Según el ministro, la gobernabilidad, estabilidad y seguridad del Sahel son objeto de “atención prioritaria” para España, convencido de que el terrorismo en la principal amenaza de la actualidad, que no es transitoria, dijo.

El esfuerzo contra esa amenaza común debe ser “sostenido y a largo plazo”, subrayó Fernández Díaz, que dijo ver razones para el optimismo porque, como ha ocurrido en España y otros países, se ha comprobado que es posible derrotar al terrorismo y la radicalización.

Para ello, precisó, es necesario un “firme compromiso político y social”, una “dedicada y constante acción policial y judicial”, una cooperación internacional y un protagonismo de las víctimas del terrorismo.

“Con esta visión de conjunto -enfatizó- es como España ha derrotado a ETA”, y de esta misma forma puede ser combatido el nuevo terrorismo yihadista.

Abogó por la unidad política frente a los terroristas y puso como ejemplo el pacto antiyihadista que en febrero suscribieron en España el Gobierno, el PP y el PSOE, lo que ha supuesto modificar el Código Penal, en cuya actual redacción se tipifican como delitos el adoctrinamiento y adiestramiento pasivo.

También se contemplan como nuevos delitos la captación, reclutamiento, enaltecimiento o justificación del terrorismo, con especial mención a la comisión de estas acciones a través de Internet.

En la relación de medidas puestas en marcha en España incluyó el programa para evitar la radicalización en las prisiones y que diferencia tres grupos entre los reclusos: los condenados por terrorismo, los que ejercen proselitismo y los que muestran una tendencia radical.

Fernández Díaz hizo hincapié en la cooperación de España con los países del Sahel y otros de África occidental, el Magreb y el Machrek, tanto de forma bilateral como a través de la Unión Europea, con el objetivo de luchar contra la radicalización y los tráficos ilícitos.

Unos de los ejemplos que resaltó fueron los acuerdos con Mauritania y Senegal en materia de inmigración irregular, que ha frenado totalmente la entrada a España de personas de esos países por la fachada atlántica, y con los que ha colaborado para constituir grupos policiales de acción rápida y de intervención y equipos conjuntos de investigación.

El ministro español expresó el deseo de que esa misma fórmula se acuerde con otros países del Sahel y recordó que ayer firmó un acuerdo con su homólogo nigerino, Massaoudou Hassoumi, para luchar contra todo tipo de delincuencia, incluido el terrorismo.

Asimismo, mencionó el convenio con Mali, que entró en vigor en enero de 2013 y que ha dado, dijo, excelentes resultados en materia de inmigración irregular y que podría extenderse a otros ámbitos como la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.

Fernández Díaz expresó su compromiso de desarrollar la cooperación bilateral y las relaciones entre los ministerios del Interior y las fuerzas de seguridad de Chad y Burkina Fasso y de España.

También citó las propuestas de España de crear un equipo conjunto de investigación con Níger y el proyecto Blue Sahel para la vigilancia de fronteras, e insistió en su oferta de proporcionar asistencia al Sahel para la creación de estructuras de seguridad estables y de formar a policías de esos países.

Por S. Ortega
Fuente: larazon.es

A %d blogueros les gusta esto: